Las respuestas de Toyota, insuficientes

En su comparecencia, el presidente de la firma no reveló si sabían de los defectos en las unidades; senadores llegaron a considerar que Akio Toyoda no sentía suficiente remordimiento.
Toyoda  (Foto: CNN)
Ben Rooney y Aaron Smith
NUEVA YORK -

Akio Toyoda fue interrogado por los legisladores estadounidenses. En la comparecencia del miércoles, el presidente de Toyota tuvo que responder, entre otras cosas, a la pregunta de por qué la automotriz tardo tanto en reaccionar a los problemas de seguridad asociados a la aceleración involuntaria.

Toyoda, que usó el japonés en la mayor parte de su testimonio, reconoció que la compañía había cometido errores y se disculpó por las recientes fallas en el control de calidad. Pero no ofreció respuestas específicas sobre si la compañía sabía que los autos llevaban un defecto y cuándo lo descubrieron.

Los miembros de la Comisión de Supervisión del Congreso cuestionaron a la dirección  de la automotriz sobre por qué Toyota no respondió con rapidez a las quejas presentadas por los clientes. Toyoda replicó que los esfuerzos de la compañía por estar a la altura de sus valores esenciales fracasaron, y que la automotriz proyecta establecer una comisión global para responder a las quejas de una forma más rápida y transparentar mejor los temas relativos a la seguridad.

Para algunos legisladores, las contestaciones de Toyoda no fueron satisfactorias. La senadora Marcy Kaptur dijo estar "decepcionada" por el testimonio de Toyoda, y detalló que no sintió que él mostrara el remordimiento suficiente ni tomara en cuenta las numerosas quejas que se habían presentado en la última década.

La directiva de la automotriz nipona también tuvo que responder por un memo fechado en 2009 donde el personal de Toyota se jactaba de haberle ahorrado 100 millones de dólares a la empresa al negociar el retiro limitado de ciertos autos.

Las críticas también apuntan a la demora en la respuesta a las quejas sobre aceleración involuntaria, un fallo que ha sido responsabilizado por varios accidentes que causaron lesiones o muerte. Debido a este problema, la automotriz retiró 8 millones de vehículos en todo el mundo.

El señor Toyoda atribuye los casos de aceleración involuntaria a varios factores, como la forma en que se usa o abusa del coche, así como a "aspectos estructurales." Pero dijo estar "absolutamente seguro" de que no hay defectos en el diseño del sistema electrónico de control del acelerador de Toyota.

Tras finalizar la comparecencia de tres horas, Toyoda dijo a los reporteros que planea "cambios radicales" en la automotriz. "Intentaré hacer todos los esfuerzos para conseguir la transformación y el renacimiento de la compañía colocando como primera prioridad la seguridad y el bienestar del cliente" declaró. 

Toyoda indicó que idearán un sistema para comunicar de forma oportuna las quejas de clientes de todo el mundo a la dirección de la empresa. Asimismo, implementarán un sistema en el cual cada región podrá tomar decisiones de retiro de circulación en caso de ser necesario.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Además, dijo, se constituirá un "grupo de asesores de calidad" que estará "compuesto por reconocidos expertos de Norteamérica y de todo el mundo para asegurar que no tomemos decisiones equivocadas." Agregó que la automotriz "invertirá fuertemente" en la calidad y se establecerá un Centro Automotriz de Excelencia en la Calidad y se creará el nuevo puesto de Ejecutivo en Seguridad de Productos.

Previo al testimonio del señor Toyoda, ante la Comisión de Supervisión declaró el secretario del Departamento de Transporte Ray LaHood, quien se defendió contra las críticas sobre no haber actuado como correspondía en relación a los vehículos defectuosos. "No nos hemos cruzado de brazos, cuando hay que aplicar un retiro de autos, lo hacemos" señaló.

Ahora ve
El eclipse total de Sol del 21 de agosto próximo cubrirá una franja de EU
No te pierdas
ç
×