Toyota ‘eclipsa’ problemas de Chrysler

La estadounidense cayó este año al 7° lugar en ventas entre los consumidores de EU; sus números no han sido tan malos porque sus ventas entre las firmas de renta de autos son buenas.
Chrysler  (Foto: CNN)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

La compañía automotriz que tuvo el peor inicio de 2010 no es Toyota, sino Chrysler Group.

Los expertos de la industria dicen que aunque las ventas generales de Chrysler bajaron sólo 3% durante los primeros dos meses del año, las estimaciones muestran que más de la mitad de éstas fueron hechas a clientes de flotillas, como empresas de renta de autos. 

Los clientes estadounidenses básicamente le han dado la espalda a las marcas de Chrysler, Dodge y Jeep. Algunos piensan que, el alguna vez orgulloso miembro de los Tres Grandes fabricantes de Estados Unidos, cayó al séptimo puesto en cuanto a ventas a consumidores estadounidenses.

Las ventas de Chrysler a los clientes han caído más de 44% en lo que va del año, según las estimaciones del analista de la industria Edmunds.com.

En contraste, Edmunds.com calcula que las ventas de Toyota cayeron menos de 14% aunque dejó de vender sus modelos mejor vendidos por más de una semana en enero, y ha sido atacado por una constante ola de malas noticias desde entonces.  

Las cifras de Chrysler lucen incluso peor si consideran que debería haberse beneficiado por las comparaciones con el año pasado. Chrysler cerró gran parte de su producción a principios de 2009 en un esfuerzo por ahorrar dinero. Los clientes también temieron que no pudiera sobrevivir a su difícil proceso de bancarrota.

El problema con la venta de flotillas

La venta de flotillas quizá esté enmascarando problemas mayores para Chrysler en este momento, pero los expertos dicen que no son un salvavidas seguro para el fabricante de autos, cuya demanda de clientes se hunde con velocidad. Las ventas a las compañías arrendadoras se ven motivadas por descuentos en sus precios, y pueden lastimar las ventas y ganancias futuras de la automotriz si los autos con bajo kilometraje vendidos a los flotillas bajan su precio.

"No pueden sobrevivir con ventas a flotillas y para rentas sobre 50%", dijo Jesse Toprak, vicepresidente de tendencias industriales en TrueCar, un servicio de ventas y apreciación de autos. "Simplemente no salen las cuentas".

Las autoridades de la firma dicen que Chrysler está en proceso de reducir su dependencia en la venta de flotillas y que éstas deberán ser de sólo el 25% de sus ventas totales este año. Pero una vocera de la empresa dijo que las fuertes ventas a las compañías de renta de autos son una buena señal.

"Tenemos que reconstruir la confianza de los clientes en la compañía", dijo la vocera. "El hecho de que firmas grandes estén dispuestas a comprar nuestros autos nos ayuda a reconstruir esa confianza, así que las flotillas son parte de nuestra estrategia de negocios".

Chrysler admite que su línea de suministro de nuevos vehículos está muy limitada por el momento, pero espera mejorar las ventas a finales del año cuando los nuevos modelos lleguen a las salas de exhibiciones de las concesionarias.

El problema con la línea de producción.  

Otros expertos dicen que para Chrysler y el fabricante italiano Fiat (quien compró una participación controladora de Chrysler durante su bancarrota el año pasado) es riesgoso confiar en los modelos diseñados en Italia para que los compradores estadounidenses vuelvan a interesarse en Chrysler.

Erich Merkle, presidente de Autoconomy.com, dijo que la marca y los diseños de Fiat no están comprobados en el mercado estadounidense. Señaló que incluso los mejores productos de Chrysler, como la Ram pickup para trabajos pesados que acaba de ganar el premio de la mejor camioneta del año de Motor Trend, ha tenido problemas con sus ventas.

"El hecho de que estén perdiendo participación en la zona de pickups me indica que el problema va más allá del producto mismo. Creo que a corto plazo Chrysler quedará a merced del mercado. Seguirán perdiendo participación, pero deben esperar que una buena marea deje de hundir sus botes". 

La debilidad de Chrysler en sus sedan medianos, en sus autos compactos y los autos crossover significa que son los más débiles entre los grandes fabricantes desde los problemas de Toyota.

Jessica Caldwell, directora de análisis de la industria en Edmunds.com, dijo que el tráfico del resto de los fabricantes importantes en su sitio creció después de los retiros de autos de Toyota. "Pero no pasó nada con Chrysler".

La mayoría de los expertos creen que la firma seguirá siendo capaz de permanecer en el negocio, al menos a corto plazo. Pero la noticia no parece mejorar, al menos no pronto.

"Realmente es un modo de supervivencia para los siguientes 18 meses hasta que vean el producto en los exhibidores", dijo Jeff Schuster, director de predicciones globales en J.D. Power & Associates. "No han terminado con su recuperación todavía, no es algo que pueda ocurrir de la noche a la mañana".

Ahora ve
El cambio climático está afectando los lugares más bonitos del mundo
No te pierdas
×