La SEC al fin ‘muerde’ a Goldman Sachs

La Comisión de Valores de EU demandó a Goldman Sachs, uno de los peces gordos de Wall Street; a falta de la revisión del caso, la acción de la comisión es una advertencia para otros bancos.
Goldman Sachs  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

La Comisión de Bolsa y Valores de EU (SEC por su sigla en inglés) mostró sus dientes este viernes. Y ya era hora.

La SEC tiene bajo la mira al pez más gordo de Wall Street: Goldman Sachs.

La agencia acusa al banco de ocultar a los inversionistas que participaban en un fondo de hipotecas subprime que Paulson & Co, uno de los fondos hedge más influyentes del mundo, había apostado contra esos títulos.

Tras el colapso de los mercados crediticios, muchos expertos financieros han sostenido que las firmas de Wall Street eran mimadas por Washington, y se les recompensaba con rescates en lugar de castigarlas por el papel que jugaron en la crisis de las hipotecas subprime.

Incluso el que fuera CEO de Washington Mutual, Kerry Killinger, dijo esta semana ante el Congreso estadounidense que entre Washington y Wall Street había una cultura de compadrazgo.

Y creo que esta opinión es compartida por muchos contribuyentes estadounidenses que todavía están furiosos por los miles de millones de dólares gastados en los grandes bancos. La idea de que los grandes bancos de Wall Street deban ser protegidos a toda costa suena sospechosa cuando analizas los vínculos que mantienen con Washington.

Y es Goldman Sachs quien más conexiones tiene en Washington, de allí que la acusación de la SEC sea tan importante.

El ex secretario del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, uno de los artífices del rescate financiero, fue CEO de Goldman Sachs. Neel Kashkari, quien fuera vicepresidente de Goldman Sachs, fue designado por Paulson para orquestar el rescate.

Además, la polémica decisión del Gobierno de apoyar a la aseguradora AIG con el mayor rescate de todos, ha sido ampliamente criticada por ser indirectamente un rescate de Goldman, pues éste recibió 13,000 millones de dólares de AIG por ser su contraparte en transacciones de derivados.

No hace falta ser un paranoico de las conspiraciones para conectar todas estas relaciones y declarar que los intereses del Gobierno estadounidense, y los intereses de Goldman Sachs estaban íntimamente entrelazados.

Goldman se defendió de las acusaciones de la SEC declarando que éstas "eran completamente infundadas en la ley y en los hechos."

Sólo el tiempo nos dirá si Goldman dice la verdad. Pero los inversionistas parecen estar suponiendo que hay algo de culpa. Las acciones de Goldman cayeron este viernes 11% y tiraron del resto de los valores del sector bancario (las acciones de Morgan Stanley y del Deutsche Bank salieron especialmente castigadas) así como del mercado bursátil en general.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La última cosa que Wall Street quiere es una regulación que amenace con matar el rally que ha vivido el mercado. Pero al parecer esta vez la SEC le ha puesto un alto, una acción que hay que aplaudir.

Muchos hemos criticado a la SEC por no hacer bien su trabajo, y quizá ello se deba en parte a que la agencia operaba de una forma deplorable, sin financiamiento ni personal. Pero esperamos que esta medida anticipe una nueva era para la SEC, una en que la agencia no tema aplicar medidas duras contra las fechorías de las firmas más influyentes de Wall Street.

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×