Obama crea panel para indagar derrame

El presidente de EU establecerá una comisión para investigar el incidente y eventos posteriores; los regímenes regulatorios a niveles local, estatal y federal entrarán en la averiguación.
BP  (Foto: AP)
HOUSTON/COCODRIE, EU (CNN) -

El mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, creará un panel presidencial para investigar el derrame de petróleo en el Golfo de México, mientras el gigante energético BP dijo el lunes que había "volteado la esquina" en su esfuerzo por contener el desastre.

BP, con sede en Londres, informó que su último intento - un ducto de succión de 1.6 kilómetros desplegado por robots submarinos bajo la plataforma con pérdidas - estaba capturando crudo desde el pozo.

Funcionarios advirtieron que el tubo está ayudando a contener el crudo vertido pero que no detendrá el flujo.

"Siento que por primera vez he volteado la esquina en este desafío", dijo el presidente ejecutivo de BP, Tony Hayward, en Florida.

Inversores ya quitaron cerca de 30,000 millones de dólares al valor de BP debido al derrame, el cual comenzó después de la explosión de la plataforma de perforación Deepwater Horizon el 20 de abril, que dejó 11 trabajadores muertos.

La comisión, que será establecida por Obama con una orden ejecutiva, será similar al panel que indagó la explosión del transbordador espacial Challenger en 1986 y al accidente nuclear de Mile Island en 1979, dijo un funcionario.

Investigará temas relacionados con el derrame y los eventos posteriores, incluyendo la seguridad en la plataforma y los regímenes regulatorios a niveles local, estatal y federal.

El rol supervisador del Gobierno federal, las protecciones medioambientales y la estructura y funciones del Servicio de Administración de Minerales, la agencia del Departamento del Interior que ha sido duramente criticada por sus prácticas regulatorias, también serán parte de la agenda del panel.

En un inminente golpe para la agencia, Chris Oynes, el máximo funcionario que supervisa la extracción mar adentro de petróleo y gas en Estados Unidos, anunció que renunciará a fines de este mes.

Presión sobre BP

Ejecutivos de BP han enfrentado duros cuestionamientos del Gobierno de Estados Unidos y de la opinión pública por el alcance del derrame, que amenaza con transformarse en una calamidad ecológica y económica frente a las costas estadounidenses del Golfo.

El desastre ha golpeado la imagen de BP, que ya estaba en la mira tras un derrame en uno de sus ductos en Alaska, Estados Unidos, en el 2006 y un incendio del 2005 en una refinería de la compañía en Texas City, que dejó 15 muertos y 180 heridos.

Un estudio divulgado el lunes por el Centro de Integridad Pública mostró que dos refinerías de BP, en Estados Unidos, eran responsables del 97% de las violaciones de seguridad registradas en la industria de refinación en los últimos tres años, según inspectores del Gobierno.

"Lo único que podemos concluir es que BP tiene un serio y sistemático problema de seguridad en su compañía", dijo Jordan Barab, funcionario de alto rango de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional.

Funcionarios de BP esperan más interrogatorios de legisladores e investigadores tras ser sometidos a severos cuestionamientos sobre prácticas de seguridad la semana pasada.

El presidente operativo de BP, Doug Suttles, dijo que ingenieros estaban trabajando duro por controlar la fuga en el pozo dañado, que según algunos científicos también ha generado enormes "columnas de petróleo" submarinas, además de una gran mancha negra en la superficie marina.

"Estamos apostando absolutamente todo en esto", dijo, a la cadena de televisión CNN.

Las declaraciones de Suttles se producen mientras legisladores están evaluando levantar una multa sobre responsabilidad corporativa para los derrames de petróleo.

El senador estadounidense Harry Reid, dijo el lunes que proponer una multa de 10,000 millones de dólares para que las compañías petroleras cubran los daños causados por derrames de petróleo es "inadecuado."

El derrame amenaza con eclipsar el derrame del Exxon Valdez frente a Alaska en 1989 como el peor desastre ecológico en la historia de Estados Unidos.

"Gente se esta asustando"

Aunque la costa estadounidense del Golfo se ha visto amenazada por la enorme mancha de crudo, pequeñas cantidades de petróleo, han alcanzado partes del litoral de Luisiana, Misisipi y Alabama.

"La gente se está asustando. Miran las noticias y creen que el petróleo esta en todas partes, pero no es así", dijo Michael Dorie, copropietario de la firma Wild Native y de los safaris Five Rivers Delta, que hace recorridos ecológicos por la zona.

Trabajadores de la industria del camarón en el sureste de Luisiana permanecían afligidos pese a las noticias de BP sobre el progreso de sus intentos por reparar el pozo dañado.

"Son una gran compañía. Probablemente se cambien de nombre y empiecen de nuevo", dijo Drake Dupre, dueño de un bote de camarones. "No podemos comenzar de nuevo. No somos ricos", sostuvo.

Detallando los esfuerzos bajo el mar, Suttles dijo que un tubo de succión se había insertado dentro del pozo dañado de BP en el lecho marino, a casi 1.6 kilómetros de profundidad, y que estaba desviando 1,000 barriles por día (bpd), cerca de una quinta parte de los 5,000 bpd de fuga estimados por la firma.

Otros estimados señalan que el flujo es mucho mayor.

"Esto sólo está conteniendo el flujo. Más adelante esta semana, ojalá antes del fin de esta, realizaremos nuestro próximo intento por frenar totalmente la fuga", dijo Suttles al programa 'Today' de NBC.

BP dijo que tomaría tiempo incrementar la cantidad de petróleo y gas desviado hacia un barco en la superficie.

El próximo intento consistirá en que ingenieros, usando robots submarinos, disparen un fango especial, una mezcla pesada de materiales sintéticos, dentro del pozo para formar una barrera que impida la fuga. Además, se lanzaría una variedad de materiales como pelotas de golf y trozos de neumáticos en el pozo para evitar que el crudo siga fluyendo.

Jefe de perforación dimite

Un alto funcionario que supervisa la explotación de petróleo mar adentro en el Servicio de Administración de Minerales de Estados Unidos renunciará el 31 de mayo, informó el lunes el Gobierno.

La partida de Chris Oynes, director asociado de energía mar adentro y administración de minerales en el MMS (por sus siglas en inglés), se produce mientras una masiva filtración de petróleo de una plataforma en el Golfo de México amenaza con convertirse en una calamidad medioambiental y económica en la costa estadounidense.

Oynes fue nombrado en el cargo en el 2007, de acuerdo al sitio en Internet de la agencia.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El presidente Barack Obama dijo la semana pasada que la agencia, parte del Departamento del Interior, era demasiado "acogedora" con las firmas energéticas.

El departamento ha anunciado planes de dividir el MMS, a fin de separar las funciones de inspección y seguridad de los servicios de regalías de crudo.

Ahora ve
Desesperada, la tripulación de este vuelo pidió a los pasajeros rezar
No te pierdas
ç
×