Shanghai, una oportunidad ‘bajo ruedas’

El AutoShow de China abre sus puertas para mostrar los nuevos modelos de las automotrices; las firmas desean ampliar exportaciones, mientras la industria se recupera del terremoto de Japón.
autoshow china  (Foto: AP)
SHANGHAI (AP) -

Los fabricantes de automóviles de todo el mundo se dieron cita este martes a fin de revelar sus más ambiciosos planes de expansión para China, en un intento por captar la atención de los conductores más prósperos del país mientras la industria se recupera de los efectos catastróficos del maremoto en el Japón.

Nissan Motor Co. tiene planes de aumentar las ventas en un 15% a 1.15 millones de vehículos este año, destacó el director ejecutivo Carlos Ghosn. El ejecutivo habló en momentos en que la empresa develaba su nuevo sedán Tiida, uno de los eventos de importancia mundial para los fabricantes es la exhibición de automóviles de Shanghai que revela la importancia que tiene China para sus ventas.

China es el principal mercado de automóviles para una serie de fabricantes y es el principal lugar para vender vehículos fabricados por General Motors Co., Volkswagen AG, Nissan y otras marcas de importancia.

La feria se ha convertido en una de las más importantes de la industria para los productores de autos, los cuales buscan aprovechar el auge económico de China para aumentar ingresos. China rebasó en el 2009 a Estados Unidos como el mayor fabricante e automóviles en el mundo, y el crecimiento ha seguido sólido durante la crisis global.

General Motors, Toyota, BMW y otros, incluidas las marcas chinas, están tratando de atraer a los consumidores del país asiático. Muchos modelos nuevos debutarán en la feria, incluyendo el nuevo Chevrolet Malibú y un cupé de lujo de BMW, lo que coloca al Salón del Auto de Shanghai a la par de los de Detroit, Tokio y Francfort como plataforma global para nuevos productos.

Ilustrando el ascenso de China en el mundo automovilístico, el productor francés Peugeot mostrará su modelo SXC, concebido en su estudio de diseño en Shanghai. El prototipo futurista tiene un motor de gasolina que impulsa las ruedas delanteras y uno eléctrico para las traseras, además de puertas "tipo suicida" (se abren por el frente).

"Nadie quiere perder y todo el mundo quiere tener un papel clave", dijo Johan Willems, un portavoz de General Motors fincado en Shanghai.

"El crecimiento de ventas es un poco más lento que antes, pero aun así hay crecimiento. Este es el mayor mercado en el mundo", dijo, y añadió que se siente optimista de que la industria se recuperará de los problemas de producción creados por el desastre en Japón.

"Las compañías tendrán problemas pero no creo que vaya a haber un impacto a largo plazo en la cantidad de vehículos vendidos".

El sismo y subsiguiente tsunami en Japón obligaron a los fabricantes de autos a cerrar temporalmente algunas plantas y reducir la producción en Europa y Estados Unidos.

Ahora ve
Organización capta el trato cruel que reciben las vacas en una granja de Florida
No te pierdas
×