La actualidad sombría del futbol europeo

Mientras en España e Inglaterra se derrochan millones en salarios y fichajes, la UEFA busca un alto; en los próximos años los clubes tendrán que adaptarse a fuertes normativas… o buscar atajos.
futbol euro  (Foto: Photos to go)
LONDRES (CNN) -

Hablemos de inflación. En 1977, cuando el Liverpool inglés transfirió al Hamburgo a Kevin Keegan, elegido dos veces como el mejor futbolista europeo, recibió 500,000 libras esterlinas por la ficha (795,525 dólares actuales).

En 2009, cuando el mundo luchaba por salir de la peor crisis financiera en más de medio siglo, el Manchester United inglés vendió a Cristiano Ronaldo al Real Madrid de España. La cifra del traspaso, cerca de 134 millones de dólares, según datos de la prensa española.

Ronaldo puede ser una máquina goleadora, pero ¿cuesta 160 veces más que Keegan? Ese incremento supera en 35 veces la tasa de inflación de Gran Bretaña entre 1977 y 2009.

Si los costos en el fútbol reflejaran el mundo real, la transferencia de Ronaldo habría sido por unos 2.3 millones de libras esterlinas.

Pero las finanzas del fútbol raramente se asemejan a la realidad. Si bien aún no se ha roto el récord de transferencia de Ronaldo en las últimas dos temporadas, las ofertas por 30 o 40 millones de libras esterlinas (entre 49 y 65 millones de dólares), son ahora comunes.

Los salarios de los futbolistas también explotaron. El contrato de seis años de Ronaldo con el Madrid asciende a 556,000 libras esterlinas a la semana.

La UEFA, ente rector del fútbol europeo, quiere cambiar eso. Para cortar el derroche ha ideado nuevas regulaciones que obligan a los clubes a que los pagos no excedan sus ingresos.

La nueva normativa que exige la UEFA, llamada Juego Limpio Financiero (FFP, por su sigla en inglés), comienza a regir este mes con el inicio de la temporada europea.

Los clubes tendrán dos años para empezar a equilibrar sus cuentas. Si no cumplen con los objetivos impuestos por la FFP en la temporada 2013/2014, la UEFA dice que podría expulsar a clubes de las competencias.

Esto provocaría que los clubes pierdan millones de dólares por ingresos de televisión, además de la exposición que ayuda a generar millones de dólares más.

El secretario general de la UEFA, Gianni Infantino, cree que el cambio es vital.

En una entrevista realizada en la sede de la UEFA en Suiza, Infantino dijo que la crisis financiera mundial y las pérdidas en el fútbol europeo -1,200 millones de euros sólo en 2009-, han convencido incluso a los dirigentes de los clubes que no se puede seguir gastando más y más.

"Ellos (los dirigentes) están tan preocupados como nosotros por la escalada de fondos en el fútbol. Teníamos que encontrar una manera de asegurarnos de que los clubes sean sostenibles en el futuro", dijo a Reuters Infantino, de 41 años. "Si esto continúa y no se hace nada, todo el sistema se derrumbará".

Sin embargo, a pesar de las inminentes regulaciones la mayoría de los clubes más importantes de Europa -como Chelsea, Manchester United, Barcelona, Real Madrid o Inter de Milán- han seguido gastando a lo grande.

Los escépticos sostienen que los principales clubes encuentran maneras ingeniosas de eludir la nueva normativa y dudan de que la UEFA podrá impedir que un club como el Barcelona o el United juegue en las grandes competiciones, ya que eso alejaría a decenas de millones de aficionados y golpearía los ingresos de la UEFA.

"Creo que hay una alta probabilidad de que el Chelsea, el Manchester City o el Inter no puedan (equilibrar sus cuentas). Si el Barcelona y el United no lo hacen, es difícil que la UEFA los saque de competencias europeas y creo que la UEFA está rezando para que eso no ocurra", dijo Neil Patey, un asesor de la consultora ligada al fútbol Ernst & Young.

