Las petroleras seguirán siendo gigantes

Las grandes energéticas se dividen, y tiene sentido, los precios del combustible están elevados; sin embargo, no todas las petroleras pueden seguir el camino de ConocoPhillips y Marathon.
conocophillips  (Foto: AP)
Shelley DuBois

Las grandes compañías petroleras están perdiendo el estilo, pero sin duda no van a desaparecer. Con la separación de jugadores importantes como ConocoPhillips y Marathon, los líderes en la industria y el mercado están comenzando a cuestionar el modelo de las enormes compañías petroleras integradas que manejan cada porción del negocio, desde la extracción de crudo fuera de la tierra hasta su venta en las gasolineras. Pero sólo porque el gran modelo de negocios de las compañías petroleras importantes esté siendo cuestionado (y con justa razón) eso no significa que vaya a desaparecer.

Hace algunos días, Fortune señaló que muchas grandes compañías petroleras están subvaluadas. En teoría, dividirlas podría traducirse en miles de millones de dólares para los accionistas. Pero las grandes compañías petroleras necesitan considerar más factores que las ventajas a los accionistas antes de tomar decisiones tan drásticas. Algunas quizás lo intenten, decidiendo salir del modelo integrado de petróleo de una fuente, pero a pesar de los cambios a los que puedan hacer frente las grandes compañías petroleras, el petróleo seguirá manteniendo su modelo actual.

Cuándo tiene sentido ser grande... y cuándo no.

Dentro de la industria, distintas partes de compañías petroleras son descritas como secciones de un río: río arriba, centro de la corriente y río abajo. Una gran compañía petrolera típica es dueña del río entero. El río arriba involucra la búsqueda de pozos nuevos, su perforación y la extracción directa del crudo. El centro de la corriente consiste en la transportación de petróleo nuevo a través de rutas de envío y oleoductos. Después llegamos río abajo, lo que consiste en el procesamiento del producto. Los activos río abajo incluyen refinerías, que destilan crudo en distintos químicos, como la gasolina. Las estaciones de gasolina y otras operaciones de venta también corresponden al río abajo.

Las grandes ganancias se dan río arriba. Es bien remunerado y la extracción de petróleo genera ganancias inmediatas, pero las compañías deben gastar mucho dinero por adelantado para explorar nuevos sitios y después perforarlos.

Cuando los precios del petróleo son bajos, tiene sentido participar en el negocio de refinería y venta, pues ambos ofrecen un flujo fijo de dinero que puede financiar la búsqueda de nuevos pozos y su perforación. Cuando los precios del petróleo cayeron durante los 80 y después se mantuvieron bajos a principios de los 90, se generó una tendencia de mega fusiones entre las compañías más importantes. El resultado explica lo que ahora conocemos como ExxonMobil, BpAmaco y ConocoPhillips.

Ese modelo no funcionó con ConocoPhillips, que el 14 de julio anunció que derivaría su división de río abajo durante la primera mitad de 2012. El mercado reaccionó bien a la noticia, y el precio de las acciones de Conoco aumentó 7.5% tras el anuncio, pero la brecha se desvaneció al final del día comercial, cerrando 1.6% arriba del precio de apertura. La separación de Conoco se dio después del anuncio que hizo Marathon en enero, cuando dio a conocer que se sometería a una separación similar. El mercado lo amó; el precio de las acciones de la compañía aumentó 30% tras el anuncio.

El éxito de estas ventas generó especulación de que otra gran compañía petrolera pudiera seguir los mismos pasos. El negocio de refinería es volátil, y podría ser más problemático que benéfico, según muchos. Además, muchas compañías ‘integradas' no están tan integradas en la práctica, dice Phillip Weiss, analista energético con Argus Research Group. "Las compañías petroleras integradas generalmente no refinan el petróleo que producen, sino que va a donde esté más cerca", dice.

