¿Se acerca un ‘boom’ de adquisiciones?

El mercado observa con cautela las operaciones de compra-venta de firmas como BHP o Burger King; las acciones podrían no seguir el alza que experimentan las fusiones y compras corporativas.
fusiones adquisiciones.jpg  (Foto: Photos to go)
Nin-Hai Tseng

Agosto casi siempre se llena con los típicos días pesados de verano, pero este año, los hombres de negocios corporativos prefirieron ir de compras que de vacaciones.

El mes pasado fue el agosto con mayor movimiento registrado a nivel mundial para fusiones y adquisiciones, y se anunciaron tratos por 286,000 millones de dólares, marcando el nivel mensual más alto desde julio de 2008, según Dealogic.

La actividad fue realzada por la oferta no solicitada de BHP Billiton de 43,400 millones de dólares por Potash, el mayor intento de adquisición anunciado este año. Fue reafirmado por la compra de 7,700 millones de dólares de Intel por McAfee. Y la oferta por 18,500 millones de Sanofi-Aventis por Genzyme el 29 de agosto elevó el valor total de las licitaciones globales hasta la fecha a 133,800 millones de dólares: un aumento de 26.6% con respecto al año anterior. Hasta las firmas de capital privado planean un pequeño regreso triunfal, con intereses en la compra de empresas que van desde Burger King hasta Saks.

El volumen mundial de fusiones y adquisiciones (M&A, por su abreviación en inglés) suma 1.8 billones de dólares hasta ahora en 2010, 24% más que en la misma época del año pasado.

El valor de estos negocios en Europa y Asia aumentó este año, pero no se modificó la cantidad de negocios en cada región. EU entró como el improbable punto positivo en medio de una frágil recuperación económica. El valor de las fusiones y adquisiciones en EU sólo subió 5%, pero a diferencia de otras regiones, el número de tratos subió 42%.

Los registros de esta actividad suelen ser señales de fuerza en el mercado, ya que la teoría dice que las chequeras corporativas se abren cuando el panorama se ve fuerte. A pesar de que pudiera ser el caso en tiempos de algún boom, es importante notar que lo opuesto ocurre en otros tiempos, según James Stewart de SmartMoney esta semana en el mito de las compras y fusiones.

En 2007, cuando los tratos alcanzaron su punto máximo de 4.3 billones de dólares, el promedio industrial Dow Jones llegó a un máximo histórico. En cambio, las fusiones y adquisiciones se desaceleran cuando el mercado llega a nuevas bajas.

Stewart indica que esto pasó cuando la actividad llegó a su nivel más bajo desde 1995 (fecha en que Dealogic empezó a registrar volúmenes de M&A) alrededor de la época en que Lehman Brothers cayó en 2008 y los precios de las acciones se desplomaron. Cuando las acciones estaban baratas, durante la mayoría de 2009, los bancos de inversiones mantuvieron un perfil muy bajo.

Las adquisiciones y las acciones

Stewart indica que aunque este patrón aparece por motivos obvios, va contra la principal lección en las inversiones: compra a precios bajos, no altos. Parece que la gente de negocios corporativos no tiene idea de lo que hay en la dirección del mercado, no más que el resto de nosotros.

Entonces, ¿qué significa esto en la más reciente oleada de actividad de adquisiciones y fusiones? ¿Debemos creer que el ánimo ha cambiado y que el panorama desde la oficina es brillante, o será esto otra jugarreta de negocios mal planeados, justo antes de una caída en los mercados?

Vale la pena señalar que el mejor agosto para la actividad de compras corporativas llegó durante el peor agosto para las acciones desde 2001. La caída de 4.3% del promedio industrial de Dow Jones para el mes fue el peor desde mayo, y la primera caída del índice en agosto en 5 años, sobre expectativas de un crecimiento menor al anticipado, luego de una serie de datos económicos débiles.

Algunos expertos en el mercado temían que fuera una señal de una nueva dirección en el mercado, y otra señal de una inminente recesión en forma de W. Pero las acciones cambiaron de curso de forma abrupta y recibieron bien la llegada de septiembre con un incremento de 255 puntos en el Dow el miércoles.

La actividad de compras y fusiones no debería ser un árbitro para la dirección del mercado, y la última mesa de negociaciones no necesariamente engendrará más tratos. Incluso algunos de los grandes bancos que reciben grandes comisiones por ayudar a cerrar tales tratos están tomando precauciones.

Hasta ahora, Goldman Sachs lidera los rankings mundiales de asesores en EU, Europa y el mundo para 2010, según Dealogic. El banco asesoró a cinco de los acuerdos mundiales más grandes en agosto, incluyendo al de Intel-McAfee en EU y el de Vedanta Resources-Cairn por 9,500 millones de dólares en India.

JPMorgan quedó segundo al asesorar el trato de BHP Billiton-Potash en Canadá, el de 21,500 millones de dólares de International Power-GDF Suez en el Reino Unido y el de 18,500 millones de Sanofi-Aventis-Genzyme en EU, según Dealogic. Credit Suisse quedó tercero.

Siempre y cuando los tratos se cierren - lo cual sigue siendo cuestionable para algunos - los grandes bancos obtendrán ganancias inesperadas de las ráfagas de actividades de las M&A. Pero el continuo pesimismo reflejado en la economía más ancha puede ser una señal de que los buenos tiempos podrían no durar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En un reporte del mes pasado sobre Bank of America Merrill Lynch, el analista de JPMorgan Guy Moszkowski, escribió que los proyectos de fusiones y adquisiciones para el banco siguen creciendo, pero la gerencia mantuvo su precaución "ya que son solamente 'proyectos', y se tiene que traducir en términos o comisiones más altas".

Añadió que las señales son alentadoras. Y mientras que esta economía debería dar la bienvenida a cualquier señal alentadora, podría no alcanzar con algunas grandes adquisiciones en agosto como para realizar el regreso triunfal con el que cuentan los que hacen estos tratos.

Ahora ve
Al menos mil empleados de Uber piden el regreso de Travis Kalanick
No te pierdas
ç
×