Reparto increíble

La fuerza impulsora detrás del FFP es el ex futbolista francés Michel Platini, quien está siendo casi tan influyente en su actual cargo como presidente de la UEFA como cuando llevó a la selección de su país a conquistar la Eurocopa en 1984.

Platini dice que el objetivo es aflojar el vínculo entre el poder adquisitivo y el éxito deportivo.

La conexión se ha acentuado en los últimos años, especialmente en la liga inglesa, ya que los ricos propietarios de algunos clubes han invertido cientos de millones de dólares en un intento por ganar títulos.

El ruso Roman Abramovich, por ejemplo, compró el Chelsea de Londres en 2003 y gastó más de 600 millones de libras esterlinas en sus primeros cinco años como dueño del club.

Desde que asumió el mando del club, el Chelsea ha ganado tres títulos de la Liga Premier y tres Copas de Inglaterra. Los "Blues" jugaron además en 2008 la final de la Liga Campeones, cayendo en la definición por penales ante el United.

En los últimos dos años, el gran gasto de Abramovich se ha visto ensombrecido por el dueño del City, el jeque Mansour bin Zayed Al Nahyan, medio hermano del gobernante de Abu Dabi

Mansour ha gastado más de 600 millones de libras esterlinas desde que adquirió el club en 2009. Resultados: el City ganó la temporada pasada la Copa FA, su primer título desde 1976.

En el papel, la nueva normativa afectará a algunos clubes y obligará a sus acaudalados dueños a dejar de inyectar dinero y confiar en las utilidades de su institución.

Sin embargo, algunos expertos dicen que los dueños podrían pasar por alto la normativa inyectando dinero en efectivo en un club y declararlo como ingreso. Una forma de hacerlo sería a través de acuerdos de patrocinio inflados.

"En teoría, el dueño de un club podría obtener una 'empresa amiga' que pague más de la cuenta, ya sea para publicitar la camiseta o por los derechos del nombre del estadio, lo que les permitiría aumentar enormemente sus ingresos", dice Patey de Ernst & Young.

Antes de que la normativa entre en vigor, los clubes de la Liga Premier inglesa han puesto sus ojos en el City, que reportó una pérdida de 123 millones de libras el año pasado.

El City acordó recientemente un contrato de 10 años por 400 millones de libras esterlinas con Etihad Airways, una firma en la que tiene participación el Gobierno de Abu Dabi y que fue fundada por el medio hermano del jeque Mansour.

El estadio del City pasará a denominarse Etihad Stadium. La firma además será publicitada en un nuevo centro de entrenamiento y con un nuevo acuerdo de patrocinio.

El acuerdo, que el City calificó como un "cambio en el fútbol", es el mayor contrato de la historia relativo al nombre de un estadio, superando los 360 millones de libras esterlinas que Citigroup pagó para poner su nombre en el estadio de los Mets de Nueva York, de la liga de béisbol de Estados Unidos.

Pero considerando que el City ha luchado por mantenerse en la primera división inglesa en la última década, cabe preguntar si el contrato de patrocinio se ajusta a la realidad.

Arsene Wenger, técnico del Arsenal inglés, que en 2004 logró un acuerdo de patrocinio por el nombre de su estadio y publicidad en su camiseta por 90 libras millones de euros por más de 15 años con Emirates Airline, respondió con sarcasmo diciendo que el club "hizo un mal negocio".

En declaraciones a Reuters desde una gira de pretemporada en Noruega, el director comercial del Liverpool, Ian Ayre, dijo que era importante que la UEFA aplicara los criterios del FFP de forma rigurosa a todos los clubes.

"Va a ser potencialmente devastador para los clubes que se encuentran en orden si los demás se aprovechan de esto (del FFP) y se les permite hacerlo", dijo. "Eso crearía un campo muy desigual y sería un desastre para todos", agregó.

