La guerra de Bill Gates contra la polio

El CEO de la Fundación Bill y Melinda Gates explica las prioridades de la organización que dirige; en la lucha contra las enfermedades, Jeff Raikes aprovecha los consejos del fundador de Microsoft.
bill gates.jpg  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Shelley DuBois

Jeff Raikes trabajó con Bill Gates en Microsoft, más recientemente como presidente de la División de Negocios, por casi 29 años, antes de unirse a la Fundación Bill & Melinda Gates como CEO en 2008.

En los últimos dos años ha trabajado para construir relaciones con socios de la fundación de 33,000 millones de dólares.

Hoy, Raikes anuncia lo que él llama su proyecto más importante en una carta que esboza el plan de la organización para erradicar la polio por completo. La enfermedad sólo es endémica en cuatro países. Con más recursos, dice, puede ser erradicada para siempre. La carta dice, "Queda muy claro: es un momento decisivo para la erradicación del polio. Crear consciencia ayudará a generar los fondos y el compromiso político necesarios para completar la tarea."

Le contó a Fortune  de por qué el proyecto tiene sentido financiero, cómo Microsoft lo preparó para el trabajo filantrópico, y consejos de paternidad de Warren Buffett.

¿Por qué la polio? La gente no la considera tanto como una enfermedad devastadora a nivel mundial.

Gracias a las inversiones estadounidenses, hemos podido prevenir un millón de casos de polio y ahorrar más de 180,000 millones de dólares. Piensa cuánto dinero se podría ahorrar en el futuro por no tener que tratar o vacunar a niños contra la polio. Estimamos que erradicar la polio costará unos 2,600 millones de dólares del 2010 al 2012. Si podemos conseguir este objetivo tan grande y ambicioso, el dinero ahorrado y las vidas mejoradas serán millones.

La mayor prioridad es la oportunidad de erradicar la polio. No sólo aminoras la carga relacionada con la polio, sino que también construyes un sistema mundial de entrega de vacunas, que puede hacer una diferencia enorme en una gran variedad de infecciones.

Para la polio, ya tienen la tecnología para dar las vacunas. ¿Cómo consiguen que las empresas fabriquen nuevas vacunas para pacientes en el Tercer Mundo que no las pueden pagar?

Diseñamos subvenciones para alentar a las farmacéuticas a crear esos tipos de tratamientos. Un ejemplo es la malaria. Hemos invertido bastante con GlaxoSmithKline  en el desarrollo de una vacuna contra la malaria que ha demostrado ser eficiente en niños menores de 5 años. Usamos nuestros dólares filantrópicos para crear iniciativas para una vacuna en el sector privado.

Mencionaste en una carta reciente que la fundación recibió críticas de beneficiarios porque no era lo suficientemente transparente. ¿Por qué se ha dificultado la transparencia?

Yo no diría que ha sido difícil. Hemos crecido muy rápido en los últimos cinco años, y dado el crecimiento, es importante que tengamos una comunicación más fuerte.

¿Cómo hacen eso?

Queremos asegurarnos de que los beneficiarios tengan un punto de contacto claro, que entiendan nuestro proceso de creación de subvenciones y nosotros responderles. Eso les ayuda a hacer su mejor trabajo, que es clave. También son indicaciones de sociedades más fuertes, que es algo que traigo de mi experiencia pasada.

¿Tienes que lidiar con la transparencia de forma diferente en la fundación que como lo hacías en Microsoft?

La transparencia es un elemento muy importante en nuestro trabajo. Es un ejemplo de las diferencias con las industrias. En una industria tratas de proteger estrategias de propiedad. Lo que queremos hacer es trabajar con una amplia gama de socios de forma transparente para asegurarnos que nuestras estrategias son las mejores posibles para tener un impacto sustentable.

¿Cómo se traduce tu experiencia en Microsoft a una organización filantrópica?

Puedo recurrir a mi experiencia en organizaciones empresariales líderes para asegurarme que seguimos enfocados en la filantropía de alto impacto. Elegimos las áreas de salud, desarrollo y educación porque son las áreas en las que creemos que tienen el mayor potencial de hacer un impacto.

Cuándo Bill entró de tiempo completo en 2008, ¿la fundación cambió?

Yo diría que el mayor cambio ha sido un aumento de Bill y Melinda usando sus voces para iluminar las áreas principales donde podemos hacer una diferencia en el mundo, como la erradicación de la polio.

Tú y tu esposa tienen una organización filantrópica aparte, ¿verdad?

Sí. A inicios de la década del 2000, Tricia y yo creamos la Fundación Raikes. Se concentra en ayudar a los jóvenes transitar de la adolescencia a ser adultos sanos y productivos. Creemos que es un área sub financiada y creemos que hay intervenciones clave que deben ser puestos en su lugar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Cuándo la empezaron?

Parte de la decisión vino de una discusión privada con Warren (Buffett) sobre su idea de riqueza y filantropía. Warren nos dijo a Tricia y a mi en los 90, cuando nuestros hijos eran muy chicos, que quieres que tu hijo tenga lo suficiente para hacer lo que sea, pero no tanto como para que no hagan nada. Y eso es algo que resonó con nosotros. Así que les decimos a nuestros hijos que la gran mayoría de nuestra riqueza regresará a la sociedad, y queremos ayudarlos a ser lo mejor que puedan ser. Pero tienen que encontrar su camino en la vida.

Ahora ve
Donald Trump dice en discurso en Phoenix que el TLCAN podría terminarse
No te pierdas
×