Una medicina anticompetitiva en EU

El conglomerado farmacéutico CVS-Caremark está en la mira de varios estados en EU por sus prácticas; sus críticos argumentan que existe un conflicto de intereses que está afectando a los consumidores.
medicina-receta-pastilla  (Foto: Jupiter Images)
Mina Kimes

Cuando dos de las compañías de cuidado a la salud (CVS y Caremark) se fusionaron en 2007, los reguladores apenas se dieron cuenta. Ahora, los legisladores, los clientes y los farmaceutas están acusándolos de usar su influencia combinada para presionar a los clientes a optar por CVS. Además de una investigación de la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés), Fortune se enteró de que varios estados están investigando a la empresa de 99,000 millones de dólares. Muchas personas esperan y anticipan su fracaso. "Creo que hay potencial para una venta", dijo David Balto, ex director de políticas en la FTC que ahora trabaja con la Asociación Nacional de la Comunidad de Farmaceutas (NCPA por sus siglas en inglés). CVS Caremark dice no estar al tanto de las investigaciones estatales, pero la fiscalía de Florida las confirmó.

En el corazón de la controversia se encuentra su modelo de negocios únicos. Es una cadena farmacéutica y una gestora de beneficios farmacéuticos, y vende medicina por medio de sus tiendas, al mismo tiempo que rembolsan a las cadenas rivales por medio de su PBM (Pharmacy Benefit Managment o Administradores de ganancias farmacéuticas). Los críticos alegan que el acuerdo implica un conflicto de intereses, porque se supone que las PBM no manejan artículos de farmacia, y Caremark, dicen, no puede evitar favorecer a CVS.

"Les da una ventaja injusta y distintiva", dijo un farmaceuta independiente en Michigan que se negó a revelar su nombre por miedo a que Caremak, que regularmente realiza auditorías en farmacias, ponga su negocio bajo una mira más aguda. "Están forzando a los negocios, y es algo que dijeron que no harían".

Cuando el presidente ejecutivo de CVS, Tom Ryan, propuso la fusión en 2006, prometió que el negocio resultante "sería agnóstico a aquellos lugares donde los consumidores rellenaran sus prescripciones médicas". Pero varios farmaceutas independientes, miembros de la NCPA, dijeron a Fortune que Caremark reenvía a sus miembros a las tiendas CVS ofreciendo costos más bajos ahí, rellenando las prescripciones en CVS en automático, y en algunos casos diciéndoles directamente que vayan a su firma.

Forzados a rellenar sus prescripciones en CVS

Los pacientes de Caremark también se han quejado de la reducción de sus alternativas. Sylvia Everett, profesora retirada en Aransas, Texas, dice que se decepcionó cuando a su madre de 99 años de edad no se le permitió rellenar una prescripción de Nexium en la farmacia local que usó por décadas después de haber sido dada de alta del hospital el otoño pasado. "Llamé a Caremark, y me dijeron que podía obtener el medicamento en CVS. Pero en mi pueblo no hay CVS".

La mayoría de las prescripciones que supuestamente se re-direccionaron a CVS son parte de una iniciativa llamada Maintenance Choice. Cuando los planes de salud se afilian al programa, sus miembros pueden (o deberían) procurar tener lotes de ciertos medicamentos con co-pagos más económicos por medio del servicio de orden por correo de Caremark o farmacias CVS. "Agregamos más opciones", dijo Castel, de CVS Caremark. Ella dice que hay casos en los que los medicamentos especializados sólo pueden ser rellenados en CVS.

Algunas farmacias rivales dicen que Caremark explota su acceso a la información de sus pacientes y la comparte con los farmaceutas de CVS, quienes llaman a esos pacientes a sus casas, y les indican que deben recoger sus prescripciones en CVS. "Les dicen que para su seguridad sólo deben usar una farmacia", dijo un farmaceuta comunitario con base en California.

Castel dice que detrás de las llamadas hay un motivo médico: "si el paciente tiene todas sus prescripciones en una farmacia esto es benéfico para él".

