El rencor contra Netflix se extiende

Las acciones de la firma cayeron 10% por haber subido sus precios, aunque reportó ganancias de 57%; los costos de transmisión incrementarán hasta 10 veces, estima Netflix, igual que a su competencia.
Netflix  (Foto: Cortesía Fortune)
Dan Mitchell

Netflix reportó el lunes un incremento del 57% en sus ganancias. Pese a ello, sus acciones cayeron más de 10% en las transacciones del martes, recuperándose después pero sin igualar el precio de cierre del día anterior. La caída se debe, según informes recientes, al alza en los precios de sus servicios. Los ejecutivos de la compañía dijeron el pasado lunes a los analistas que, en el corto plazo, el crecimiento de suscriptores disminuiría debido a los cambios en los precios aplicados por Netflix. 

¿No sabían los inversionistas que un aumento en los precios suele disminuir la demanda? Cuando Netflix anunció hace unas semanas que subiría los precios (las personas que quieran disfrutar tanto de las películas enviadas por correo como de las transmitidas vía Internet deberán pagar ahora 16 dólares; antes pagaban 10 dólares), los inversionistas no reaccionaron en lo absoluto.

De cualquier forma, aunque es comprensible que los clientes se quejen por precios más altos, Netflix sólo hizo lo inevitable. Sus precios eran, y aún lo son, artificialmente bajos. Absurdamente bajos. La compañía ha conseguido atraer a millones de clientes que se suscriben al único servicio que ofrecía miles de películas en streaming. El alza en los precios es, de hecho, el vencimiento de un descuento que Netflix ofrecía a los suscriptores del servicio de DVD por correo, para que también disfrutaran de los vídeos a través de Internet.

Como señaló la compañía, el negocio del alquiler de películas transita inexorablemente de los DVD hacia el streaming (la visualización directa a través de Internet). Y a medida que eso ocurre, rivales como Google y Amazon incursionan en el sector, posicionándose para competir directamente contra Netflix. Incluso Walmart se ha subido al tren. Entre tanto, los precios que Netflix paga por los derechos de las películas y las series de televisión están a punto de encarecerse. Se estima que, para el próximo año, esos costos se elevarán de 180 millones de dólares que se pagaban en el 2010 a 1,980 millones de dólares.

Cierto que sus competidores también pagarán esas tarifas. Netflix, sin embargo, ya ha establecido su liderazgo mediante los precios bajos y la ventaja que da ser pionero en la industria, y los competidores luchan por alcanzarla. Ahora es el momento en que Netflix tendrá que distinguirse en términos de precio y servicio.

Reed Hastings, CEO de la compañía, dijo que anticipaba muchas quejas de los clientes, pero "el nivel de reclamos fue inferior al esperado". 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El 75% de los nuevos clientes registrados en el segundo trimestre se suscribieron a planes sólo de streaming. Algo previsto: el aumento en el precio afecta únicamente a las personas que quieren acceder a los videos por Internet, así como recibir los DVD por correo postal. Para las personas que sólo quieren streaming, el precio es ridículamente bajo: 7.99 dólares mensuales por todos los vídeos que desees ver. La otra opción, recibir a domicilio los DVD sin acceso a streaming, también cuesta 7.99 dólares al mes, pero es un poco más engorroso, porque sólo puedes recibir un DVD a la vez.

Lo irónico es que los precios seguramente vuelvan a subir el próximo año, quizás por mucho (recordemos que los costos de Netflix aumentarán más de 10 veces). Pero pocos se quejarán, pues la competencia estará cobrando tarifas similares.

Ahora ve
Asamblea Constituyente disuelve a la Asamblea Nacional en Venezuela
No te pierdas
×