¿2012? Por eso no avanzamos

El mercantilismo y populismo son ya factores cotidianos para mantener el poder, dijo Jorge Acevedo; advierte que es necesario replantear qué tipo de sociedad queremos y el país que deseamos.
Aguila mexico  (Foto: Archivo)
Jorge Arturo Acevedo Alarid*
CIUDAD DE MÉXICO -

En la escuela me enseñaron a contar del 1 al 100 y recuerdo que teníamos que contar de uno en uno, también aprendí que debía estudiar todos los días un poco, pues sería imposible aprender todo lo expuesto un día antes del examen...y en mi casa mis padres me dieron valores, me enseñaron a respetar y si quería algo, tenía que ganármelo, con mi conducta, haciendo mis labores, cumpliendo en la escuela, etcétera. México es un país de contrastes, pocas veces nos damos el tiempo de planear, nos gusta reaccionar a la emergencia, a la necesidad inminente de "hacer" por hacer, respondiendo a instintos, a corazonadas, total, la publicidad del sorteo melate bien nos describe a los mexicanos: "ya me vi..." y ¿Qué hacemos para vernos ahí? Exacto, comprar un melate y rezar para ganármelo, porque trabajar, mmm! sí, pero es más fácil lograr cosas con el mínimo esfuerzo...

Los resultados de una encuesta sobre previsión a futuro revelan lo poco que pensamos en el mañana. De acuerdo con las cifras, cuatro de cada diez mexicanos entre 18 y 50 años nunca se han puesto a pensar en cómo será su vida cuando lleguen a viejos. Peor aún, otros cuatro mencionan que lo han pensado sólo alguna vez

Por otra parte, la carrera de los políticos de ahora parece ser ya una carrera sin límites, ni claros objetivos.

El político de hoy, no tiene futuro porque no tiene presente. No está en el presente, y así lo demuestran los hechos o mejor dicho los desechos que heredan al término de sus gestiones grises y mezquinas. No se dan cuenta del daño irreversible que generan (que conste que la omisión también es un pecado), valioso tiempo que se pierde (no olvidemos que el tiempo es un recurso no renovable). Apenas asumen un cargo y ya están pensando en cómo conseguir el siguiente.

El gobernante, funcionario, o "representante de elección", lo primero que hace al llegar a la oficina que le corresponde, es revisar si las relaciones que de ahí emanarán, las arcas o presupuestos que le corresponden, son jugosas como para solventar una buena campaña que lo lleve al siguiente cargo.

De tal forma que si el político de hoy no tiene futuro, tampoco lo tiene la política que está hecha de políticos sin futuro. Sé que puede resultar incómodo mi comentario, pero revisemos el desempeño, las acciones, propuestas, reformas y trabajos que hacen cada uno de quienes tienen el mandato y la obligación de dictar políticas públicas y hacer por el bien común, por todos y cada uno de los ciudadanos de este hermoso país.

Sin duda habrá excepciones, a ellos felicidades y el reconocimiento, finalmente es a lo que se comprometieron y tienen una remuneración económica y la satisfacción del saberse productivos y eficientes.

En la iniciativa privada y en el mundo real, el que cumple, mantiene su trabajo e incluso puede aspirar a una promoción y el que no, simple, se queda en la calle.

¿Por qué esto no puede ocurrir en la política? o ¿acaso no queremos un país competitivo, con resultados?

Tener aspiraciones y pretensiones políticas es bueno y sano, pero deben ser congruentes, responsables y hacerlo con un fin claro: el bien común. Todos, todos hablan de México, de los pobres de lo que se requiere, de unidad, de suma de lo que se debe hacer, pero en la realidad nada de eso ocurre.

El mercantilismo, populismo y la mercadotecnia se vuelven factores fundamentales en la vida cotidiana para mantener el poder. ¿Quién gana? El medio de comunicación, el columnista y los dueños de los partidos políticos que con amenazas son capaces de dar "buena nota", mantener el trabajo de los "alineados" y promesas de cargos, claro si estás conmigo, mi grupo o pagas publicidad.

¿Y al país? Que se lo lleve la desgracia, total ya vendrá el 2012 que ahora sí en ese año todo cambiará mágicamente. Los malos son todos los que hoy están y los próximos son los iluminados, son los que cambiarán las cosas... ¡Por Dios! Que pobres somos, que tristeza, tristeza que duele hasta lo más profundo de quienes queremos ver un México diferente.

Tenemos todavía esperanza, sueños y ganas de que las cosas ocurran, no necesitamos esperar que llegue el 2012, hoy podemos iniciar. Señores legisladores y partidos políticos déjense de estupideces electorales y concéntrense en el presente, en el hoy. México nos necesita a todos, sumados, no restados. ¿Acaso no será un mexicano o mexicana quien gobierne este país? Entonces hagamos algo por salir de este remolino de porquería en el que estamos sumergidos.

México es mucho más que malas noticias, la gente quiere seguir sonriendo, viviendo feliz y seguir soñando...

Solo por no dejar, les recuerdo a todos, sociedad civil y políticos, que para llegar al 2012 hay que terminar el 2010 y vivir el 2011; eso, eso sí es seguro, aunque los partidos y los calenturientos quisieran que fuera mañana...

Reflexionemos y actuemos, de verdad, si se puede y vale la pena... Un amigo me preguntaba por qué no construíamos ahora catedrales como las góticas famosas, y le dije: "Los hombres de aquellos tiempos tenían convicciones; nosotros, los modernos, no tenemos más que opiniones, y para elevar una catedral gótica se necesita algo más que una opinión". Heinrich Heine (1797-1856) Poeta alemán.

*El autor es director general de Guanajuato Puerto Interior.

 

Ahora ve
Robert Mugabe reaparece en fotos tras aparente golpe militar en Zimbabue
No te pierdas
×