El reto de Microsoft: Skype en ‘gadgets’

La nueva adquisición de la tecnológica por 8,500 mdd podría dar a la firma el éxito en productos; Microsoft pretende integrar las llamadas en línea en dispositivos como Xbox, Kinect y Windows Phone.
steve ballmer  (Foto: Fortune)
JP Mangalindan

En los próximos años escucharemos hablar más sobre videoconferencias gracias a la compra que hizo Microsoft de Skype, la popular empresa de telefonía por Internet, por la cual pagó 8,500 millones de dólares. Es la mayor suma pagada por Microsoft por una adquisición: supera los 6,300 mdd que desembolsó en 2007 por la firma de marketing digital aQuantive. La especulación en torno a una compra había circulado desde hace días, entre las partes interesadas se mencionaba a Facebook y a Google, que se dice habían expresado su interés en asociarse con ella e incluso adquirirla. Según la agencia Reuters, un acuerdo con cualquiera de las dos empresas habría sido valorado entre 3,000 mdd y 4,000 mdd, una cifra superior a la que hubiera recaudado Skype de haber salido a Bolsa.

Pero según Marc Andreessen, cofundador de la firma de capital riesgo Andreessen Horowitz, la única oferta seria la hizo Microsoft, que comenzó a negociar a principios de año, concretó el precio de compra a mediados de abril y lo firmó hace un par de días. "Ninguna otra compañía puso una oferta sobre la mesa como lo hizo Microsoft, fue con la única con la que se negoció realmente un acuerdo", comenta.

Para los analistas del sector tecnológico, todos los acuerdos recientes (incluso los fallidos, como las negociaciones entre Google y Groupon) apuntan hacia una tendencia: cuando las grandes compañías -como Microsoft- quieren adquirir a una nueva empresa, más les vale ceder y pagar una enorme prima si de verdad quieren hacerse del talento y la tecnología necesarios para mantenerse competitivas.

Ya que ha sido concretada la venta, lo más importante a futuro es qué puede hacer Skype por Microsoft y qué hará Microsoft con la tecnología de Skype, que actualmente cuenta con 170 millones de usuarios y una tasa de crecimiento interanual de 40%.

"Skype es uno de los servicios esenciales, fundamentales de Internet. Nos referimos a ella como una del ‘Club de las 100 principales'. Es una de las cosas que más de 100 millones de personas usan más de 100 minutos al mes. Es una empresa y un producto líder en la transición de lo que está fuera de Internet a lo que está en línea", apunta Andreesen.

Microsoft tiene ambiciosos planes para integrar Skype a muchos de los productos de su 'ecosistema'. Como lo anunció en un comunicado de prensa, el CEO Steve Ballmer está discutiendo planes para integrar el servicio a Xbox Live y al controlador Xbox Kinect, ligarlo a las experiencias Outlook y Hotmail de una forma parecida a lo que hizo Google con Gmail, y lo que es más interesante: busca ofrecerlo en los dispositivos que operan con el sistema operativo Windows Phone 7 para potenciar su adopción.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Somos una compañía extremadamente ambiciosa", resaltó Ballmer en el anuncio. "De forma incontenible avanzamos y buscamos nuevas cosas... algunas veces construimos cosas nosotros mismos, como lo hicimos con Bing y Kinect. Formamos alianzas para aprovechar el momento y, en otras ocasiones, hacemos una adquisición como la que hoy anunciamos".

Ballmer espera que Skype se convierta en el equivalente a FaceTime, el software para videochat que Apple ha integrado perfectamente a sus plataformas móviles, así como a los ordenadores portátiles y de escritorio. El objetivo de Microsoft de transformar a Skype en una nueva e independiente división de negocios es ambicioso. Si lo consigue, no sólo mejorará la experiencia de usuario, también atraerá más clientes para esos productos. Si fracasa, si los ejecutivos de Skype son excluidos de las grandes decisiones o no son capaces de defender su parcela e integrar su tecnología a los productos de Microsoft, su desempeño quedará expuesto a la vista de todos en los resultados financieros de la compañía.

Ahora ve
Uber pagó 100,000 dólares a hackers para que destruyeran información robada
No te pierdas
×