Pemex: una ‘cocina’ y muchos ‘cocineros’

Su problema es no poder fijar el presupuesto anual de gastos operativos, dice su director general; aunque 33% de los ingresos del país provienen de ella, su modelo de negocios comienza a flaquear.
CEO pemex  (Foto: Cortesía Fortune)
Shelley DuBois

La industria petrolera mexicana está estancada en un compás de espera. En 1938, el Gobierno de México expulsó a las compañías petroleras extranjeras y fundó una compañía nacional, conocida como Petróleos Mexicanos o Pemex. Fue un momento de gran orgullo nacional, y por años, el modelo funcionó. Pemex entrega la mayoría de sus ganancias al Gobierno, mismas que representan en la actualidad una tercera parte de los ingresos fiscales del país, de acuerdo con la empresa petrolera.

Sin embargo, este modelo de negocios ha comenzado a flaquear. México aún cuenta con grandes cantidades de petróleo sin explotar, pero Pemex necesita nueva tecnología para llegar a los yacimientos de difícil acceso, y su afiliación al Gobierno ha ralentizado el proceso. El año pasado, la empresa paraestatal empezó a proporcionar más incentivos financieros a compañías extranjeras que desearan perforar en suelo mexicano, pero algunas de las principales compañías se resisten a participar, pues México será el único dueño de todo el petróleo producido.

Juan José Suárez Coppel, director general de Pemex, está ansioso por convertirla en una empresa tan competitiva como otras importantes petroleras, pero cree que la paraestatal primero requiere someterse a cambios significativos. Suárez recientemente habló con Fortune sobre las dificultades que atraviesa la petrolera. A continuación incluimos una transcripción editada de la conversación.

FORTUNE: ¿Cuál es el principal problema con la situación actual de Pemex?

Juan José Suárez: Yo lo describiría como tener a demasiados cocineros en la cocina. Cuando hay muchas manos en una cocina, nadie es responsable de la olla.

¿Qué quiere decir con demasiados cocineros?

Creo que el ejemplo más claro es que no somos responsables de fijar nuestro presupuesto anual para gastos operativos. Éste se establece conjuntamente con el presupuesto federal, una vez al año. La cuestión es que los gastos operativos de Pemex constituyen cerca de una tercera parte del gasto actual del Gobierno. Y la persona que analiza mis gastos no es la misma persona que examina mis ingresos.

No digo que no tengamos muchas oportunidades, el problema no es que nos falte el dinero. Tampoco descarto que gastemos más de la cuenta en algunas cosas, pero es muy difícil alcanzar esa eficiencia cuando hay tanto cocinero involucrado. 

¿Existen ejemplos de empresas petroleras nacionales que funcionen bien?

Arabia Saudita. Saudi Aramco lo hace todo. Ellos tienen una máquina muy competente, es una de las compañías petrolíferas más eficientes del mundo. Invierten tanto como es necesario, y la gestionan como si fuera una verdadera compañía. Las personas que trabajan en Aramco no son funcionarios públicos; es personal contratado de todas partes del mundo y cuentan con tecnología de punta.

¿Tiene problemas para retener el talento en Pemex?

No estamos gestionando nuestros recursos humanos como deberíamos. Por ejemplo, la gente en los altos cargos administrativos, su salario se equipara al de los funcionarios públicos. Entonces, lo que ha pasado es que, desde 2004, los salarios nominales en pesos mexicanos han decrecido un 10%. Luego tenemos a esta gente que ha hecho una carrera en Pemex, tienen mucha experiencia técnica, y de repente, en la cima de su carrera, sus sueldos se ven congelados. Por eso optan por irse a compañías de servicios petroleros. O, tan pronto como pueden, se jubilan. Tenemos un plan de jubilación demasiado bueno, excesivamente bueno.

¿Y cómo intentan solucionar el problema?

Tratamos de dar a conocer que, históricamente, cuando le das recursos a Pemex, obtienes estupendos resultados. Lo que necesitamos es tener un esquema que tenga independencia, pero con el cumplimiento y toda la gobernanza requerida. Eso es mucho más sencillo que la otra alternativa: privatizar completamente.

¿Quiere entonces corregir algunos aspectos o esto exigiría un cambio radical? 

Creo que un cambio profundo tiene muchas ventajas.

¿Y cuándo ocurrirá?

¿Puedes hacer que Pemex haga estos cambios en el próximo año? No, pero pienso que podemos continuar avanzando en esa dirección.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Estás de acuerdo con el diagnóstico del director de Pemex sobre sus obstáculos? Escríbenos en nuestra página de Facebook y Twitter.

 

Ahora ve
Volaris, Interjet, Aeroméxico, VivaAerobus y JetBlue, multadas por Profeco
No te pierdas
ç
×