Google ‘coquetea’ en el Congreso de EU

El gigante de las búsquedas ‘comparte’ su experiencia con legisladores para elaborar nuevas normas; la propiedad intelectual y la privacidad son algunos temas que intersarían a la empresa.
google gobierno  (Foto: Fortune)
Tory Newmyer

Los representantes republicanos de la Cámara Baja estadounidense apenas iniciaban la nueva legislatura en enero cuando Eric Schmidt, CEO de Google, se presentó ante ellos con una oferta tentadora: dado que el Partido Republicano había recuperado el control del Congreso gracias en parte al compromiso de darle mayor transparencia al Gobierno, Google ofrecía su vasta experiencia técnica para hacer eso posible. En varias reuniones sostenidas con la nueva mayoría conservadora, Schmidt explicó a los republicanos las posibilidades, desde actualizar el software para elaborar anteproyectos de ley hasta facilitar la búsqueda de legislaciones.  La propuesta del gigante tecnológico procede directamente de su estrategia política. Desde que Google abrió en 2005 su primera oficina de lobby o cabildeo en Washington, la compañía ha buscado posicionarse como un recurso para los legisladores. Pero la gira de Schmidt por las curules republicanas también es el último ejemplo de una intención más reciente para cortejar al resurgido partido republicano. 

Google tiene entre los republicanos la reputación de ser un aliado comprometido con los demócratas, en parte debido a las afiliaciones personales de su alta gerencia. El propio Shmidt hizo campaña a favor de Barack Obama y continúa asesorándolo en materia económica, si bien no está claro qué sucederá después de que deje su cargo como CEO para asumir la presidencia ejecutiva en abril. No obstante, la inclinación izquierdista de la compañía no se limita a Schmidt; en las últimas elecciones legislativas, los empleados de Google destinaron el 83% de sus aportaciones económicas para la campaña  demócrata, según datos del Center for Responsive Politics

Pero ningún partido detenta siempre en el poder. Así que cuando los vientos políticos cambiaron en las elecciones del verano de 2009, la compañía emprendió una serie de acciones discretas para acercarse a los republicanos. Contrató a Seth Webb, un experimentado colaborador  de la Comisión de Servicios Financieros del Congreso con muy buenas conexiones con el liderazgo republicano en la Cámara Baja, para que formara parte de su equipo de lobby. Google también se adhirió al Congressional Institute, un organismo sin ánimo de lucro que ayuda a financiar el retiro anual que celebran los representantes republicanos. También aumentó las visitas de legisladores republicanos a su campus en Mountain View. Una portavoz de Google sostiene que "la tecnología no es una cuestión política. Por mucho tiempo hemos creído que es importante construir relaciones con ambos partidos". 

Y, en efecto, la compañía podría necesitar dichas relaciones. La otra cara de la misión de Google (que consiste en organizar la información del mundo, haciéndola útil y accesible universalmente) es lo que sus críticos califican como una actitud insensible respecto a la propiedad intelectual y la privacidad, una cuestión que podría atraer el escrutinio de los republicanos. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Asimismo, Google enfrenta problemas antimonopolio, el último de los cuales es una posible demanda del Departamento de Justicia que cuestiona la compra de la empresa ITA Software, creadora de un sistema de búsqueda de vuelos. Esa podría ser la razón por la cual, en enero, el gigante tecnológico fichó a otro colaborador republicano, esta vez a Stewart Jeffries, asesor de la Comisión Judicial del Congreso.

 

Ahora ve
Ricardo Monreal anuncia que continúa en Morena y refrenda apoyo a López Obrador
No te pierdas
×