Air France desvela misterio en tragedia

Información extraída de las cajas negras revela que los lectores de velocidad se estropearon; la agencia BEA dijo que el piloto levantó la nariz de la nave cuando debía hacer lo contrario.
air france accidente  (Foto: AP)
PARIS (CNN) -

Un avión comercial francés perdió el control durante cuatro minutos antes de caer al Océano Atlántico en el 2009, dijeron investigadores en un informe que despierta dudas acerca de cómo actuó la tripulación cuando la cabina "entró en pérdida".

La información extraída de las cajas negras, recuperada casi dos años después del accidente que dejó 228 personas muertas, confirma que los lectores de velocidad de la cabina de mando se habían estropeado. Se cree que eso está relacionado con la congelación de los sensores de velocidad del exterior del aparato. El avión se estrelló el 1 de junio de 2009 mientras cubría la ruta entre Río de Janeiro y París. Las cajas negras dejaron de grabar a las 02:14 GMT.

La agencia francesa de investigación de accidentes BEA dijo en una cronología detallada del accidente que los comandos de control del piloto de 32 años de la cabina habían levantado la nariz de la nave cuando el avión perdía estabilidad y generaron una alarma.

Fuentes de la industria de la aviación dijeron a Reuters que esta acción iba en contra de los procedimientos normales que establecen que se baje la nariz en respuesta a una alerta de que el avión perderá impulso.

Este tipo de paralización no está relacionada con los motores, que siguieron funcionando según las peticiones de la tripulación.

Parece que el piloto automático se desconectó en respuesta a una pérdida de información fiable sobre la velocidad. A continuación se escuchó una grabación de una alarma de entrada en pérdida.

En un asunto que probablemente requería un análisis, la BEA dijo que el piloto mantuvo la orden de elevar la punta del avión pese a que las alarmas de entrada en pérdida llevaban 46 segundos en los cuatro minutos de emergencia.

El Airbus A330 ascendió hasta los 38,000 pies, a pesar de que la tripulación había decidido no seguir subiendo, y luego comenzó un dramático descenso de tres minutos y medio, durante los cuales el más joven de los tres pilotos entregó el control al segundo más experimentado un minuto antes de estrellarse.

Cuando el piloto de 58 años volvió a la cabina de mando, apenas un minuto después de iniciada la emergencia, el aparato caía a 10,000 pies por minuto con el morro apuntando hacia arriba 15 grados y a un ángulo demasiado pronunciado para que el aire de frente levantara la aeronave.

Ligeras turbulencias por delante

El informe de la BEA descartó las especulaciones sobre que los pilotos habían dirigido el avión de forma imprudente hacia una tormenta ecuatorial.

Los pilotos habían decidido con calma alterar ligeramente el curso para evitar las turbulencias poco antes de la crisis. Pero el piloto advirtió a los auxiliares de vuelo que se prepararan para "ligeras turbulencias".

Air France dijo que la tripulación mostró una "actitud totalmente profesional" y se comprometió hasta el final.

La respuesta de la tripulación contrasta con el último consejo a los pilotos de un seminario de capacitación para Airbus en octubre del año pasado, según un documento obtenido por Reuters.

El documento dice en letras mayúsculas grandes y rojas, que en caso de entrada en pérdida, los pilotos deberían bajar la nariz del avión.

A pesar de la aparente anomalía, expertos de aviación dicen que era pronto para culpar de comandos incorrectos -tan básico como pisar el acelerador en lugar del freno en un accidente de autos- a un error consciente.

Ahora ve
Historias de abuso sexual que han sacudido al mundo del entretenimiento
No te pierdas
×