VW quiere dominar las masas con un Audi

La automotriz alemana presenta su Audi A8, que competirá en el sector de lujo contra BMW y Mercedes; el objetivo es conseguir que la marca ocupe el primer lugar mundial en ventas en 2018.
audi a8  (Foto: Cortesía Conduciendo.com)
Doron Levin

Fabricar un automóvil de lujo no cuesta mucho más que producir un modelo para las masas, pero se vende a precios mucho más altos. Volkswagen (VW) AG demuestra que capta bien este concepto con su nuevo Audi A8, su último embate en la lucha por superar a Toyota Motor como la automotriz que más vende en el mundo.

El espectacular A8, con un precio de 90,000 dólares y disponible en los concesionarios a partir de noviembre, competirá mano a mano por primera vez con el BMW, el Mercedes y el Lexus de Toyota como marca de lujo, tanto en términos de prestigio como en los precios que pagan los compradores.

Con los ingresos y la reputación que generan las marcas de lujo, las automotrices pueden ampliar sus inversiones en vehículos menos ostentosos, trasladando funciones y tecnología a las masas cuando su manufactura se abarata.

Las acciones que el fabricante alemán está emprendiendo, incluido el Audi A8 como buque insignia y la apertura de la planta de ensamblaje en Tennessee, son fases de un esquema mayor para conseguir que la compañía ocupe el primer lugar mundial en ventas en 2018. Algunos analistas creen que esa meta es ilusoria, una estrategia del presidente Ferdinand Piech para mantener motivadas a sus tropas.

Un largo camino por recorrer

Si bien lidera el mercado europeo, VW ha tenido un desempeño deficiente en su principal mercado: el estadounidense. Hasta años recientes, Audi arrastró el lastre de las quejas de aceleración involuntaria de finales de 1980, en gran parte infundadas aunque parecidas a las que Toyota enfrenta hoy.

Y hay otro obstáculo para su reputación: según el último estudio de J.D. Power, los modelos Audi y Volkswagen han mostrado menor fiabilidad frente a otros vehículos vendidos en Estados Unidos. Las marcas han mejorado con los años, dijo un portavoz de J.D. Power, pero también lo ha hecho la competencia, dejándolos en una posición por debajo del promedio.

En septiembre, la división Audi vendió cerca de 74,000 autos en Estados Unidos, 23.6% más con respecto al 2009. Esa cifra representa la mitad del total de vehículos vendidos separadamente por BMW, Mercedes y Lexus. En términos generales, todas las marcas de VW representan el 3.1% de la cuota del mercado estadounidense, menos que la surcoreana Hyundai, que lleva menos tiempo en ese mercado.

La estrategia de VW para aumentar su cuota incluye rediseñar sus vehículos para adaptarlos a los gustos de los estadounidenses y mejorar su red de concesionarios, así como fabricar en el centro-sur del país (zona hostil con el sindicato de los trabajadores de la industria automotriz), algo que ayudará a mantener bajos los costos de manufactura.

El A8, con un sistema de radar y tecnología telemática que a la larga aparecerán en modelos menos costosos, impresiona especialmente en el gasto de combustible. En un viaje de 500 millas (804 kilómetros), ida y vuelta del norte de Michigan a Detroit, tuvo un rendimiento promedio de 28 millas por galón.

Ahora ve
Te contamos la historia del cereal que desayunas todos los días
No te pierdas
×