4 preguntas para Warren Buffett

Los inversionistas asistirán a la reunión anual de Berkshire Hathaway, presidida por su CEO; seguramente será cuestionado sobre su inversión en Goldman o su opinión sobre límites a derivados.
buffett warren berkshire omaha RT.jpg  (Foto: CNN)
Colin Barr

Los inversionistas comienzan su peregrinaje a Omaha para atender este fin de semana a la reunión anual de Berkshire Hathaway, conocida como el "Woodstock de los capitalistas."

El presidente ejecutivo del conglomerado, Warren Buffett, y su socio inversor, el vicepresidente Charlie Munger, responderán a las preguntas de los accionistas el sábado por la mañana. Se espera que más de 35,000 visitantes asistan a la reunión, y un puñado podrá cuestionar a los directivos a través de un panel de periodistas.

Estos son algunos de los temas que posiblemente planteen al inversionista más aclamado del mundo.

Hace dos años, cuando Buffet invirtió 5,000 millones de dólares en Goldman Sachs la elogió diciendo que era "una institución excepcional." ¿Ha cambiado su apreciación luego de las acusaciones por fraude presentadas por la Comisión de Valores de EU?

Pese a la mala prensa que ha recibido Goldman, es poco probable que Buffett se distancie de la firma. Los resultados de Goldman siguen siendo sólidos, y el banco de inversión ha insistido que prevalecerá en el caso iniciado por la Comisión de Valores.

Seguramente Buffett también disfruta los dividendos anuales por 500 mdd que recibe por las acciones preferentes que Berkshire posee. En marzo dijo que Goldman era una "empresa muy muy fuerte y bien dirigida" y dijo que no había "mejor manager" que su director Lloyd Blankfein.

Buffett, en una famosa descripción, llamó a los derivados "armas financieras de destrucción masiva." ¿Por qué ahora se opone a las regulaciones que trasparentarían estos productos?

Buffett es un crítico de los derivados, sin embargo, en años recientes Berkshire ha entrado a la arena y se ha convertido en un importante jugador, con cerca de 600,000 mdd en contratos de derivados.

Bajo las nuevas regulaciones, Berkshire tendría que producir garantías o colaterales para cada nuevo contrato de derivados que emita. Esto reduciría el atractivo que las nuevas operaciones de ese tipo tengan para Buffett, quien se ha jactado de que Berkshire raramente realiza operaciones que requieran producir un colateral.

Pero esa no es la razón por la que Buffett se opone a la iniciativa de reforma financiera. Dice que está preocupado por que la legislación exija  retroactivamente colaterales a los contratos ya existentes, algo que sería ilegal.

En la reunión del año pasado, Buffett alertó sobre los peligros de la inflación. ¿Todavía le preocupa una crisis inflacionaria?

La amenaza de la inflación, generada por el déficit en el gasto público, ha sido una de las preocupaciones de Buffett. En 1984 dirigió una carta a sus accionistas donde escribió "creemos que una importante inflación está por venir" y que "hay una pequeña, pero significativa posibilidad de una inflación galopante." 

La inflación no se desbocó entonces, pero siempre existe la posibilidad. Buffett volvió al tema el año pasado, al revisar los esfuerzos gubernamentales por reactivar la economía tras el colapso financiero de 2008 y 2009. Advirtió que la inflación podría aumentar bruscamente en los próximos años si los políticos seguían imprimiendo dinero para pagar las enormes deudas.

Hoy, con la actividad económica recuperándose lentamente y los bancos comerciales sentados sobre un exceso de reservas de 1 billón de dólares (gracias a las políticas de dinero fácil de la Reserva Federal), es posible que Buffett siga preocupado por un alza inflacionaria.

¿Es Berkshire Hathaway un conglomerado de dimensiones excesivas?

La compañía escaló al puesto no. 5 en la lista de Fortune 500 de este año gracias, sobre todo, a la adquisición del gigante ferroviario Burlington Northern. La compra de la operadora de trenes fue ampliamente publicitada como la "apuesta de Buffett en Estados Unidos", pero el inversor ha justificado la operación como una oportunidad para "utilizar 22,000 mdd en efectivo en un negocio que entendíamos y queríamos a largo plazo."

Algunos seguidores interpretan la compra como una señal de que Berkshire está alejándose de las inversiones y prefiere operar negocios. Pero otros sostienen que las partes de la compañía son tan vastas y dispares que Berkshire no sobrevivirá como una única entidad cuando Buffett no esté.

Así opina Stephen Foley, analista del diario Independent, quien dijo que la compra de Burlington podría adelantar la fragmentación de la compañía, pues para adquirirla Berkshire tuvo que someter sus acciones clase B a un ‘split', para que una vez abaratadas atrajeran más inversionistas. Ahora que los especuladores tienen más participación, dirigir Berkshire como una compañía cuasi-privada será más difícil. "Me pregunto si el final no llegará antes de lo esperado" escribió Foley.

Bien, no creo que esa opinión asista a la reunión de Omaha.

 

Ahora ve
La molestia empresarial contra Donald Trump no ha parado de crecer
No te pierdas
×