Warren Buffet, listo para ir de compras

El magnate pidió a los accionistas de Berkshire que estén preparados para una nueva adquisición; la última gran adquisición de Buffett fue Burlington Northern Santa Fe, por 26,000 mdd.
warren buffet  (Foto: CNN)
Colin Barr

Un año después de que Berkshire Hathaway consumara su mayor adquisición, el CEO del conglomerado, Warren Buffett, emprende una nueva cacería.  En la carta anual que Buffett dirige a los accionistas de Berkshire, enviada el sábado, el inversor les dijo que deberían prepararse para más acuerdos, similares a la compra de la ferroviaria Burlington Northern Santa Fe por 26,000 millones de dólares (mdd), pactada en febrero de 2010.  

"Nuestro rifle para caza mayor ha sido recargado, y el dedo que acciona el gatillo está inquieto," advirtió Buffet.  

Puede que Buffett no luzca como un cazador. Para el público, el inversor es un coleccionista de acciones blue-chip como Coca-Cola, que compra cuando están baratas y nunca suelta. Su éxito en esa actividad se ha debido, con mucho, al acceso que tiene al financiamiento barato a través de las compañías aseguradoras que Berkshire opera. 

Pero aunque las inversiones basadas en el negocio de los seguros aún representan mucho del valor de Berkshire, el futuro está en otra parte. Las ganancias del conglomerado provienen cada vez más las de una creciente canasta de 68 compañías no ligadas a los seguros, que van desde el gigante ferrocarrilero Burlington Northern a operadores de telefonía como Business Wire y el fabricante de dulces See's Candies

"En los últimos 10 años hemos visto un claro cambio estratégico que se aleja de las acciones que cotizan en Bolsa y se dirige hacia la compra de empresas de propiedad plena," comenta Whitney Tilson, accionista de Berkshire e inversor que gestiona el fondo Tilson Focus de 23 mdd. 

¿Por qué? El tamaño es un factor. Como Buffett se ha lamentado con frecuencia, mientras más crece Berkshire más difícil es moverse hacia una inversión exitosa. Las dimensiones de la cartera de inversión de la firma, de 158,000 mdd, "son totalmente un ancla que obstaculiza la ejecución," indica Tilson. 

Por ahora, el valor de ese portafolio eclipsa el dinero que generan los otros negocios. Para fines de 2010, las inversiones fueron valoradas en 94,730 dólares la acción, comenta la carta remitida el sábado. Las ganancias brutas por acción en las compañías distintas a los seguros fueron valoradas en 5,903 dls por acción. 

Pero la fuente de ingresos derivada de las compañías explotadas por la firma es valiosa por su propio derecho. Incluso bajo una ecuación conservadora de digamos, siete veces su ganancia, las empresas que Berkshire administra valen 42,000 mdd antes de impuestos. Esa cifra excede, por ejemplo, el valor de mercado de Costco, la cadena minorista en la que Berkshire tiene participaciones. 

Más aún, las ganancias de esas compañías aumentaron a una tasa anual de 20% durante la pasada década, comparado con un aumento de sólo 6.6% anual en el valor de la cartera de inversiones.

El crecimiento en las ganancias podría continuar en los próximos años si Berkshire logra concertar más compras. La motivación para salir de caza es pues clara. 

Consideremos la compra de Burlington Northern. En la carta que Buffett envió a los accionistas el año pasado, indicó que la decisión de hacer la compra mediante una combinación de efectivo y títulos  fue "cerrada," porque no le gusta emitir acciones de Berkshire. Pero en la carta de este sábado Buffett dice que la ferroviaria "está operando mejor de lo que yo esperaba", potenciando la capacidad de Berkshire de obtener ingresos en más de 30%. Gracias en parte al sólido flujo de ingresos proveniente de Burlington Northern, Berkshire ahora puede esperar generar cerca de 12,000 mdd en ganancias en un año normal, apunta Buffett. 

Esa cifra todavía podría ser mayor este año y el próximo, pues durante la crisis financiera Berkshire negoció acuerdos que le favorecen (incluyendo  una inversión de 5,000 mdd en Goldman Sachs y la compra de 3,000 mdd en acciones preferentes de General Electric). 

Perder varios cientos de millones en dividendos aquí y allá poco afecta al torrente de efectivo que llega a Berkshire todos los días. Buffett dijo, en la carta del año pasado, que eligió a Burlington Northern porque le daba la oportunidad de poner a trabajar 22,000 mdd de una sola vez. 

Hoy, a un año de la compra de la ferroviaria, Berkshire ha recuperado 38,000 mdd en efectivo y activos equivalentes. Si Buffett no paga dividendos ni compra acciones, ese dinero tiene que ir a algún sitio, ¿qué elefantes están bajo su mira? 

Tilson apuesta por otra mega-compra. "Creo que a Buffett le encantaría comprar más Iscars", dice en referencia a la adquisición que en 2006 hizo Berkshire de la compañía israelí metalúrgica. "Estoy seguro de que compraría Mars al precio adecuado" agrega, si bien no hay señales de que el inversor esté interesado en el fabricante de dulces. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Así que 2011 será un año que encontrará a Buffett con ánimo de adquisiciones, ya se trate de un elefante o una caza menor. 

Como apunta Tilson, "No creo que pase mucho tiempo pensando cómo hacerse de alguna empresa en particular. Es más oportunista".

Ahora ve
Una camioneta atropella a varios peatones en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×