Las petroleras desafían a Barack Obama

Las empresas buscan que un juez frene la veda para realizar operaciones en el mar de EU; alegan que la suspensión de los trabajos los obligará a recortar la fuerza laboral.
pemex-petroleo-AP.jpg  (Foto: AP)
NUEVA ORLEANS/LAFITTE, EU (CNN) -

Un juez estadounidense se comprometió decidir si bloquea la veda a la perforación mar adentro que impuso el presidente Barack Obama en el Golfo de México, tras el peor derrame de crudo en la historia del país

El juez de distrito Martin Feldman escuchó este lunes en Nueva Orleans las declaraciones de apertura en un caso en el que más de una decena de compañías involucradas en operaciones de perforación en aguas profundas calificaron la moratoria de "arbitraria y caprichosa".

La demanda es el primer caso que busca revertir la veda impuesta por Obama el 28 de mayo, que según las empresas obligará a recortar la fuerza laboral necesaria para brindar servicio a las plataformas costa afuera.

La moratoria ha causado el cierre de operaciones en 33 campos de perforación mar adentro.

Obama impuso la veda de seis meses tras la explosión de una plataforma costa afuera el 20 de abril en el Golfo de México, que dejó 11 muertos y rompió un pozo propiedad de la gigante energética BP, provocando que millones de galones de crudo escapen al océano.

El Gobierno de Obama dice que el veto es necesario para evitar mayores accidentes, mientras que una comisión presidencial investiga la causa del derrame.

El Gobernador de Luisiana Bobby Jindal, un republicano crítico de la  administración de Obama por su manejo de la crisis, respalda a las petroleras en el caso. Jindal argumentó que la veda podría paralizar la industria mar adentro.

El juicio es otro ejemplo más de la tirante relación que existe entre Obama y el gran negocio petrolero. Estas tensiones fueron el centro de atención la semana pasada cuando BP cedió a las presiones de Obama y acordó depositar 20,000 millones de dólares en un fondo especial para pagar indemnizaciones por el derrame de crudo.

El accidente, que ya va en el día 63, ha afectado las costas de cuatro estados en Estados Unidos, mientras amenaza las industrias de turismo y pesca.

El derrame también ha dañado pantanos y marismas, ha golpeado la imagen de BP y prueba la capacidad de Obama que ha sido duramente criticado por cómo ha abordado el asunto.

BP dijo el lunes que hasta el momento el costo de limpieza del derrame había llegado a los 2,000 millones de dólares.

Alentando la preocupación de inversores sobre la factura final de BP por el costo del derrame, el fin de semana un legislador de Estados Unidos divulgó un documento interno de la empresa, que mostraba un escenario con una fuga de crudo en el Golfo de México de 100,000 barriles por día (15.9 millones de litros).

La gigante británica desestimó el escrito, al referir que estaban sacando de contexto la fuga.

Pero inversores, aparentemente preocupados de que esta situación signifique mayores multas y costos de limpieza para la compañía, hicieron bajar las acciones de la empresa más de un 3% en Nueva York.

El grupo británico planea recaudar unos 7,000 millones de dólares de varios bancos para pagar por la limpieza del derrame aunque no planea ofrecer bonos, dijeron a Reuters fuentes cercanas a la empresa.

BP ha considerado una serie de escenarios diferentes para recaudar más dinero, de ser necesario, como la venta de activos. Pero por ahora, la empresa confía en que sus recursos financieros pueden cubrir los costos de limpieza del desastre.

BP continuó recolectando más petróleo de su pozo dañado en aguas profundas. La empresa dijo que capturó 23,290 barriles de crudo (3.7 millones de litros) el domingo, aún muy por debajo de los entre 35,000 y 60,000 barriles por día que científicos del Gobierno estiman siguen manando del pozo.

Tanto BP como el Gobierno estadounidense han depositado sus esperanzas en dos pozos de alivio que están siendo perforados para sellar de forma permanente la fuga. Está previsto que la construcción de los pozos concluya en agosto.

La empresa rechazó la afirmación de su socio en el pozo de petróleo, Anadarko Petroleum, de que había sido negligente en la forma que operaba la instalación.

Las críticas de Anadarko, junto con la divulgación del documento interno, afectaron los títulos de BP. Los valores cayeron cerca de un 3.2% en Nueva York, tras cerrar a la baja en un 2.22% en Londres.

El director gerente de BP Bob Dudley está a cargo de la respuesta de la compañía por el derrame, luego de que el presidente ejecutivo de la energética Tony Hayward volviera a Gran Bretaña la semana pasada, informó BP.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Te contamos la historia del cereal que desayunas todos los días
No te pierdas
×