Ley de Insolvencia, a prueba con Comerci

La firma pondrá a prueba los cambios en el concurso mercantil de llegar a un acuerdo con acreedores; la minorista trabaja en un arreglo tras las pérdidas de más de 2,000 mdd en derivados.
Comercial Mexicana  (Foto: Adán Gutiérrez)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

La endeudada minorista Controladora Comercial Mexicana (Comerci) se convertiría en la primera gran prueba para la Ley de Insolvencia en México, conocida como concurso mercantil, de alcanzar un "preacuerdo" que pondría fin a meses de negociaciones con acreedores. Los clientes llenan sus carritos en las tiendas de Comerci sin saber que la minorista trabaja en un acuerdo para resolver más de 2,000 millones de dólares en pérdidas de derivados que tuvo al inicio de la crisis financiera.

Se espera que Comerci anuncie pronto un acuerdo con la mayoría de sus acreedores y acuda a las cortes para el concurso, dijo a Reuters una persona cercana al tema.

Con un "preacuerdo" Comerci se convertiría en la primera empresa pública que se acoge a la ley de concurso mercantil, bajo las reformas del 2007, que permiten agilizar el proceso de reestructuración en las cortes en unos pocos meses.

"Nunca se ha hecho antes," dijo Adam Bryk, socio y asesor financiero en reestructuras de Deloitte en la Ciudad de México. "Si funciona, entonces alguien más lo hará y si eso funciona entonces se volverá más popular", agregó.

Un preacuerdo sería un paso mayor para México, donde las empresas generalmente evaden reestructurar en las cortes y sostienen negociaciones fuera de juzgados con acreedores en Nueva York, Dallas o Madrid.

"Lo que hemos visto por algún tiempo en México es que los grupos no corren a la corte," dijo Dennis Dunne, abogado de la firma Milbank, Tweed, Hadley & McCloy en Nueva York, quien ha trabajado en varias reestructuraciones mexicanas. "Los grupos tratan de consensuar un acuerdo y encontrar un punto común", agregó.

Las empresas y acreedores dicen estar aún recelosos del uso de la ley de concurso mercantil, que apenas tiene 10 años, debido a temores sobre transparencia y la falta de precedente en situaciones complejas.

México, como muchas economías emergentes, carece de jueces especializados en bancarrotas.

¿Sistema más fuerte?

Muchas empresas como Comerci -que también opera las tiendas City Market, Alprecio, Fresko y Sumesa- hicieron malas apuestas en instrumentos derivados y con el tipo de cambio.

Algunos creen que el sistema para insolvencias en México es perfectible, lo que podría detonar más préstamos en la nación emergente. Expertos en reestructuras han pedido que se cambie el tratamiento que se da a los reclamos entre empresas y una mayor flexibilidad para pago a acreedores.

"Con el transcurso del tiempo y también escuchando la opinión de todos los participantes, hemos llegado a la conclusión de que la ley debe ser revisada", dijo Gricelda Nieblas, directora general del Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles.

Nieblas dijo que las empresas mexicanas han "subutilizado" la ley, en parte debido a que muchas son dirigidas por familias que tienen miedo de que un proceso de este tipo deje una marca negra en ellas o pierdan control de sus negocios.

Del 2000 a la fecha, un tercio de las empresas que han recurrido al concurso mercantil han sido declaradas en quiebra, agregó.

México se recupera lentamente de la crisis, pero con prestamistas reticentes y apenas un repunte en ofertas públicas primarias, es aún incierto cómo las empresas accederán al capital necesario para crecer.

"En México hay un muy bajo nivel de préstamos a empresas en los últimos 10 o 12 años. Si miras las estadísticas para países en América Latina, México es significativamente más bajo," dijo Bryk de Deloitte.

Aún cuando una empresa mexicana opta por el concurso, los bancos están recelosos de prestarle, mientras los prestamistas a empresas estadounidenses en bancarrota se ponen al frente de la fila y raramente pierden su dinero.

El uso de los "preacuerdos" en México, que requieren que al menos 40% de los acreedores den su visto bueno antes de entrar a corte, daría mayor confianza en México.

Un "preacuerdo" lleva de tres a cuatro meses en cortes, mientras que un concurso mercantil ordinario puede llevar de 10 a 11 meses y genera mayor incertidumbre sobre el resultado, dijeron expertos consultados.

El acuerdo de Comerci será observado muy de cerca tras una larga lista de reestructuras en los dos últimos años, desde el gigante cementero Cemex hasta la pequeña hipotecaria Metrofinanciera, la primera empresa que optó por un "preacuerdo" en México.

Ahora ve
El papel de las redes sociales en el eclipse
No te pierdas
×