Prisa, a punto de renegociar su deuda

El grupo español está por definir un plan que dejaría 70% en manos de inversionistas extranjeros; la empresa de medios también aseguró que la independencia de sus publicaciones está garantizada.
Periódico  (Foto: Jupiter Images)
MADRID (AP) -

El grupo español líder de medios de comunicación Prisa estaba este martes a punto de aprobar una operación económica que le permita resolver una abultada deuda de 4,800 millones de euros (6,440 millones de dólares), pero que dejará el 70% de la compañía en manos de inversionistas extranjeros, fondos de inversión y sociedades financieras.

Presente en 22 países, sobre todo de la América Latina, Prisa cuenta como emblema principal con el diario El País, radioemisoras como la cadena Ser o Los 40 Principales, y editoriales como Alfaguara o Santillana, ésta dedicada a libros de educación.

"Además de inversionistas estábamos buscando socios, lo cual es importante para la estabilidad y la continuidad de una casa como ésta, que es una casa pero es también una institución", dijo el martes a The Associated Press Juan Luis Cebrián, consejero delegado de Prisa y ex director de El País.

"La independencia editorial de los medios está garantizada. Esta es una operación estrictamente de capital", agregó en respuesta a las opiniones de algunos analistas que se preguntan si este cambio modificará la línea de las principales cabeceras de Prisa, un referente del centro-izquierda político con una poderosa influencia en España y mucho prestigio fuera de sus fronteras.

La sociedad estadounidense de inversión Liberty Acquisition Holdings, con sede en Nueva York, está dispuesta a inyectar en Prisa más de 900 millones de dólares en distintas fases y mecanismos.

La operación se anunció en marzo, fue renegociada poco después tras la caída del valor de Prisa en Bolsa y el consejo de administración de Liberty se reúne el miércoles para dar su visto bueno al plan. El consejo de Prisa lo hará el sábado.

Se espera que la operación, que no es formalmente una compra al no tratarse de una opa, sea respaldada por las dos partes. Como resultado final del proceso, los actuales dueños de Prisa, que es prácticamente una empresa familiar, conservarán el 30% del paquete accionarial con respecto al 70% que poseían.

El 70% restante pasará al mercado en manos de fondos de inversión o sociedades de capital-riesgo ("hedge funds"), como las que integran actualmente la sociedad Liberty.

Según Cebrián, el nuevo consejo de administración comenzará a dilucidarse el jueves y se espera una "notable incorporación de consejeros independientes". En principio, Cebrián se mantendrá como consejero delegado y presidente de la comisión ejecutiva de Prisa.

Los muñidores de la operación son los inversores Nicolas Berggruen y Martin Franklin, impulsores de Liberty, quienes capitanearon las negociaciones con Cebrián. Confiados en el futuro y lo que significa la marca Prisa, aseguran que el proyecto de inversión es a largo plazo y que su parcela de responsabilidad no afecta a la línea editorial o la gestión diaria de los medios de comunicación.

"Prisa es una compañía que posee activos estrella y es líder de mercado en cada uno de sus respectivos segmentos", explicó Franklin en una entrevista telefónica con la AP. "Es un buen negocio. El gran problema es que arrastran un enorme volumen de deuda".

"Con esta operación tenemos dos grandes oportunidades: rebajar la deuda a un nivel manejable y llevar un grupo global de medios de comunicación en (idioma) español a un nivel internacional", añadió.

Berggruen y Franklin también rechazaron la posibilidad de dividir la empresa y empezar a vender activos por separado para corregir los números rojos.

Antes de cerrar la operación, Prisa cedió un 25% de Santillana. Además vendió su cadena de televisión Cuatro a la italiana Mediaset y permitió la entrada de nuevos accionistas en su negocio de televisión de pago en España Digital+.

Con la inversión de Liberty y el dinero obtenido en estas ventas, Prisa confía en rebajar la deuda al entorno de los 4,000 millones de dólares. Una cifra todavía grande que, según Cebrián, no descarta opciones de desinversión futuras.

"La cultura del grupo ha sido familiar, pero efectivamente vamos a una cultura mucho más orientada al mercado, manifestó Berggruen, quien no descartó la posibilidad de que el grupo se desprenda de alguna parte "si hay activos no estratégicos por los que nos paguen un buen precio".

Prisa fue fundada por el empresario Jesús de Polanco poco después de la muerte del dictador Francisco Franco en 1975. Polanco, fallecido en 2007 a los 78 años, logró impulsar junto a su familia un grupo mediático líder en España, que tiene en el diario El País a su joya de la corona.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Al final, se trata de una operación en la que el grupo que ha marcado más profundamente los 35 años de democracia en España deja de estar en manos de sus fundadores", explicó Juan Pablo Artero, profesor de la Universidad de Navarra.

"La entrada de un inversor financiero va a suponer una gestión más orientada a la línea de beneficios y menos a una línea ideológica o de influencia política", añadió.

Ahora ve
Analistas consideran que la multa de la UE a Google es una represalia
No te pierdas
ç
×