Toyota lucha por ‘arrancar’ de nuevo

La automotriz intenta reiniciar la producción en Japón en medio de la escasez de partes y empleados; agrega que mantendrá sus 12 plantas de ensamblaje cerradas por lo menos una semana más.
toyota  (Foto: AP)
TOKIO (CNN) -

Las automotrices japonesas, encabezadas por Toyota Motor Co, están intentando restablecer la producción en medio de una escasez de partes y trabajadores, y ahora deben además preocuparse por una apreciación del yen que minaría sus utilidades tras el peor terremoto de la historia de Japón. Toyota la principal automotriz de Japón, dijo este miércoles que mantendrá sus 12 plantas de ensamblaje cerradas al menos por una semana más.

Las plantas están cerradas desde el terremoto del viernes de magnitud de 9 grados y el posterior tsunami que habría provocado la muerte de al menos 10,000 personas y dañó una planta nuclear al norte de Tokio.

Toyota dijo el miércoles que reiniciaría la producción de algunas autopartes el jueves en siete plantas pequeñas cerca de su cuartel central en la ciudad de Toyota. Las mismas plantas desde el lunes empezarán a enviar componentes de autos para ser ensamblados en el exterior.

Nissan Motor, el mayor rival nacional de Toyota, dijo que reiniciaría las operaciones en dos plantas el jueves y el viernes, pero que la producción más allá de ese día seguía siendo incierta. Otras plantas tomarían más tiempo en volver a funcionar.

Honda Motor, la tercera automotriz japonesa, también ha paralizado sus plantas y el miércoles reiteró sus planes de suspender toda la producción en Japón hasta por lo menos el domingo.

Analistas dijeron que si la producción empieza dentro de un par de semanas, el exceso de capacidad resultante del derrumbe en las ventas globales de autos tras la crisis financiera del 2008 implica que las automotrices podrían compensar la pérdida en la producción.

Pero con la moneda japonesa acercándose a un máximo récord, el margen de utilidades sobre sus autos fabricados en Japón se contraería.

"La dirección del yen japonés en los próximos tres a seis meses como resultado de esta catástrofe también afectará a la rentabilidad de las automotrices japonesas", dijo Fitch Ratings en un reporte.

El dólar ha caído un 3% contra el yen desde el desastre y ahora está cerca de su mínimo histórico. El dólar se negociaba a alrededor de 80.8 yenes el miércoles, a sólo un yen del mínimo tocado en 1995 a 79.75 yenes.

Operadores e inversores están atentos a señales de repatriación de fondos por parte de inversores y compañías japonesas, porque después del terremoto de Kobe en 1995 el yen llegó a un máximo récord contra el dólar en base a flujos similares.

Hasta ahora la mayoría de los operadores no han visto que se esté desarrollando una repatriación.

Toyota aún fabrica un 38% de sus vehículos en Japón, lo que la convierte en la más expuesta del sector a la crisis y a la apreciación resultante del valor del yen. La compañía exporta más de la mitad de su producción nacional.

Nissan fabrica un 24% de la producción en Japón, mientras que la cifra para Honda es sólo de un 22 por ciento.

Goldman ha estimado que el impacto sobre las utilidades de paralizar la producción por un día sería de alrededor de 6,000 millones de yenes (74 millones de dólares) para Toyota y de 2,000 millones de yenes para Honda y Nissan.

 

Ahora ve
Crisis minorista: ¿por qué grandes cadenas están cerrando sus tiendas?
No te pierdas
×