Islas Malvinas, en polémica petrolera

El lunes inició la primera perforación de un pozo petrolero en la región por Desire Petroleum; Argentina considera ilegal la operación, ya que reclama la soberanía de la isla a Gran Bretaña.
LONDRES (CNN) -

La primera perforación de un pozo petrolero en las Islas Malvinas en más de una década comenzó el lunes, pese a las protestas de Argentina, que reclama su soberanía.

La firma Desire Petroleum dijo que comenzó a las 1425 GMT las tareas de búsqueda en un pozo de su proyecto mar adentro "Liz", que podría contener reservas de hasta 400 millones de barriles, dijeron analistas, aunque el riesgo de no encontrar nada también era considerado alto.

Los preparativos para la perforación en las Malvinas llevaron a crecientes tensiones entre Gran Bretaña y Argentina, que fueron a la guerra por las islas en 1982.

Argentina dijo este mes que la exploración era ilegal y bloqueó el cargamento de tubos en un barco que según dijo, había operado en las Malvinas, llamadas "Falklands" en inglés.

El Gobierno británico ha protestado ante Argentina por una ley aprobada en diciembre que incluye a las disputadas islas dentro de la provincia argentina de Tierra del Fuego.

El mar alrededor de las Malvinas podría contener hasta 17,000 millones de barriles de petróleo y 51 billones de pies cúbicos, ó 9,000 millones de barriles de gas en equivalente de petróleo, de acuerdo con un reporte del 2000 hecho por el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Sin embargo, el último período de grandes expectativas sobre el petróleo en las islas fue sepultado por los decepcionantes resultados de unas perforaciones en 1998.

Los precios del petróleo de 10 dólares por barril en ese momento también contribuyeron a la opinión de que las islas no tenían reservas comercialmente viables.

Los precios más altos del petróleo y los avances en la tecnología de perforación han alentado el optimismo en años recientes.

Sin embargo, después de su fracaso en 1998, las grandes petroleras como Royal Dutch Shell no han regresado.

Las compañías involucradas actualmente son pequeñas firmas de exploración, ya sea de capital cerrado o cotizadas en el mercado AIM de Londres.

Sólo una petrolera internacional grande, la minera y productora de petróleo anglo-australiana BHP Billiton, está activa en el área.

Se prevé que la disputa con Buenos Aires sobre la soberanía encarezca aún más la explotación de cualquier petróleo que se encuentre, pues las provisiones y el equipo no se pueden importar desde Argentina, que tiene su propia industria del petróleo y el gas.

La disputa también significa que cualquier descubrimiento de gas tendrá que ser muy grande para ser comercialmente viable pues la población de la isla, unos 2,500 habitantes, representa un mercado limitado y el gas no se puede enviar por un gasoducto al continente.

Sólo un descubrimiento de gas muy grande justificaría la construcción de una terminal de gas natural licuado (GNL) desde la cual se podría exportar el gas en tanqueros.

El costo de la construcción de las instalaciones de GNL asciende a miles de millones de dólares.

Las acciones de Desire subieron casi 10% en los primeros negocios por las expectativas del anuncio, antes de reducir el avance para mostrar un incremento de 3.6% a las 1556 GMT.

Y los títulos de su socia en los bloques, Rockhopper Exploration, subían un 7%, al tiempo que Falklands Oil and Gas y Borders & Southern, que también exploran en el área, avanzaban un 5% y un 3% respectivamente.

Para este año se planean perforar siete pozos en las aguas alrededor de las islas.

Analistas dijeron que un resultado malo terminaría con el interés en la exploración en el área por muchos años, en parte porque muchas de las empresas involucradas sólo tienen suficientes fondos para pagar los programas actuales de perforación.

Ahora ve
Wuilly Arteaga, el violinista de las protestas en Venezuela, fue liberado
No te pierdas
×