Murdoch llega al ‘ojo del huracán’

El magnate de los medios ignora a los reporteros apostados a la entrada de su oficina en Londres; el News of the World, metido en un escándalo de intervenciones telefónicas, dice adiós.
Rupert Murdoch  (Foto: CNN)
LONDRES (CNN) -

El barón de los medios Rupert Murdoch llegó a Londres este domingo para afrontar el escándalo de escuchas telefónicas en uno de sus periódicos, el cual ha sacudido a la política británica y podría costarle un acuerdo comercial por miles de millones de dólares. Murdoch, de 80 años, llegó a su despacho en Londres en el asiento delantero de un auto Range Rover rojo, sosteniendo la última edición del periódico de mayor nivel de ventas, el News of the World, que decidió cerrar esta semana en un intento por contener la crisis.

Con un sombrero panameño blanco, ignoró a los reporteros apostados en la entrada y enfocó su mirada en el tabloide que compró en 1969 como la piedra angular de un gran imperio mediático.

Su auto salió apresuradamente del complejo 15 minutos después, pero no se sabía qué reuniones había planificado.

Mejor conocido por sus morbosos titulares que exponen las faltas de los ricos y famosos, el News of the World dijo simplemente "Gracias y Adiós" sobre un montaje de algunas de sus portadas más famosas en sus 168 años de historia.

Para los admiradores había sido una tradición en los domingos y para los críticos se había convertido en un símbolo de la irresponsabilidad de la prensa británica.

Murdoch parecía buscar la aprobación para una importante y preciada operación: la compra de la emisora BSkyB .

No obstante, las acusaciones de que las escuchas telefónicas en el diario afectaban a famosos, menores desaparecidos, familiares de víctimas de los atentados de 2005 en Londres y parientes de soldados muertos en acción produjeron una enorme indignación pública.

Lamentan el cierre

El director del periódico, Colin Myler, dijo a los medios apostados a las puertas de sus oficinas en el este de Londres que lamentaba profundamente el cierre.

"No es aquí donde queríamos estar y no es donde merecemos estar, pero como agradecimiento final a 7.5 millones de lectores, esto es para ustedes y para la plantilla, gracias", sostuvo.

El escándalo planteó cuestionamientos sobre las relaciones entre los políticos, entre ellos el primer ministro David Cameron (que contrató a un ex director del periódico como su jefe de prensa), y barones de la prensa como Murdoch, presidente y presidente ejecutivo de News Corp.

También sacó a la luz acusaciones de que periodistas que trabajan para Murdoch realizaron pagos ilegales a la Policía a cambio de información.

Los rivales de Cameron vieron una oportunidad de bloquear la oferta de 14,000 millones de dólares de Murdoch para quedarse con el 61% de la rentable operadora de televisión pagada BSkyB que News Corp, el mayor grupo de medios de comunicación del mundo, todavía no posee.

Anteriormente ya preocupaba el poder que Murdoch podía tener en los medios británicos. News Corp también posee dos diarios y otro periódico dominical.

Pero las acusaciones de que altos funcionarios estuvieron implicados en el acceso ilegal a buzones de voz y el pago a la Policía por información provocaron que el regulador Ofcom pusiera en duda si los directores de News Corp son personas "adecuadas y convenientes" para estar al frente de BSkyB.

El Gobierno recibió más de 135,000 reclamos públicos contra el acuerdo de BSkyB.

Presión por BSkyB

Cameron estaba cada vez más presionado este domingo para detener la oferta de Murdoch sobre BSkyB, al menos hasta el fin de una indagación sobre las escuchas telefónicas.

El líder opositor Ed Miliband dijo que llevará el asunto a una votación parlamentaria la semana próxima si Cameron no actúa.

"Debe dejar en claro que BSkyB no puede seguir adelante hasta que la investigación esté terminada", indicó al programa de Andrew Marr en la emisora televisiva BBC.

La presión también viene de miembros del socio menor de la coalición de Gobierno, los liberales demócratas, que suelen tener una relación menos cercana con Murdoch.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El segundo líder de los liberales demócratas, Simon Hughes, dijo que está preparado para apoyar el llamado de los laboristas a fin de que el acuerdo sea pospuesto, además llamó a otros liberales demócratas a seguirlo, creando el escenario para una gran prueba a la unidad de la coalición.

Cameron ordenó una pesquisa liderada por un juez sobre las acusaciones de escuchas telefónicas, pero hasta el momento se ha resistido a los llamados a terminar con el intento de Murdoch por comprar BSkyB.

Ahora ve
Este país identifica a cada ciudadano en las calles en apenas segundos
No te pierdas
×