CNBV vigila apego de emisoras a normas

Más de 100 empresas revelaron el 30 de junio su plan de ejecución de contabilidad internacional; la aplicación de los estándares globales promoverá la inversión de extranjeros en firmas mexicanas.
BMV, bolsa,  (Foto: Geraldine Valladolid)
Jesús Ugarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El pasado 30 de junio venció el plazo para que las empresas que han emitido deuda o capital dieran a conocer su plan de implementación de las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS), las cuáles serán obligatorias en México a partir del 2012 por disposición de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Así, el pasado jueves más de un centenar de compañías enviaron su reporte a la autoridad regulatoria.

"Muchas emisoras, por no decir que la mayoría, mandaron su reporte ese día (30 de junio pasado), el área de emisoras de la CNBV está en esa etapa de revisar esos planes de implementación de las IFRS, en el conteo de cuántas son (empresas), quiénes enviaron y quiénes no, en eso está", dijo Carlos López Moctezuma, asesor de la presidencia de la CNBV.

Cabe señalar que algunas empresas que ya han venido reportando sus resultados bajo las IFRS son América Móvil, Grupo Aeroportuario del Centro Norte, Empresas ICA, Mexichem, Liverpool, entre otras. Las Normas Internacionales de Información Financiera ya se aplican en varios países desde hace varios años, como son los casos de Israel, Brasil y los que pertenecen a la Unión Europea.

Para Jesús Luna y Ralph Menschel, analistas de KPMG, uno de los beneficios que se pueden encontrar con la adopción de las IFRS es el que las compañías con operaciones globales y requerimientos de reporte internacional contarán con la ventaja de dinamizar su proceso de reporte al evitar conciliaciones entre marcos normativos contables.

Asimismo, podrán reducir costos y riesgos de error al desarrollar sistemas de reportes estandarizados a nivel global y eficiencientizar recursos centralizando los esfuerzos de capacitación y desarrollo. También las compañías gozarán de una mayor aceptación en los mercados financieros globales, de la disponibilidad de información financiera comparable con la de competidores globales, facilidad de evaluar transacciones globales como fusiones y adquisiciones al contar con información financiera sobre las mismas bases.

"El beneficio de entrada es que todos los resultados van a ser comparables a nivel a internacional con otras emisoras y el facilitar la inversión de extranjeros en empresas mexicanas dado que ya tienen contabilidades similares", comenta López Moctezuma.

Sobre el impacto de la nueva contabilidad, dijo que no lo hay de fondo, al tratarse de una re-expresión contable. "La sustancia económica de las emisoras no se ve afectada por el cómo presentas las información", añadió el funcionario.

Algunos analistas de casa de bolsa mencionaron que si bien a nivel de resultados operativos las nuevas normas no traerán cambios en las compañías, sí los habrá a nivel de balance en lo inherente a la revaluación de activos, lo que finalmente incidirá en la utilidad neta y en indicadores de rentabilidad como el ROE (utilidad neta sobre capital contable).

La entrada en vigor de las IFRS, a partir de 2012, representa un reto y una oportunidad para las empresas mexicanas. Si bien es cierto que la transición representa un costo para las empresas, no deben dejarse a un lado los beneficios que traerá consigo la adopción de las IFRS, comentan Jesús Luna y Ralph Menschel, de KPMG.

Los requerimientos de comparabilidad del IFRS 1 (adopción de los IFRS por primera vez) implican la necesidad de presentar estados financieros comparativos por lo menos de 2011, y en consecuencia trabajar en los saldos iniciales de dicho año (o bien saldos finales al 31 de diciembre del 2010).

IFRS: puerta de entrada al mercado de Londres

Es bien conocido que Londres es el mercado minero de valores más importante del mundo y que en el London Stock Exchange cotizan las principales empresas de este sector. Con ese incentivo, Industrias Peñoles (la empresa número 41 de Las 500 de Expansión) colocó 23% del capital de su subsidiaria Fresnillo Plc, una empresa minera mexicana enfocada en la producción de metales preciosos.

Para listarse en dicha Bolsa, Fresnillo Plc presentó su información financiera con base a las IFRS, obligatorias para todas las empresas públicas en Europa. Como la minera reportaba anteriormente bajo normas de Información financiera mexicanas y no había tenido contacto con el nuevo esquema, buscó el apoyo y la asesoría de KPMG, quien se dedicó a estudiar el modelo de negocios y a apoyar en la definición de las políticas contables que se debían adoptar en la convergencia hacia las normas internacionales.

Para este esfuerzo, KPMG puso a disposición un equipo especializado que trabajó codo a codo con sus contrapartes del área de Contraloría (Finanzas) de Peñoles.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De esta manera se identificaron las diferencias entre las normas mexicanas aplicables y las IFRS; cuando se detectaron diferentes opciones se utilizó la experiencia internacional de KPMG para determinar aquellas que resultaban más adecuadas a cada situación.

La firma asesoró a la empresa en la definición de las políticas que le iban a servir de base para la preparación de los estados financieros requeridos en el mercado londinense, en la conversión de las cifras elaboradas bajo normas locales y a preparar y resolver el capítulo de las revelaciones, que es particularmente complejo en el caso de IFRS.

Ahora ve
Función Pública determinará quiénes fueron los responsables del socavón
No te pierdas
×