El sismo ‘sacude’ a empresas en Japón

Sony, Toyota, Nissan, Honda y Mitsubishi suspendieron operaciones en varias fábricas; partidos de Gobierno y la oposición exigen presupuesto de emergencia para reparar los daños.
terremoto japón  (Foto: AP)
TOKIO (CNN) -

Plantas automotrices, fábricas de productos electrónicos y refinerías cerraron el viernes a lo largo de Japón, tras un poderoso terremoto que golpeó al país y generó un tsunami, destruyendo carreteras y dejando sin electricidad a millones de casas y empresas. Líderes de los partidos de Gobierno y oposición exigieron un presupuesto de emergencia para financiar las obras de reconstrucción después de que el primer ministro Naoto Kan los llamó a "salvar al país", dijo la agencia de noticias Kyodo.

El Banco de Japón, que ha estado luchando por impulsar a la anémica economía, dijo que haría su máximo esfuerzo por asegurar la estabilidad del mercado financiero, mientras aviones de la Fuerza Aérea volaban por la costa noreste del país para evaluar los daños del peor sismo que remece al país en 140 años.

El terremoto de magnitud 8.9 provocó un desplome de la Bolsa japonesa y, de paso, llevó a las acciones globales a su menor nivel en casi seis semanas.

Varios aeropuertos, como el Narita de Tokio, permanecían cerrados y los ferrocarriles no operaban. Todos los puertos del país estaban cerrados.

El gigante de la electrónica Sony Corp, uno de los mayores exportadores de la nación, cerró seis plantas, reportó Kyodo.

"Hay fábricas de autos y semiconductores en el norte de Japón, por tanto habrá algo de impacto económico debido al daño a las fábricas", explicó Yasuo Yamamoto, economista de Mizuho Research Institute en Tokio.

Al menos 44 personas murieron y un número indeterminado resultaron lesionadas por el sismo, dijo la agencia Kyodo, con incendios que se desataron desde la ciudad de Sendai en el norte de Japón hasta Tokio.

Un tsunami de 10 metros de altura impactó al puerto de Sendai en la Prefectura de Miyagi, situado a unos 300 kilómetros al noreste de Tokio.

Miyagi y sus zonas circundantes incluyen grandes zonas industriales y de manufacturas, con muchas plantas de químicos y electrónicos. Pero los primeros reportes del área no eran muy precisos y no estaba claro si algunas plantas fueron cerradas simplemente por falta de electricidad o por eventuales daños.

Miyagi, la región más afectada por el sismo, representa cerca del 1.7% del Producto Interno Bruto (PIB) de Japón, dijo Macquarie Research.

"Hay dos preocupaciones básicas relativas a la economía. La primera es que el frágil ciclo económico no está en posición de resistir un trastorno significativo", agregó Macquarie en una nota.

"La segunda es que la combinación de una economía más floja y la tensión adicional sobre las finanzas públicas pondrá una presión al alza sobre los rendimientos de los bonos", agregó.

Toyota Motor Corp dijo que había paralizado la producción en una fábrica de partes y dos plantas de ensamblaje en el área, mientras que Nissan Motor Co, la segunda mayor automotriz del país, detuvo cuatro plantas, reportaron medios.

Dos personas murieron por el colapso de un techo de una fábrica de Honda Motor Co en la Prefectura de Tochigi, al norte de Tokio, pero no se conocieron más detalles.

Mitsui Mining y Mitsubishi Material detuvieron las operaciones de sus fundiciones de zinc y cobre en la región.

Sismo se suma a temores de mercado

El terremoto ocurrió en momentos en que la tercera economía del mundo estaba mostrando señales de revivir tras la contracción del último trimestre del año pasado. El desastre generó presunciones de que muchas empresas clave sufran grandes trastornos, al menos en el corto plazo.

El desastre también afectó a los mercados del mundo, con un derrumbe de los papeles de las empresas de seguros europeas. Los títulos de reaseguradoras como Swiss Re, Hannover Re y Munich Re perdían más del 4%.

El sismo se sintió poco antes de que la Bolsa de Tokio cerrara, por lo que los precios no incorporaron completamente la dimensión del desastre.

"Las acciones probablemente caerán el lunes, especialmente en aquellas compañías que tiene fábricas en las áreas afectadas, pero al final la corriente vendedora probablemente será corta", comentó Mitsuhsige Akino, administrador de fondos de Ichiyoshi Investment Management.

Los futuros de bonos se disparaban por temores a que el generalizado daño ponga una presión adicional sobre la economía, mientras que los contratos de oro en el mercado de materias primas de Tokio para entrega en febrero del 2012 subían levemente.

"Todavía no sabemos la escala total del daño, pero considerando lo que ocurrió después del terremoto en Kobe, esto ciertamente llevará al Gobierno a aprobar un presupuesto de emergencia. Podemos esperar que el consumo caiga. Esto podría reducir temporalmente el PIB", agregó Yamamoto.

Dado que las tasas de interés de Japón están cerca de cero, según los analistas el banco central y el Gobierno tienen pocas opciones para actuar, aunque inyectarían más dinero a la economía, pese al riesgo de abultar aún más el enorme déficit fiscal.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Es difícil calcular la magnitud del daño, pero parece devastador para la economía del norte japonés. El Gobierno debe actuar rápidamente para anunciar paquetes de ayuda y el banco central debe inyectar más dinero a la economía", afirmó Tsutomu Yamada, analista de mercado de Kabu.com Securities.

 

Ahora ve
Las claves para entender la nueva ley sobre el uso medicinal de la marihuana
No te pierdas
ç
×