Acusaciones golpean a Apple

La empresa enfrenta dos demandas por monopolio que podrían entorpecer sus movimientos estratégicos; pero hasta ahora las instancias investigadoras carecen de pruebas que la lleven a la corte.
apple  (Foto: CNN)
Philip Elmer-DeWitt

Apple podría salir avante de los dos casos antimonopolio, según analistas, pero el riesgo está presente. Sin "pruebas inculpatorias" ni la Comisión Federal de Comercio ni el Departamento de Justicia estadounidenses podrán llevar a Apple ante la corte por violaciones antimonopolio, explican en una nota a clientes los analistas Rebecca Arbogast y George Askew de la firma de servicios financieros Stifel Nicolas.

Según ellos, Apple tiene justificaciones creíbles para las dos acusaciones presentadas en su contra: una por su decisión de excluir el software Flash de Adobe de sus dispositivos móviles y, la otra, presentada esta semana, por modificar su convenio con desarrolladores, que ahora tienen prohibido utilizar AdMob de Google en la nueva plataforma publicitaria de Apple.

"La cuestión central para cualquier agencia que investigue las prácticas excluyentes de Apple es si operan como parte de una competencia agresiva para diferenciar a Apple de sus competidores... o si más bien estas prácticas excluyentes funcionan para construir una muralla alrededor de una compañía dominante (o próxima a serlo) con el objetivo de reducir la competencia" se lee en la nota a clientes.

Más aún, la cuota de Apple en el mercado de los teléfonos inteligentes no se acerca al tope de 70% que el Gobierno usa como límite para determinar si una compañía domina el mercado (su cuota en el mercado de las aplicaciones móviles, sin embargo, es lo suficientemente grande como para generar cuestionamientos).

No obstante, Arbogast y Askew argumentan que incluso si no prosperan, estas investigaciones antimonopolio son negativas para Apple por tres razones:

  • 1. "Primero, cada vez que una empresa comparece ante la Comisión Federal de Comercio o el Departamento de Justicia, los funcionarios pueden atisbar las entrañas de la empresa y adquirir información que posteriormente pueden conectar con información adicional para desarrollar una teoría del perjuicio.
  • 2. Segundo, Apple posiblemente realice otras actividades (como fusiones y adquisiciones) que requerirán la aprobación de ambas agencias. Esto le proporciona al Gobierno una oportunidad para establecer lineamientos que atajen conductas de la empresa que consideren problemáticas pero que no constituyen una violación antimonopolio.
  • 3. Tercero, la existencia de una investigación o averiguación puede llevar a una empresa a modificar (o clarificar) sus prácticas para evitar la intervención gubernamental (y la mala prensa)".

Los analistas también explican que los casos contra Apple están aún en la primera de las tres fases de una investigación antimonopolio.

"En la primera, los funcionarios de la agencia realizan una indagación informal, hablan con la gente, leen reportes y analizan datos para darse una idea de si hay razones para la acusación. Esto sucede todo el tiempo y usualmente no avanza hacia el siguiente nivel.

En la segunda fase, que debe ser autorizada por funcionarios de alto rango, la agencia tiene la autoridad para requerir documentos y testigos bajo juramento. Cuando concluye, los responsables de la agencia determinarán si hay fundamentos para presentar una demanda antimonopolio".

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×