Autos híbridos llegaron para quedarse

Tras la aplicación de medidas contra cambios climáticos, las automotrices apuestan por estos coches; Toyota y Porsche lanzaron dos modelos que ayudan a economizar el uso de combustible.
autos hibridos  (Foto: Cortesía Fortune)

La próxima celebración del descubrimiento de América -el 12 de octubre- debe servir como recordatorio de que los que rechazan la abrumadora evidencia científica, a menudo tienen que comerse sus palabras.

Ya sea que se trate de miembros de la Flat Earth Society o de aquellos que niegan la ciencia del cambio climático, nunca hay escasez de opositores que dicen 'no' al progreso, justo antes de que se demuestre que están rotundamente equivocados.

Esos pensamientos se me ocurrieron hace poco cuando tuve la oportunidad de correr algunos cientos de kilómetros tras el volante de un par de autos nuevos en los extremos opuestos del espectro de precios y rendimiento, ambos híbridos: un Porsche y un Prius.

Se ha escrito mucho últimamente acerca del futuro de los coches híbridos. "Demasiado caros", dicen los críticos. "Debido a que los compradores creen que nunca van a recuperar sus adicionales costos iniciales con los ahorros de un consumo por kilometraje mejorado, los híbridos seguirán siendo un nicho especializado".

Me recuerdan a las mismas personas que hace unos años no veían ningún futuro para los sistemas de navegación porque "2,000 dólares es demasiado dinero para pagar por un mapa electrónico". Hoy, sistemas genéricos muy competentes están disponibles por una décima parte de ese precio, y los sistemas de navegación se han vuelto tan esenciales como la dirección hidráulica y los frenos ABS.

Aquellos que niegan la eficacia de los híbridos debido a los problemas en las ventas a corto plazo, pasan por alto algunas tendencias evidentes a largo plazo:

  • Hasta la fecha sólo un fabricante (Toyota) ha dado un importante impulso a los híbridos al crear un estilo de carrocería y una marca independientes. No es coincidencia que el Toyota Prius represente casi la mitad de todas las ventas de híbridos.
  • Los fabricantes de automóviles que habían hecho grandes inversiones en otras tecnologías -como el diesel- están montándose en la tecnología híbrida de manera creciente. Cuando fabricantes alemanes de lujo como Mercedes-Benz, Audi y Porsche sigan el ejemplo de Toyota, sabrás que lo están haciendo por necesidad, no por compañerismo.
  • La mayoría de los fabricantes no tienen otra opción que construir más híbridos. No pueden cumplir las rígidas normas federales estadounidenses para los estándares de consumo por kilometraje sólo con tecnología convencional.
  • El precio de la gasolina seguirá subiendo. Podemos o no estar acercándonos a un pico en el petróleo, pero la economía de los recursos limitados es ineludible.

Todos esos pensamientos pasaban por mi mente cuando vi dos vehículos estacionados lado a lado en mi camino: el híbrido Porsche Cayenne S y el Prius Plug-in.

El Cayenne no es la idea general de un transporte que sea ecológicamente o económicamente sensible. Mi vehículo de prueba color azul oscuro metálico pesaba cerca de dos toneladas y media, llegaba a 96.5 kilómetros por hora en 6.1 segundos, y costaba 86,510 dólares. Eso no va a ganarle muchos puntos ante los ojos del Sierra Club.

Porsche tampoco está haciendo alarde precisamente de su responsabilidad ecológica. A excepción de una leyenda discreta de 'híbrido' en la salpicadera, el Cayenne es idéntico en apariencia a sus pares que funcionan sólo con gasolina.

Pero eso no debe disminuir el importante logro tecnológico que representa. El Cayenne S SUV híbrido pesa casi 181 kilogramos más que el S estándar, sin embargo, ofrece un consumo de gasolina por kilometraje en la ciudad mejor en un 25%: de 11.7 litros por cada 100 kilómetros frente a 14.7 litros por cada 100. Y el alza de precio sobre el estándar S es de sólo 4,000 dólares.

Lo mejor de todo, el híbrido se maneja como un Porsche: poder perfecto, amarre al pavimento, y endemoniadamente rápido. "Hazlo por menos" es el lema híbrido de Porsche, y ciertamente se aplica al Cayenne.

El Prius Plug-in híbrido hace una declaración totalmente diferente pero igualmente atractiva.

Al colocar una avanzada batería de litio-ion de 79 kilogramos en vez del set estándar de níquel e hidruro metálico, y agregar un puerto de carga de batería externo en la salpicadera trasera derecha, Toyota ha creado un Prius que recorre 19 kilómetros con una carga eléctrica, además de que tiene un consumo de kilometraje de 4.8 litros por cada 100 kilómetros, mejor que el de un híbrido normal.

La recarga es un asunto fácil. El Prius Plug-in viene con un ligero cable cargador de batería de 7.3 metros de largo. Un extremo va en el puerto de la defensa, y el otro en una toma de corriente estándar de 120 voltios, y en tres horas, está cargado y listo para funcionar. Aquellos que realizan un viaje corto al día con instalaciones de conexión en ambos destinos pueden hacer un ahorro significativo en su consumo de gasolina.

El Prius Plug-in se maneja como el Prius estándar, es decir, de manera adecuada. El peso añadido de las nuevas baterías disminuye el tiempo que tarda en pasar de 0 a 96.5 kilómetros por hora a 11.3 segundos desde 9.8 segundos. Los frenos regenerativos todavía se sienten torpes, y la posición de manejo y el diseño de la cabina todavía tienen un aire austero.

Al igual que con el Cayenne, la compensación por comprar el Prius viene en forma de recompensas psicológicas, no monetarias. A un precio de 32,000 dólares, el Plug-in significa una dura prima de precio sobre el Prius estándar, aunque el dolor puede ser disminuido por un crédito fiscal federal de 2,500 dólares.

Pero también ofrece placeres en el manejo. La transición de la energía eléctrica es perfecta, y existe la satisfacción que ver un ahorro de gasolina de dos dígitos altos mientras realizas los mandados por la ciudad. Y nunca te preocuparás por su falta de autonomía.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Prever las ventas de vehículos eléctricos es notablemente difícil. Últimamente se ha hecho aún más difícil debido a las fluctuaciones en el precio de la gasolina y a las interrupciones de producción en Japón provocadas por el terremoto y el tsunami. Sin embargo, Toyota cree que el Prius se venderá más que el Camry para 2020, y que las ventas de híbridos representarán alrededor de una cuarta parte de todas las ventas de Toyota.

Debido a que Toyota no se ha equivocado en muchas cosas relacionadas con híbridos desde que presentó el Prius hace 11 años, otros fabricantes sabiamente tomarán nota; y puede que los pesimistas deseen cesar sus ataques.

Ahora ve
Estos cinco escenarios marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×