¿Puedo invertir en lo que me gusta?

No porque seas fan de Nintendo o Dunkin’ Donuts es necesario que compres acciones de estas firmas; que una empresa haga un buen producto no significa que sus títulos sean una opción positiva.
inversiones dinero ahorro  (Foto: Photos to Go)
Walter Updegrave

¿Has leído alguna vez que al invertir conviene hacerlo en cosas que nos interesen? No siempre es así. Imagina que tu hijo adolescente ha conseguido ahorrar un dinerito, y ahora quieres que lo invierta en acciones. ¿Es aconsejable que compre acciones de videojuegos, su pasión? La respuesta es no. El modelo de invertir en cosas que te interesan o, más estrictamente, de "invertir en lo que conoces" fue popularizado por el legendario gestor de fondos Peter Lynch

En su muy leído libro "One Up on Wall Street", Lynch escribió que compró acciones de Dunkin' Donuts porque le gustaba el café que allí servían, e invirtió en Hanes porque su esposa usaba pantimedias de esa marca. Desde entonces, inversionistas de todo el mundo han creído que eso significa que si encuentras un producto o servicio que te gusta de verdad o te interesa, también atraerá a otros, así que existe la posibilidad de hacer dinero invirtiendo en acciones de la firma que fabrique el producto o proporcione el servicio.

Si aplicamos esa idea a la inversión de tu hijo, quizás quieran comprar acciones de una compañía que fabrique sistemas de videojuegos (como Nintendo), o desarrolle y distribuya videojuegos (como Electronic Arts, creadora de Battlefield 2, o Activision Blizzard, responsable de Guitar Hero). 

Sin embargo, aunque el modelo parezca atractivo, no creo que ‘comprar lo que conoces' sea una efectiva estrategia de inversión, y no la recomiendo.

¿Por qué? Para empezar, la gente que apoya esta teoría simplifica lo que Peter Lynch dijo realmente. Luego de hablar sobre Dunkin y Hanes, el gurú advierte que "encontrar una compañía que prometa es sólo el primer paso. El siguiente paso es investigar." 

Saber cómo conducir esa investigación y llevarla a cabo es lo que ha hecho de Peter Lynch un gran inversor, no su gusto por el café ni las pantimedias.

¿Por qué investigar es tan importante? Porque el que una compañía haga un producto superior no significa necesariamente que sus acciones sean una buena compra. El precio por acción puede ser abultado en relación con sus estimaciones de ingresos futuros, limitando el potencial de futuras ganancias. O la compañía podría no tener los suficientes nuevos productos para mantenerse competitiva, podría tener una pésima gerencia o arrastrar una enorme deuda.

Identificar esos problemas requiere cierto conocimiento y pericia financiera. No estoy diciendo que el análisis del mundo accionario sea incomprensible para la inteligencia de un adolescente, pero tu hijo debe estar dispuesto a estudiar hojas de balance, resultados de pérdidas y ganancias y proyecciones financieras. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

E incluso si tu hijo hace su tarea e invierte en acciones, ¿dónde estará al final del proceso? Tendrá todo su dinero invertido en acciones de alguna industria, pero estará expuesto al riesgo de que, pese a todos sus esfuerzos, las acciones que eligió terminen derrumbándose, el golpe será fuerte porque concentró su dinero en un par de papeles, puso todos sus huevos en una única canasta en lugar de diversificarlos en una variedad de industrias y sectores. 

Así que mi consejo es que lo ayudes a elegir un fondo compuesto por una variedad de acciones, como el fondo indexado Vanguard Total Stock Market que aparece en nuestra lista MONEY de fondos recomendados. Si le sirve de consuelo, al invertir en ese fondo estará invirtiendo indirectamente en empresas de videojuegos como Activision, Electronic Arts y Take Two, sin mencionar las otras 3,000 compañías, que seguramente abarcarán cualquier otro interés que tenga el chico.

Ahora ve
Robert Mugabe presenta su dimisión como presidente de Zimbabwe
No te pierdas
×