CEO de Gibson defiende sus guitarras

La empresa fabricante de los famosos equipos Les Paul está bajo investigación del Gobierno de EU; las plantas de Gibson Guitar han sido allanadas en busca de violaciones a la importación de madera.
ceo de gibson guitar  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Les Christie
NUEVA YORK -

El presidente ejecutivo de Gibson Guitar, Henry Juszkiewicz, está echando humo. Desde su punto de vista, su compañía, fabricante de las icónicas guitarras eléctricas Les Paul y Firebird X, está siendo injustamente atacada por el Gobierno federal estadounidense.

El 24 de agosto, agentes armados del Servicio de Pesca y Vida Silvestre estadounidense allanaron dos de las instalaciones de producción de Gibson en Tennessee y en su sede en Nashville.

Los agentes confiscaron cerca de un millón de dólares en una rara madera de ébano de la India, así como guitarras terminadas y datos electrónicos, de acuerdo con Juszkiewicz. Fue la segunda vez en dos años que las fábricas de Gibson han sufrido una redada federal a causa de las maderas poco comunes que utiliza para producir sus guitarras.

"Fue una pesadilla", dijo el CEO de la firma. "Había personas sentadas allí haciendo guitarras. No teníamos armas".

Dado que la empresa ya estaba lidiando con el Gobierno por una investigación anterior, Juszkiewicz dice que el Gobierno federal debería haber trabajado con la compañía para asegurarse de que sus procedimientos cumplían con lo acordado. La empresa siempre ha hecho un esfuerzo de buena fe para cumplir con la ley, dijo.

Pero ahora el presidente ejecutivo de Gibson no se siente tan cooperativo.

La última incursión gira en torno a una cuestión comercial. La madera fue supuestamente exportada ilegalmente, ya que carecía de acabados y era demasiado gruesa para ser un laminado, que es la única madera que India permite enviar sin acabados, de acuerdo con una declaración del Departamento de Justicia.

La causa por la que el Gobierno estadounidense esté vigilando una ley de comercio de la India puede explicarse en una legislación de un siglo de antigüedad llamada Ley Lacey, que obliga a las empresas estadounidenses a respetar las leyes de comercio de países extranjeros en materia de partes animales, así como plantas y productos derivados de éstas, incluida la madera, que fue añadida a la Ley hace tres años.

Sin embargo, Juszkiewicz insiste en que la madera es legal bajo la ley india porque es un producto terminado: un diapasón que se inserta en el cuello de la guitarra. Dijo que tiene cartas del Gobierno indio para probarlo.

La empresa no ha sido acusada de ningún delito, pero su CEO dijo que le advirtieron que si la empresa vende o envía madera india o guitarras acabadas que contengan ese material, podría ser acusada de violaciones adicionales a la Ley Lacey, y también de obstrucción de la justicia. Como resultado, todas sus operaciones podrían ser cerradas, dijo.

El Departamento de Justicia dijo que no podía comentar acerca de la investigación en curso.

Si Gibson cerrara sus fábricas de Tennessee, dejaría a más de 700 personas sin trabajo. Y Juszkiewicz no hará nada de eso. Mantiene las fábricas funcionando y dijo al Departamento de Justicia que asumirá la responsabilidad por cualquier asunto legal. Si alguien va a ser detenido, será él, dijo.

"No hemos podido fabricar algunos productos, pero no voy a despedir gente", dijo.

Juszkiewicz está ansioso por demostrar su caso en la corte, pero no confía mucho en recibir esa oportunidad. "El problema es que no tenemos recursos", dijo. "Estos chicos nos han investigado desde hace dos años. En dos ocasiones, vinieron y cerraron el lugar".

La empresa todavía está esperando el fallo del caso anterior, que involucra a maderas preciosas de Madagascar, confiscadas en las fábricas de Gibson en 2009. Mientras tanto, el presidente ejecutivo no ha podido conseguir que le sean devueltas la madera o algunas de las guitarras que le fueron confiscadas.

Ya que la compañía no ha tenido grandes avances en los tribunales, ha llevado su caso a las masas.

Juszkiewicz y su empresa han reunido un ejército virtual en la web, animando a la gente en Facebook y Twitter a escribir a sus representantes en el Congreso y exigir acciones. La empresa incluso lanzó una campaña en Twitter bajo el hashtag #ThisWillNotStand.

"¿Por qué el gran Gobierno gasta nuestro dinero en dañar a ciudadanos ordinarios y empresas pequeñas?", tuiteó Juszkiewicz el viernes pasado.

Los fanáticos de las célebres guitarras están enojados, no sólo porque su producción está en riesgo, sino porque conforme a la Ley Lacey, cualquier persona que posea o venda una guitarra Gibson también podría ser arrestada por obstrucción a la justicia.

Por su parte, el Departamento de Justicia estadounidense dijo que en estos casos, por lo general, sólo persigue a los minoristas o fabricantes que conscientemente realizan la venta de un número importante de instrumentos, no a los individuos.

Quizás involuntariamente, Gibson también ha logrado el apoyo de activistas del Partido del Té, y de políticos conservadores que ven la incursión como evidencia de que el Gobierno del presidente Barack Obama está destruyendo empleos en Estados Unidos.

Sin embargo, Juszkiewicz dice que no cree que el ataque se trate de política. Dice que simplemente está desconcertado y frustrado con todo el asunto.

"No tiene sentido político", dijo. "Gibson cree que es inocente de cualquier delito. Vamos a luchar agresivamente para probar nuestra inocencia".

Ahora ve
Frente a los miembros de su iglesia, esta niña reveló que es lesbiana
No te pierdas
ç
×