En el City se negaron a comentar las críticas al acuerdo, pero su director ejecutivo, Garry Cook, dijo que el club ha sostenido conversaciones con la UEFA sobre el tema.

"Hemos tenido varias reuniones con la UEFA sobre nuestros planes y ellos apoyan la ambición del City", dijo Cook en una conferencia de prensa para anunciar el acuerdo de Etihad.

¿Valor de marca global?

Infantino, quien anteriormente trabajó como asesor de la liga italiana y la española, insiste en que la norma será aplicable en todo el mundo.

"El tren ha salido de la estación y no se detiene", dice sentado en una sala de conferencias con vistas al lago Ginebra. "Tenemos reglas y las aplicamos a todos de la misma manera. Los clubes saben lo que tienen que hacer", agregó.

La UEFA ha dicho que está investigando el acuerdo de patrocinio del City con Etihad para decidir si se ha inflado artificialmente. Los resultados serán evaluados por el panel de control financiero del organismo, integrado por contadores, auditores y abogados.

"Si te digo que el patrocinio de la camiseta del Wigan es 10 veces superior que el de la camiseta del Manchester United, entonces creo que incluso una persona que no sea experta podría decir: 'No me digas tonterías'", dice Infantino.

Un acuerdo de patrocinio falso sería analizado y no sería aceptado por el grupo. "Para prevenir la manipulación de las reglas, la UEFA estudiará la conexión de un inversor con un club, mientras que las transacciones entre el club y el patrocinador se compararán con un mercado más amplio", agregó.

Pero los abogados creen que hay áreas no estipuladas.

"Si una empresa dice 'estamos realmente intentando construir una marca global, éste es un club global y creemos que esto es lo que vale este acuerdo', se hace muy difícil para la UEFA", comenta Daniel Hall, un socio de la firma mundial de abogados Eversheds.

"Es algo que está muy abierto a la subjetividad y es ahí donde puede haber controversias de orden jurídico", añade.

Incluso algunas reglas tienen margen de flexibilidad, por lo menos a simple vista.

Aunque los clubes tengan la intención de asegurar que serán solventes económicamente, se les permitirá una "desviación aceptable" de 45 millones de euros en los primeros años. Esta cifra descenderá a 30 millones de euros en tres años antes de que un comité de la UEFA decida sobre reducciones adicionales.

En otro indicio de que la UEFA será flexible, Infantino sugiere que el dinero garantizado por los patrocinadores debe ser mayor que la preocupación sobre el valor de mercado.

"Desde el punto de vista pragmático, aún así es mejor tener un contrato de patrocinio con una cantidad comprometida, incluso si es muy alta", dijo días antes del acuerdo del City.

"Al menos es un contrato (...) Usted recibirá el dinero y la situación financiera será más segura de lo que es actualmente, donde sólo se tiene un préstamo de parte de un propietario o una promesa", agregó.

TV, estadios e hinchas

Por el momento, los derechos de televisión son la mayor fuente de ingresos para la mayoría de los clubes más importantes del mundo.

Esto se da especialmente en España, donde dos de los clubes más ricos de Europa -Real Madrid y Barcelona- son capaces de vender sus derechos de transmisión de forma individual, a diferencia de lo que pasa en la Liga Premier inglesa y en la mayoría de las ligas europeas, donde los derechos se venden en conjunto y los ingresos son repartidos.

Barcelona y Real Madrid ganan unos 150 millones de euros al año por concepto de televisión, muy por encima de los 60 millones libras esterlinas que obtuvo en 2011 el Manchester United, campeón del fútbol inglés la temporada pasada.

La regla de Juego Limpio Financiero intenta presionar a los clubes a buscar otras formas de ampliar sus fuentes de ingresos. Las nuevas reglas no consideran el gasto en mejoras de infraestructura, por ejemplo.

