¿Compromiso con la gente o publicidad?

La responsabilidad social de las empresas responde a su contexto político, dice Alejandro Guerrero; el experto asegura que en México faltan políticas que regulen estas iniciativas.
fabrica trabajadores  (Foto: Thinkstock)

El tema de la Responsabilidad Social de la Empresa (RSE) ha emergido con enorme fuerza en los últimos años en la agenda empresarial global, pero también en la agenda política y social de diversos países en el mundo.

Algunos autores señalan con insistencia que "no puede haber un planteamiento serio de la Responsabilidad Social Empresarial en una sociedad, si no se vincula a una visión de empresa y a una visión de país". "Si no se hace así", señalan los expertos en el tema, "existe el peligro de que la RSE se convierta en una auténtica burbuja especulativa, en una especulación retórica, ideológica y publicitaria".

En el mundo globalizado de hoy, ya no sólo compiten los productos y servicios, sino también los modelos de empresa, de gestión, y desde luego, los modelos de país. Basta ver a los BRICS como ejemplos de economías emergentes que han asumido con éxito una transformación económica y social.

En Estados Unidos -nuestro principal socio comercial- los temas referentes a responsabilidad social corporativa ponen el acento en la gestión de la relación de las empresas con los stakeholders o grupos de interés, en el establecimiento de relaciones positivas de las compañías con la comunidad y con la sociedad.

Por otro lado, en la Eurozona la RSE tiende a vincularse cada vez más a una visión de conjunto de la empresa, con una mayor atención a todos los procesos en los que se involucra y una mayor sensibilidad hacia el contexto político y social en el que actúa.

En América Latina -aunque hay países con avances importantes en el tema como Argentina, Brasil, Costa Rica y Chile- la Responsabilidad Social de la Empresa se encuentra en una etapa incipiente, y aún en nuestros días se le considera un tema novedoso, pero imprescindible en la actuación cotidiana de empresas e individuos por los enormes desafíos sociales que encara la región.

Cada vez son más las voces que sugieren adoptar un genuino compromiso social en el espacio público y privado por parte de las empresas, la sociedad, y sobre todo, los gobiernos.

En esta tesitura, México no puede quedarse rezagado. Los desafíos que encara la nación exigen instrumentar políticas públicas que incentiven medidas de responsabilidad social empresarial en el país; porque no puede haber empresas exitosas en países que se ven afectados en sus recursos naturales y fracturados en su estructura social, como tampoco debe haber países exitosos sin empresas modernas, que cuenten con una estructura de Gobierno corporativo sólida, que estén pendientes del desarrollo de sus colaboradores y preocupadas por la comunidad en la que operan.

Es decir, empresa, sociedad y Gobierno deben ir de la mano en esta iniciativa. Es tiempo de plantearnos las siguientes preguntas: ¿Qué políticas debe adoptar el Gobierno de México en relación con la Responsabilidad Social de la Empresa? ; ¿Qué políticas públicas necesitamos en nuestro país para desarrollar y difundir los beneficios para todos de la RSE? ; ¿Qué hacer para que la RSE en México sea una política de Estado que promueva la competitividad, la inversión, el empleo digno, el desarrollo sustentable, la mercadotecnia responsable y la sana competencia?

En el desarrollo de políticas públicas sobre Responsabilidad Social Empresarial es muy relevante el contexto social, cultural y político de cada país. En esta tesitura, los países definen la RSE según su contexto económico y su tradición histórica. Por lo tanto, la elaboración y el diseño de una postura sobre RSE no son sólo una cuestión conceptual sino una opción política.

Hoy vemos que en México es posible que los actores políticos se pongan de acuerdo en temas sustantivos. Resulta necesario que se establezca una estrategia gubernamental para impulsar políticas públicas de Responsabilidad Social Empresarial; de esta forma se estará dando respuesta al nuevo papel que debe desempeñar la empresa mexicana en el actual contexto económico mundial -turbulento e impredecible-, así como a los retos sociales y medioambientales que el país está encarando. El tiempo apremia.

* Alejandro Guerrero Monroy es Investigador del Centro IDEARSE para la Responsabilidad y Sustentabilidad de la Empresa  de la Universidad Anáhuac México Norte

Ahora ve
Esto es lo que debes saber de la devoción a la Virgen de Guadalupe
No te pierdas
×