Un CEO de las trincheras

David Duffield tiene 1,000 mdd guardados, pero a sus 70 años, quiere seguir creando empresas; el experimentado ejecutivo trabaja en un cubículo para guiar a su nueva compañía.
ceo-junta-oficina-presidente-ejecutivo  (Foto: Jupiter Images)
Jon Fortt

David Duffield logró tener una jubilación cómoda; en el transcurso de sus casi 70 años, comenzó varias compañías, ayudó a definir el mercado del negocio del software de hoy en día, y se volvió un multimillonario. Pero no lo verán paseando por los campos de golf: Duffield no sólo sigue siendo un hombre trabajador, sino que está en el campo empresarial de Silicon Valley como copresidente ejecutivo de Workday.

¿Por qué un tipo con 1,000 millones de dólares en el banco querría seguir yendo a su cubículo todas las mañanas? (Sí. Habló de un cubículo. De verdad). Para empezar, dice que su última idea de negocios fue bastante buena como para dejarla pasar, pero sobre todo porque le encanta trabajar.

Después de haber perdido su última compañía (el creador de software de recursos humanos, PeopleSoft) contra Oracle, en una terrible batalla por absorberla, sólo fueron necesarios un par de meses, para que él y su amigo Aneel Bhusri comenzaran a preparar el terreno para otra empresa. Y aquí está Workday en sus inicios: es el programa que necesitas para manejar gente en una compañía grande, pero presentada en un nuevo navegador en Internet. Es una especie de Salesforce.com para el registro de empleados.

Cinco años después de que Duffield y Bhusri comenzaran, me reuní con ellos en las oficinas centrales de Workday en Pleasanton, California, para hablar del momento en el que podrían hacerse una empresa pública, y de por qué siguen persiguiendo el sueño de Silicon Valley. A continuación, algunos extractos editados de nuestra conversación.

Workday ha recaudado 165 millones de dólares, que es una cantidad fuerte. Su equipo comenzó esta compañía después de haber perdido una en una apropiación. No es ningún secreto el hecho de que intentan tener una Oferta Pública Inicial algún día, pero ¿por qué hacerlo si ya es todo un evento?

Duffield: es un rito del camino. Ser una empresa pública es algo especial; francamente nos facilitará el trabajo durante el proceso de ventas donde una compañía de Fortune 500 importante entra y ya tiene acceso a toda la información financiera que va a necesitar. Con una compañía privada hay que saber quién está invirtiendo, y cómo lucen los balances. Hacernos públicos es algo positivo desde la perspectiva de organización de ventas.

Es definitivamente positivo para los empleados. Me encanta que la gente pueda hacer dinero aquí, y trabajar bien con eso, sobre todo para ayudar a sus familias.

Bhusri: los banqueros de inversión nos han dicho que si queremos hacernos públicos en el próximo año, podemos. Saben cómo están nuestras cifras, y no vamos a hacernos públicos [en 2010], sino en los próximos años, siempre y cuando el mercado nos lo permita. Asimismo, seguiremos teniendo el éxito que tenemos, pero no tenemos prisa, porque sólo hay una oportunidad para hacerlo, y hay que hacerlo bien. 

La gente predecía todo tipo de horrores para PeopleSoft después de la adquisición, pero Oracle ha hecho un buen trabajo con él, ¿no lo creen?

Duffield: han hecho un buen trabajo. Francamente se siente bien. Después de haber pasado 17 años con la firma, no quieres que el producto desaparezca o que los clientes dejen de gozar de los frutos de tu trabajo.

Bhusri: en aquel entonces se sintió como algo personal porque fuimos el primero para Oracle o SAP. Ninguno había hecho adquisiciones grandes. Han hecho ya en conjunto unas 30 o 40. En retrospectiva, fue el inicio de una consolidación que, según yo, marca el fin de un ciclo tecnológico. En su tiempo esto no fue tan evidente.

David, tú has aparecido en listas de multimillonarios, y has tenido las riendas de algunas compañías. Normalmente, la gente con tu currículo está invirtiendo capital de riesgo, y están en puestos directivos o de presidentes ejecutivos en compañías en las que llevan años. Pocas veces están en las trincheras como presidentes ejecutivos de una compañía inicial. ¿Por qué hacerlo?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Duffield: Aneel y yo disfrutamos trabajar juntos. Mi jubilación se empalmó con una situación muy difícil con la toma de PeopleSoft, pero lo superé y la verdad es que la estaba pasando bien. Nos faltó terreno para ese proyecto; si hubiéramos tenido otro año, tal vez dos, creo que lo hubiéramos logrado. Yo creo que aún estaría con PeopleSoft si eso hubiera pasado.

Pero todo se trata de disfrutar el trabajo. Para empezar, hay que disfrutar con quién trabajas, y hay que tener una misión. Además, me gusta ser un modelo a seguir para mis hijos. Sí, podría estar rockeando en la cochera, y llenando crucigramas, pero tengo seis hijos, de entre 9 y 16 años, y alguien en la familia debería trabajar; ese soy yo.

Ahora ve
Wayne Van Niekerk, el hombre que podría ser el heredero de Usain Bolt
No te pierdas
×