Multinacionales sacan la chequera

Las fusiones y adquisiciones sumaron más de 700,000 mdd durante el tercer trimestre del año; observadores presentan un panorama probable dentro del sector tecnológico, bancario y energético.
inversion  (Foto: Jupiter Images)
Scott Cendrowski

Las chequeras están listas. Después de varios meses nefastos durante la crisis financiera, 2010 ha sido testigo del renacimiento de las fusiones y adquisiciones. Últimamente, los encabezados han narrado la situación de Dell y HP, en su competencia por comprar a la compañía de almacenamiento de información 3Par, al gigante minero BHP Billiton, en su polémica campaña de 40,000 millones de dólares por Potash, y Sanofi-Aventis, quien está protagonizando su propio juego hostil por Genzyme. Mientras tanto, corporativos reconocidos como IBM, GE y Johnson & Johnson también han anunciado adquisiciones. "Todos buscan crecimiento", dice Andrew Lipsky, presidente de fusiones y adquisiciones de Credit Suisse en el continente Americano, y las compañías tienen efectivo que están dispuestas a gastar. El resultado: las fusiones y adquisiciones sumaron un total de más de 700,000 millones de dólares en el tercer trimestre del año, el más ocupado en los últimos dos años (aunque sigue estando por debajo de los puntos altos previos a la crisis) según Dealogic. A menos que azote una calamidad económica, Lipsky espera que la recuperación de las fusiones y adquisiciones mantenga su curso por los próximos tres a cinco años.

Esa es una buena noticia para los inversionistas. Si pueden identificar los próximos objetivos, pueden generar ganancias rápidamente. Claro que la oportunidad es algo riesgoso: la simple insinuación de una adquisición puede elevar las acciones, reduciendo la posible ganancia.

La clave es hallar compañías que sean inversiones de calidad por ellas mismas (para no salir perdiendo en caso de que no se concrete un acuerdo) y que también ofrezcan el beneficio extra de una adquisición potencial.

Tomando eso en cuenta, entrevistamos a observadores de acuerdos que encontraron objetivos en tres de los sectores más ocupados.

Tecnología

Compañías como HP, Cisco y Oracle están fijando su mirada en las adquisiciones una vez más, y el inversionista de tecnología, Kevin Landis, cree que las organizaciones especializadas como VeriFone se beneficiarán de esto. La compañía con base en San Jose va a la cabeza en la carrera de terminales de pago electrónico, que puedes encontrar en supermercados, gasolineras y taxis en Nueva York. Las ventas aumentaron 24%, a 261 millones de dólares, en el último trimestre, y Landis cree que el crecimiento continuará a medida que VeriFone se expande hacia Asia.

"Es difícil decir que hay una Pepsi para esta Coca", dijo Landis, un reconocido gestor de fondos durante el boom internacional, que ahora supervisa 225  millones de dólares en cuatro fondos mutualistas como director de inversiones en SiVest Group. Landis dice que sin un competidor fuerte, VeriFone podría ser atractivo para NCR, IBM o HP, quien vendió a VeriFone en 2005.

La tecnología inalámbrica es otra zona que fácilmente podría ver cierta consolidación, dice Mario Gabelli, quien busca objetivos de adquisiciones con los 25,000 millones de dólares que supervisa para fondos mutualistas e inversionistas institucionales. El mes pasado, VimpelCom, de Rusia, gastó miles de millones de dólares para comprar a la compañía móvil Wind Italy y hacerse de una participación controladora en la compañía Orascom Telecom, con base en Cairo.

Millicom también podría ser adquirida, dice Gabelli. La compañía inalámbrica con base en Luxemburgo opera en 13 países en América Latina y África, donde menos de un tercio de la población tiene teléfono celular. Mientras Millicom sigue ganando participación y aumenta su capital, Gabelli cree que podría volverse un objetivo para compañías como MTN de Sudáfrica o Vivendi de Francia. Las acciones de Millicom han crecido casi 40% en el último año, pero su proporción de precios a ganancias de 14 sigue siendo modesta. Gabelli cree que las acciones, que ahora se comercian en 98 dólares, podrían generar 117 dólares en caso de que ocurra una compra.

Banca

Hay una inminente ola de compras. Las ganancias centrales en los bancos más fuertes del país no están creciendo, y se cree que los bancos recurrirán a las adquisiciones para mejorar sus balances.

Fifth Third Bancorp es un objetivo potencial. El prestamista con base en Cincinnati fue el favorito de Wall Street durante los 90, pero después de reorganizaciones administrativas radicales y una adquisición poco oportuna en Florida, se vio muy afectado durante la crisis financiera.

Las acciones se fueron en picada, y Fifth Third no ha pagado su préstamo de 3,400 millones de dólares en ayuda del Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en inglés). Con el encogimiento de las pérdidas por préstamos, con la estabilización del mercado de bienes raíces en Florida y con las acciones comerciándose por debajo de su valor nominal, Bove cree que las acciones pueden saltar de 12 dólares hoy en día a 19: "la compañía está comenzando a salir de todas sus miserias y está lista para mostrar aumentos considerables en las ganancias.

Por eso es un objetivo de adquisición". Bove espera que los reguladores decidan cuánto capital deben tener los bancos para finales de noviembre. Después de eso, los bancos súper regionales como PNC Financial, U.S. Bancorp y BB&T podrían salir de compras. Fifth Third podría estar en su lista.

Energía

Las acciones de Cabot Oil & Gas, que alguna vez fueron las favoritas de los inversionistas que se arriesgaron en el auge del gas natural, han caído en picada a medida que la oferta excesiva de gas recortó los precios a la mitad de sus niveles de 2008.

Después de llegar a 68 dólares en 2008, las acciones de Cabot se comercian en alrededor de 30 dólares. Pero los analistas predicen compras en los próximos años, cuando las compañías grandes vayan en busca de reservas. Cabot podría ser un objetivo maduro, según el analista de UBS, David Deckelbaum.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La compañía tiene grandes reservas en dos de los campos de gas más ricos: Haynesville en Louisiana y Texas y Marcellus en Pennsylvania y Virginia Occidental. La entrada temprana de Cabot en estas regiones le permitió obtener arrendamientos de bajo costo, lo que le ayudó a menguar el impacto de las caídas de los precios del gas.

Las ganancias cayeron 15%, a 21.7 millones de dólares, en el último trimestre, en comparación con la caída de 24% en los precios del gas natural. "Su superficie es atractiva para un consolidador más grande", dice Deckelbaum. Entre los compradores podrían estar Southwestern, Ultra Petroleum o Range Resources. Deckelbaum cree que las acciones podrían crecer a 40 dólares durante el próximo año, apenas lo que un comprador podría estar dispuesto a pagar.

Ahora ve
Facebook cambió su misión y Mark Zukerberg explica las razones
No te pierdas
ç
×