México apoya a BP para controlar derrame

La petrolera aceptó el apoyo de varios países, que consiste en disolventes y barreras plásticas; la firma inició una nueva maniobra para tratar de controlar el crudo vertido en el Golfo de México.
crudo derrame bp.jpg  (Foto: CNN)
WASHINGTON (Agencias) -

BP aceptó la ayuda de México y Noruega para tratar de contener el derrame petrolero en el Golfo de México, en momentos en que la empresa fue autorizada a emprender un operativo para sellar el pozo.

"Estamos agradecidos por la asistencia que se nos ha ofrecido internacionalmente. Es algo que evaluamos diariamente", dijo el portavoz del Departamento estadounidense de Estado, P.J. Crowley.

La ayuda, consistente en disolventes y barreras plásticas de contención, fue aceptada a 17 países que han ofrecido apoyo, incluidos Canadá, Corea del Sur, Croacia, Francia, Alemania, Irlanda, Japón, Rumania, Rusia, España, Suecia, Reino Unido y Vietnam.

También han ofrecido ayuda la Agencia de Seguridad Marítima Europea, la unidad ambiental de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios y la Organización Marítima Internacional.

Estados Unidos recibe ayuda de fuentes privadas y públicas desde el inicio del derrame de crudo, el 22 de abril pasado.

El nuevo procedimiento, conocido como "Top kill" en inglés, consiste en inyectar líquidos pesados dentro del pozo averiado usando robots marinos para sellarlo con cemento.

Comienza maniobra

British Petroleum comenzó el miércoles su más reciente intento por terminar con la fuga de petróleo en el Golfo de México al inyectar lodo pesado para perforaciones, una maniobra que nunca se ha tratado de hacer a 1,500 metros (5,000 pies) bajo el agua.

Según el director ejecutivo de la petrolera el procedimiento de tapado tiene entre 60 y 70% de posibilidades de funcionar, por lo que el presidente Barack Obama advirtió que no "hay garantía" de que sea un éxito.

El vocero de BP, Steve Rinehart, dijo que la compañía inyectará lodo durante horas y las autoridades han dicho que podrían necesitar varios días para saber si el procedimiento está funcionando. El bloqueo implica inyectar suficiente lodo en el agujero para que éste sea mayor al flujo del pozo. Después, los ingenieros planean reforzar el tapón con cemento para sellar el pozo permanentemente.

El profesor de ingeniería de la Universidad de California en Berkeley, Bob Bea , dijo que el procedimiento implica un alto riesgo de fracaso por la velocidad a la que el petróleo posiblemente está saliendo del pozo.

"En verdad espero que funcione, porque si no es así habría que esperar mucho tiempo para que BP pueda perforar pozos de apoyo que reducirían el flujo", dijo Bea.

BP PLC arrendaba la plataforma Deepwater Horizon cuando ésta hizo explosión el 20 de abril lo que cobró la vida de 11 trabajadores y provocó el derramamiento de al menos 26.5 millones de litros (7.0 millones de galones) de crudo al Golfo de México. La mancha ha comenzado a cubrir aves y a causar estragos en los delicados pantanos de Luisiana.

BP tomó atajos: testigos

Por otra parte, en declaraciones de testigos obtenidas por diversos gerentes y trabajadores se quejaron de que BP tomó "atajos" el día de la excavación al reemplazar un fluido pesado para perforación con agua de mar en el pozo.

Truitt Crawford, un peón de perforación de la propietaria de la plataforma, Transocean LTD, hizo declaraciones a los investigadores de la Guardia Costera sobre estas presuntas irregularidades.

El agua de mar, que podría haber creado menos peso para contener el aumento en la presión de las profundidades del océano, se utilizó como preparativo para colocar un último chorro de cemento dentro del pozo.

"Escuché a varios gerentes decir que BP estaba tomando atajos al desplazar el pozo con agua salada en vez de lodo y sin sellarlo con tapones de cemento, por eso fue que explotó", dijo Crawford en su declaración.

BP rechazó pronunciarse sobre las declaraciones de los testigos.

Las revelaciones de los trabajadores previas a una audiencia en Nueva Orleáns el miércoles y un memorando del congreso sobre una investigación interna de BP indican que varias señales de peligro fueron desestimadas.

Los documentos muestran que los trabajadores hablaron minutos antes de la explosión sobre problemas con la presión en el pozo. En principio nadie parecía demasiado preocupado, y el jefe de operación de Transocean dejó que dos integrantes del equipo atendieran el asunto por sí mismos.

Pero el problema aparentemente normal los llevó al pánico. Los trabajadores llamaron a sus jefes para reportar la situación. El asistente de excavación Stephen Curtis le dijo a un operador que el pozo estaba "entrando" y alguien informó al encargado del pozo Donald Vidrine que el lodo "se estaba volviendo negro".

El encargado de maquinaria trató de cerrar el pozo pero esto no funcionó. Curtis y el operador de herramientas Jason Anderson murieron en la explosión.

Con información de AP y Notimex.

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×