¿Quién mató a Lehman Brothers?

Un tribunal en EU apuntó a los ejecutivos del banco como los culpables de su catástrofe; la firma extrajo 50,000 mdd de sus balances en lugar de vender sus activos como pérdidas en 2008.
lehman  (Foto: CNN)
Grace Wong
NUEVA YORK -

Los fracasos de los ejecutivos de Lehman Brothers y su auditor ocasionaron el colapso del banco que desencadenó la peor crisis financiera, según un informe de un investigador asignado por los tribunales.

Lehman "rebasó repetidamente sus propios límites y controles de riesgos internos" y una serie de malas decisiones tomadas por sus administradores ocasionó su caída, indicó el informe redactado por el examinador Anton Valukas.

Valukas, del despacho legal Jenner & Block en Nueva York, fue asignado en enero de 2009 por la Corte de Bancarrotas de Estados Unidos, del distrito del sur de ese estado, para estudiar las causas del fracaso de Lehman.

La solicitud de bancarrota de Lehman, presentada el 15 de septiembre de 2008 (la solicitud de protección de bancarrota más grande en la historia financiera) redujo el precio de las acciones de la compañía en un 95% y desencadenó una crisis de confianza que dejó a todos los mercados financieros del mundo confundidos, ocasionando la peor crisis desde la Gran Depresión.

La culpa la tienen los ejecutivos

Después de que un ajuste en los créditos ocasionara que la confianza de los inversionistas cayera en el otoño de 2008, Lehman intentó posponer su colapso presentando un panorama incierto de su condición financiera, según el informe, el cual critica con bastante fuerza a sus ejecutivos, quienes "debieron haber hecho más y mejor". 

Valukas culpó a sus directores por agravar los problemas de la compañía, lo que dio como resultado un fracaso financiero para los acreedores y los accionistas. La conducta de los administrativos "contemplaba desde errores serios no dolosos en las decisiones de negocios hasta manipulación premeditada de los balances". 

El informe indicó que el ex presidente ejecutivo, Richard Fuld, fue "al menos muy negligente al causar que Lehman presentara informes de periodos con información incorrecta", pero dice que la responsabilidad del colapso se puede compartir, pues hubo un modelo de negocios defectuoso que recompensó el riesgo excesivo y apoyó el agravio de los problemas del banco, al igual que lo hicieron las agencias gubernamentales.

La difícil situación de Lehman "fue la consecuencia más que la causa de un ambiente económico deteriorado", dijo Valukas.

Repo 105

El informe del examinador critica sobre todo la incapacidad de Lehman de dar a conocer un dispositivo de contabilidad llamado "Repo 105" para que sus cuentas lucieran mejor. Según el informe, Lehman usó este dispositivo para extraer cerca de 50,000 millones de dólares de activos indeseables de sus balances al final de su primer y segundo trimestre de 2008, en vez de vender esos activos como pérdidas.

Las reglas de contabilidad permitieron a Lehman tratar esta transacción como pérdidas en vez de como finanzas, "para que los activos pudieran removerse de los balances", según el informe.

El informe del examinador incluyó los correos electrónicos del contralor financiero global de Lehman, donde se confirmaba que "el único propósito o motivo de las transacciones [de Repo 105] era la reducción en los balances", agregando que "no habría resultados sustanciales con las transacciones".

El informe acusó a Lehman de no haber revelado el uso de Repo 105 y sus "significativas implicaciones" a los reguladores gubernamentales, a las agencias calificadoras, a los inversionistas y la junta directiva.

El auditor Ernst & Young estaba al tanto del uso de Repo 105, pero no lo cuestionó, según el informe, cuyo contenido es de más de 2,200 páginas.

Fuld, el ex presidente ejecutivo, no estaba al tanto del uso de Repo 105, según su abogada, Patricia Hynes, de Allen & Overy.

"El señor Fuld no sabía de lo que se trataban estas transacciones; no las estructuró ni las negoció, ni estaba enterado de sus implicaciones en la contabilidad", dijo Hynes en una declaración.

‘Eventos sin precedentes'

El vocero de Ernst & Young, Charlie Perkins, desvió la responsabilidad de su empresa, alegando que la bancarrota de Lehman "fue el resultado de una serie de eventos adversos sin precedentes en los mercados financieros".

En una declaración, Perkins señaló que Ernst & Young realizó al menos una auditoría en Lehman para el año fiscal que terminó el 30 de noviembre de 2007, más de nueve meses antes de la solicitud de la protección de la bancarrota.

"Nuestros resultados indicaron que las declaraciones financieras de Lehman para ese año fueron presentadas de acuerdo a los principios de contabilidad generalmente aceptados (GAAP por sus siglas en inglés) y reafirmamos esa postura", dijo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Fuld fue defendido por su abogada, Hynes, quien dijo que el ex presidente ejecutivo de Lehman "trabajó con diligencia y confianza en el mejor interés de Lehman y de sus accionistas".

En un testimonio ante el Congreso, el 6 de octubre de 2008, Fuld dijo: "me despierto todas las noches pensando qué pude haber hecho de forma distinta".

Ahora ve
Testigo relata momentos de terror en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×