Éste fue el caso de Conoco, y muchos analistas están comenzando a ver a BP como el siguiente en la fila de las separaciones. La compañía necesita refrescar su estrategia. Según muchos analistas, su acción está subvaluada. Un analista de JPMorgan alegó que la separación de BP podría liberar un valor de 100,000 millones de dólares para los accionistas.

Pero quizás BP no se separaría. Esto no quiere decir que el modelo integrado sea ideal, porque no lo es, pero es muy difícil cortar a un gigante por la mitad. "El modelo integrado no es lo que solía ser y quizás no sea necesario", dice Weiss, "pero si lo tienes, quizás no sea fácil deshacerse de él".

Por qué Marathon y Conoco son la excepción

Marathon y Conoco estaban en mejor posición para dividirse que otras compañías. Marathon, en particular, es diferente: mientras que muchas compañías petroleras y de gasolina están abandonando sus negocios de refinería en Estados Unidos, Gary Heminger, presidente ejecutivo de Marathon Petroleum, la separación río debajo de Marathon, cree que la compañía tendrá una ventaja en el mercado.

"Nuestra estrategia fue que la venta de diesel en todo el mundo superaría a las de la gasolina, y por eso hicimos algo distinto", dijo Heminger a Fortune.

En lugar de eliminar refinerías, Marathon las está ajustando para que produzcan un porcentaje mayor de diesel que sus competidores, con lo que Heminger espera ayudar a la compañía a satisfacer la creciente demanda en el mercado global.

Por otro lado, Conoco quizás concentrará la mayor parte de su negocio en exploración y perforación petrolera. Pero Conoco también está en una posición ligeramente distinta a la de otros gigantes, dice Weiss. "Conoco no es tan grande como Chevron, Exxon, BP o Shell. En su lugar, quizás estaba mejor posicionado para hacer esto que otras compañías más grandes".

Con estas separaciones, las grandes compañías petroleras estarán esperando que sus activos recorten la 'gordura' extra. Pero ya lo han estado haciendo. Chevron anunció sus planes para vender varios activos río abajo este año, incluyendo una refinería en Irlanda, y Shell recortó su capacidad de refinería en un 40% en los últimos 12 años.

Puesto que muchas compañías petroleras grandes están intentando deshacerse de activos río abajo, podría ser difícil encontrar compradores. Es por eso que la separación de Conoco tiene sentido, dice Weiss, pues para los accionistas es mejor crear una compañía de refinería solitaria que vender activos río abajo a precios demasiado bajos.

La separación es difícil

Todo aquel que haya atravesado una separación sabe que puede ser brutal, incluso cuando es la mejor decisión. "La complejidad de la desintegración de estas compañías es enorme", dice Alan Thomson, socio en Houston de The Boston Consulting Group.

Se debe desenredar cada departamento compartido, como seguridad ambiental y finanzas. Es por eso que no tiene sentido que una compañía como Exxon se separe. "ExxonMobil siempre ha sido la compañía integrada por quinta esencia", dice Thomson. "Aún manejarán esa cadena de suministro del crudo al cliente".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Además, el crecimiento de ganancias en la refinería podría ser lento en Europa y en Estados Unidos, pero tener esa capacidad puede ser una ventaja en otros lugares. "Si tienes aspiraciones para participar en China, poder ofrecer una gama completa de tecnologías y capacidades aún es algo muy atractivo", dice Thomson.

A medida que el precio del petróleo fluctúa, las compañías petroleras mutarán a lo que genere más ganancias. Algunas se harán más pequeñas y se dividirán, pero para otras, la mejor decisión será mantenerse grandes. Todo depende de si el precio del petróleo se mantendrá lo suficientemente alto para garantizar el dolor de cabeza de la separación de los gigantes. Las compañías que se dividen apuestan a que el precio del petróleo se mantendrá elevado. Pero si en este negocio hay una incertidumbre garantizada, es el precio del petróleo.

Ahora ve
Estados Unidos suspende temporalmente visados a Rusia
No te pierdas
×