¿Qué sigue para General Motors?

La firma tuvo un buen regreso al mercado de EU gracias a una sólida demanda, dice Richard Beales; ahora los ejecutivos deben demostrar que pueden prolongar las mejoras financieras en la compañía.
gm-general-motors-edificio-automotriz-AP.jpg  (Foto: AP)
NUEVA YORK (CNN) -

General Motors tomó el camino del mercado accionario. Tras un ambicioso comienzo del proceso, la oferta pública inicial de la automotriz fue de un tamaño considerable, encontró una sólida demanda, aumentó en volumen y precio y, finalmente, subió en su debut del jueves.

Hasta el momento, todo bien para la reaparición en el mercado de GM, ahora su futuro tiene que ver con su negocio principal.

Los colocadores de la Oferta Pública Inicial (OPI), Morgan Stanley, JP Morgan, Bank of America Merrill Lynch y Citigroup han hecho verdaderamente un buen trabajo.

Los bancos cuidaron la apariencia de GM -consciente y no enteramente consistente- dada la presencia del Gobierno de Estados Unidos y un equipo de gerencia recién estrenado.

Al lanzar un precio inicial por acción en el rango de 26 dólares a 29 dólares, que atrajo una gran demanda, los bancos sentaron las bases para un incremento final a 33 dólares por título, además de un crecimiento del total a vender.

El viento de cola de los datos de la industria y un auge en el mercado de acciones también ayudó.

Es un dogma que tras una OPI exitosa las acciones suben, pero no se hubiese visto bien que los papeles se dispararan inmediatamente, pues Estados Unidos -dueño de una participación del 61% antes de la salida a la Bolsa- habría quedado expuesto a acusaciones de poner demasiado en la mesa.

Un aumento de alrededor de un 10% es fácilmente defendible, y el alza del precio del papel de GM se mantuvo el jueves por debajo. Ese es un mérito, y sin ninguna duda, un alivio para los colocadores.

Ahora comienza la verdadera labor. GM y sus jefes aún deben demostrar que pueden prolongar las mejoras financieras de los recientes trimestres y su capacidad para avanzar en una mejor calidad del producto.

El Gobierno, cuya participación bajó a casi a la mitad por la OPI, sigue en pérdidas por la operación, y necesita un precio cerca de los 50 dólares por acción por el resto de sus acciones para salir ileso del rescate del fabricante de automóviles. Eso sólo sucederá con una aceleración permanente en lugar de una conducción cómoda.

Los jefes de GM, liderados por el presidente ejecutivo, Dan Akerson, saben seguramente que sus esfuerzos ahora estarán bajo escrutinio público, y deben estar esperando poder seguir el camino de lo que los colocadores ya hicieron.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

* El autor es un columnista de Reuters Breakingviews.

 

Ahora ve
Este zoológico logra criar tigres de una especie en extinción
No te pierdas
×