Esto debería animar a los propietarios a imitar lo hecho por el Bayern Munich alemán, que se trasladó en 2005 al estadio Allianz Arena, con capacidad para 69,000 espectadores, y ahora es el cuarto club más rico de Europa con una facturación de 323 millones de euros en 2010.

El Bayern Munich recibe 67 millones de euros al año por venta de entradas. Compare eso con los del AC Milan y el Inter de Milán, que comparten el estadio San Siro, un recinto construido en 1925 y que tiene una capacidad de 85,000 espectadores. Ellos generan casi la mitad de los ingresos.

La Federación Alemana de Fútbol exige a sus clubes tener una comunidad de hinchas que controlen el 50% más uno de las acciones para evitar la inestabilidad financiera y el gasto excesivo que a veces llega con los propietarios ricos.

"No necesitamos hacer nada para prepararnos para estas reglas, puesto que ya cumplimos con los criterios", dice Hans-Joachim Watzke, director ejecutivo del actual campeón de la Bundesliga, el Borussia Dortmund. "Hemos tenido resultados positivos y logramos reducir la deuda durante años", agregó.

Los clubes también están buscando hacer más para desarrollar sus marcas a nivel mundial. El director ejecutivo del Chelsea, Ron Gourlay, dijo a Reuters que el club quería ganar más dinero en el extranjero.

"La oportunidad que tenemos es mucho mayor por nuestros patrocinadores. Ahí es donde expandimos la marca en Estados Unidos y en el mercado de Asia. Tenemos que abarcar el mercado tanto como sea posible", dijo Gourlay en junio en Asia.

¿Cuánto?

Por supuesto, la mejor forma que tienen los clubes de equilibrar sus cuentas es reduciendo los salarios de los futbolistas, que representan alrededor de dos terceras partes del gasto total de los clubes más grandes de Europa.

El Barcelona realizó el mayor gasto en salarios de todos los clubes europeos con 235 millones de euros por temporada en 2009-2010, de acuerdo con un informe de la Universidad de Barcelona titulado "El fútbol español, en plena crisis".

Sin embargo, gracias a su lucrativo acuerdo de televisión, la proporción de sus ingresos destinado a los salarios de los jugadores fue relativamente bajo, con un 59%.

Por el contrario, los clubes que tienen el apoyo de benefactores a veces terminan pagando más en sus jugadores que su volumen de negocios total. El Manchester City gastó 107% de los ingresos en los salarios la pasada temporada, mientras que el Inter de Milán desembolsó un 104%.

Para alentar a los clubes a frenar el crecimiento salarial y formar más talentos en lugar de comprar caro, todo el gasto en el fútbol joven estará exento de las nuevas reglas.

Los rumores que hablan de la formación de una liga disidente, que estaría integrada por grandes clubes descontentos con la forma en que el fútbol se está desarrollando, volvieron a relucir el mes pasado.

Sin embargo, el presidente ejecutivo del Arsenal, Ivan Gazidis, descartó esta idea. "Hay un sentimiento a favor de este reglamento, por lo que no veo una amenaza creíble en este sentido", comentó.

Sin embargo, a medida que se concreten las nuevas reglas, las tensiones entre la UEFA y los clubes más importantes podrían aumentar. Mucho dependerá del éxito que tenga el organismo al momento de implementar el reglamento.

"Creo que la UEFA perderá reputación por generaciones si no hace cumplir estas reglas", dice Patey, de Ernst & Young.

En tanto, Infantino sostiene que el asunto es simple: en algún punto la racionalidad tiene que llegar al fútbol.

"El fútbol es algo irracional. Los empresarios que están involucrados en el fútbol son empresarios muy sólidos. Pero en el fútbol a veces parece que se vuelven locos. Tenemos que llevar un poco de racionalidad de nuevo", concluyó.

 

Ahora ve
Los campos eólicos en La Ventosa, Oaxaca, dividen opiniones
No te pierdas
×