SABMiller, sedienta por comprar Foster’s

La segunda mayor cervecera estaría dispuesta a pagar casi 11,000 mdd por la australiana Foster’s; las fusiones y compras han animado a un mercado que podría no sostener la demanda por esta bebida.
fosters.jpg  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Kit R. Roane

Puede ser que la gente esté comprando menos cerveza estos días, pero las empresas cerveceras no tienen fondo. El último indicio de que las cerveceras vislumbran un futuro espumoso llegó la noche del lunes, cuando circulaban reportes de que SAB, la segunda mayor cervecera del mundo, coqueteaba con el grupo Foster's de Australia, y estaba dispuesta a pagar casi 11,000 millones de dólares por llevársela.

Ninguna de las dos empresas confirmaba las negociaciones sobre Carlton & United Breweries de Foster's, inicialmente reportadas por el periódico londinense Sunday Times. Y aún es incierto si se debe considerar la idea de tal fusión como un naciente árbol económico o una señal de la voluntad de los consumidores del mundo de atravesar las crisis bebiendo. Pero la idea dará emoción a la comunidad de fusiones y adquisiciones que ya ha visto cómo los recortes en los anuncios de fusiones le sacan la angustia a un agosto tradicionalmente lento.

La semana pasada, inversionistas vieron la hostil oferta de 39,000 millones de dólares de BHP por Potash Corporation, y el acuerdo de Intel de pagar 7,680 millones por el fabricante de software de seguridad McAfee Inc. Esta semana, además de la noticia de SABMiller, a los inversionistas se les informó que Campbell Soup Co. buscaba sacarle un pedazo a United Biscuits PLC, que Hewlett-Packard Co pujaba más que Dell Inc. por pagar unos 1,600 millones de dólares por el proveedor de equipos de centros de datos 3PAR Inc., y que HSBC Holdings Plc. planeaba comprar una participación de 7,000 millones de dólares en el capital de Nedbank Group Ltd. de Sudáfrica.

Tales fusiones han aumentado mientras el crecimiento orgánico  en empresas adineradas ha tambaleado, los precios de las acciones han permanecido relativamente bajas y la deuda con la adquisición de fondos ha permanecido barato. Pero no ocurrirían si el comprador no creyera que vendrán mejores tiempos.

La adquisición de Carlton & United Breweries por SABMiller ciertamente seguiría la lógica actual en la industria cervecera, que ha obtenido ganancias por medio de la consolidación - como la adquisición de InBev de 52,000 millones de dólares por parte de Anheuser-Busch en 2008 - incluso mientras las empresas han forcejeado con una repentina pero pequeña caída en el consumo de cerveza luego de una década de crecimiento constante.

Con sus volúmenes reducidos por fabricantes de vinos y licores, y cerveceros artesanales acaparando un segmento del mercado premium, las mayores cerveceras han buscado aumentar sus volúmenes y reducir sus costos por medio de adquisiciones. Cerveceras como Molson Coors, Heineken International, Anheuser-Busch InBev, Carlsberg y SAB Miller siguen comprando rivales con fuertes marcas locales, especialmente en atractivos mercados en desarrollo en otros países.

En julio, el analista financiero de Valueline, Rich Gallagher, le llamó "algo como una carrera armamentista," y notó que la consolidación seguía "reduciendo la cantidad de empresas cerveceras en el mercado cervecero global."

SABMiller, con ingresos por 37,000 millones de dólares, ya es de la mitad del tamaño de InBev, cuando antes era su rival más grande. Ya tiene los derechos de producir el lager Foster's de Carlton & United Breweries en Estados Unidos. Pero es posible que el trato ayude a la empresa, cuyas marcas incluyen Miller Genuine Draft, Peroni Nastro Azzurro y Pilsner Urquell, a reducir más gastos y ganar terreno afuera de EU.

Importar cerveza es caro, así que poder producir marcas importantes cerca de sus puntos de venta reduce el costo de introducir nuevas líneas o solidificar el mercado ya ganado.

SABMiller genera 85% de sus ganancias en otros países. Gracias a  CR Snow, una empresa conjunta, la empresa se ha vuelto la mayor cervecera de China. La semana pasada, SABMiller notó que el crecimiento económico en países como Colombia y Sudáfrica, dos de sus mayores mercados le ayudó a sobrepasar las estimaciones de ventas hechas por analistas.

Los australianos toman mucha cerveza, lo cual los deja en cuarto lugar en consumo per cápita, detrás de Alemania, Irlanda y la República Checa. Si SABMiller se apodera de Carlton & United Breweries, tendría el control de cerca de la mitad del mercado australiano. Carlton & United genera uno de los márgenes más altos de la industria, produce Victoria Bitter - la cerveza más popular de Australia durante dos décadas - y tiene otras marcas líder en mercados crecientes como Singapur y Hong Kong.

Asahi, empresa asociada a Carlton & United, y la segunda cervecera de Japón, también está supuestamente interesada en la cervecera de Foster's; se ha dicho que Molson Coors sea otra posibilidad. Sigue siendo tema de debate si tal fusión recompensaría a sus accionistas. Varios estudios han cuestionado los beneficios del crecimiento por adquisición. Foster's Group lo admitió en mayo, cuando finalmente anunció sus planes de separar sus divisiones de cerveza y vino, luego de una década de tratar de que las sinergias dieran resultado -no lo hicieron.

Las empresas grandes con amplias operaciones también pueden ser difíciles de operar, y los productores de cerveza, sin importar su tamaño, siguen a merced de las realidades económicas, un tanto más allá de su control.

Mientras la gente sigue bebiendo cerveza en recesiones, el reciente malestar económico ha mostrado que la gente desempleada está bebiendo menos - en EU, 2% y en aumento. Y si las preocupaciones actuales por la deflación finalmente se revierten, los costos altos de materia prima y envíos podrían sacarles un pedazo a las cerveceras, también. Según Standard & Poor's, los márgenes de las cerveceras se han visto beneficiados por la reducción de costos de aluminio y gas que siguieron a la caída económica.

Así, la industria cervecera no es la peor para los momentos difíciles, y cuando las acciones no están muy altas, es más fácil hacer que las expectativas y las sinergias funcionen como se planeaba. Pero como con todo, los inversionistas quizá deban beber sus acciones cerveceras con medida.

 

Ahora ve
Las claves para entender la postura de Trump ante el TLCAN
No te pierdas
×