La vocera señaló que Caremark trabaja con cerca de 64,000 farmacias, y sólo 7,000 de ellas son tiendas CVS. "No tenemos nada que esconder, y estamos cooperando por completo con las investigaciones de la comisión", redactó en un correo. 

¿Caremark podría ser despojada?

La investigación de la FTC, que comenzó en agosto, puede cambiar cuando Julie Brill, ex auxiliar de la fiscalía general, sea confirmada como comisionada de la FTC. Brill ayudó a desarrollar una coalición multi-estatal que levantó demandas contra farmacéuticas y PBM importantes, incluyendo Caremark a mediados del año 2000. Las demandas, que acusaban a las PBM de prácticas como apropiación de descuentos, ganaron cientos de millones de dólares en compensaciones. 

Si la FTC descubre que CVS Caremark tiene prácticas anticompetitivas, puede forzar a la compañía a poner una barrera. Hay un precedente: la Comisión anunció en febrero que obligará a que PepsiCo, Pepsi Bottling Group y PepsiAmericas coloquen esta barrera, pues esta última embotella y distribuye las bebidas vendidas a los competidores de Pepsi. También puede ser forzada a vender a CVS en su totalidad.

CVS Caremark también enfrenta retos legislativos. Ohio está considerando una propuesta de ley que prohíba que las PBM tengan relaciones con los vendedores, como CVS o Caremark, para explotar estos nexos, y un representante de Massachussets recientemente introdujo una propuesta de ley en el Congreso para prohibir al Programa de Beneficios de Salud de Empleados Federales (FEHBP por sus siglas en inglés), uno de los clientes más grandes de CVS Caremark en la actualidad, que haga negocios con una PBM propiedad de un vendedor.

La pérdida del FEHBP como cliente tendrá un gran peso para Caremark, quien no se ha desempeñado tan bien como quisieran los inversionistas. Cuando el presidente ejecutivo, Tom Ryan, anunció en noviembre que Caremark había perdido 4,800 millones de dólares en sus contratos de 2010, las acciones de CVS cayeron 20% de inmediato.  

Aquí yace la ironía de los problemas regulatorios de CVS: la fusión no ha sido un éxito. Ryan insistió en noviembre que las pérdidas no tienen nada que ver con el modelo de negocio integrado, citando eventos desafortunados y problemas de mercadeo. Helene Wolk, analista de Sanford Bernstein, cree que las desgracias de Caremark son ajenas al modelo de negocio integrado. "Si comparan su desempeño con el de Medco, Caremark lleva años rezagado. Había un problema, y creo que es de ejecución administrativa o de falta de la misma".

Ryan parece estar empeñado en solucionar eso. El ex presidente de Caremark, Howard McLure, se retiró y fue remplazado en diciembre por Per Lofberg, ex presidente de Merck-Medco, un híbrido PBM-farmacéutico que se formó a principios de los 90. CVS anunció recientemente sus planes por invertir más dinero en sus PBM. La mayoría de los analistas confían en una recuperación, o al menos ven las acciones como subvaloradas: CVS Caremark tiene 18 calificadores de compra y ninguno de venta.

Pero al menos un analista, Dave Shove de BMO Capital Markets, cree que los problemas de CVS Caremark no pueden resolverse tan fácilmente. Shove dice que los vendedores de Caremark se han concentrado mucho en mejorar su relación con CVS, lo que los hace un blanco fácil ante los competidores. "Podría imaginar fácilmente vender en contra de esto".

Aunque varias compañías en otros sectores han intentado comprar PBM desde hace años, dice Shove, ninguna lo ha logrado. Por ejemplo, Merck-Medco se desintegró en 2003, pocos años después de que la FTC lo obligara a cambiar sus prácticas de negocios. Shove espera que CVS Caremark tome un camino similar. "Los PBM son los hijos adoptivos rebeldes del cuidado a la salud. Fueron adoptados por muchos tipos de organizaciones distintas, como farmacéuticas, cuidado administrado, hospitales, etc. Al igual que los niños adoptivos rebeldes, muchos de ellos tienen que ser regresados".

 

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×