Desempeño: el ‘foco’ de las automotrices

Ford, Chrysler y GM están implementando un modelo de reparto de utilidades basado en el rendimiento; este sistema recompensa a los empleados que se esfuerzan y ayuda a la productividad de las...
taller automotriz  (Foto: Cortesía Fortune)

Lo brillante del primer Modelo-T de Ford era que optimizaba un proceso muy complejo: los trabajadores podían hacer cada una de las partes de forma aislada, y después un grupo específico de empleados unía esas partes para fabricar un auto.

Más de un siglo después, esa mentalidad de línea de montaje es discutible. La fabricación de automóviles, al igual que otros procesos de manufactura modernos, se ha convertido en un proceso integrado en el que diferentes departamentos trabajan juntos, mucho antes de la fase final, para formar un producto. Las automotrices que desean ofrecer un incentivo para que los empleados produzcan más autos de alta calidad a un ritmo veloz necesitan enmarcar el trabajo como un esfuerzo colectivo. Una forma de hacerlo es adoptar un modelo de pago por rendimiento.

La semana pasada, General Motors (GM) anunció que comenzaría a compartir sus ganancias con los trabajadores por hora, como parte de un acuerdo más amplio que la empresa firmó con el sindicato United Auto Workers (UAW).

Esta semana, el UAW está terminando las negociaciones con Chrysler. Por su parte, Ford, que firmó un acuerdo tentativo con el sindicato el pasado martes, ya compartió las utilidades con sus trabajadores por hora cuando les dio 5,000 dólares después de anunciar en enero su ingreso neto del 2010. Chrysler inició un plan de reparto de utilidades en 1985, pero dejó de hacer los pagos en 2006. La compañía está negociando con el UAW, y debe llegar a un convenio de pago en las próximas semanas.

El UAW y las Tres Grandes (Ford, GM y Chrysler) están tratando de crear los empleos de fabricación de automóviles en Estados Unidos que permitan a las automotrices obtener beneficios, a pesar del menor costo de fabricación en muchos otros países. Hasta ahora, Ford y GM han tratado de lograr ese equilibrio mediante la creación de más empleos de nivel inicial para trabajadores estadounidenses con sueldos iniciales más bajos. Ambas compañías han indicado que incluirán bonificaciones y planes de reparto de utilidades para estos trabajadores.

Muchos tipos de empresas distintas utilizan un modelo de pago por desempeño -piensa en un ejecutivo de ventas que gana por comisiones-, pero los beneficios de un reparto de utilidades en las firmas automotrices representan un profundo cambio en la industria manufacturera. La fabricación moderna está orientada al trabajo en equipo, dice Jim Kochanski, vicepresidente senior de la firma de consultoría Sibson. "Una persona que trabaja más rápido en la línea no acelera más la línea", dice, y los incentivos financieros exitosos deben reflejar eso.

Los fabricantes, en general, están preparados para este sistema de compensación ya que pueden utilizar métricas de rendimiento muy específicas: producir más unidades en menos tiempo por menos dinero indica resultados empresariales positivos.

La falta de este tipo de métricas puede hacer que el modelo sea controvertido. Por ejemplo, muchos estados de Estados Unidos están considerando la introducción pagos basados en el rendimiento para los profesores. Estas propuestas han recibido comentarios mixtos, ya que un mejor desempeño de los estudiantes puede ser difícil de cuantificar.

Pero los gobiernos y las empresas están buscando modelos de pago por rendimiento porque están escasos de efectivo. Especialmente en tiempos económicos difíciles, las empresas deben asegurarse de recompensar a los empleados de alto rendimiento y de alguna manera impulsar a su fuerza de trabajo para que produzca ganancias.

"La gente está viendo los salarios de una manera en que no lo hacía antes", dice Myrna Hellerman, quien también es vicepresidenta senior de Sibson. "Creo que la gestión tiene que estar más comprometida en el proceso de pago de lo que estaba antes de la crisis".

Las empresas también necesitan comunicar estas nuevas metas claramente a sus empleados. Eso es algo que realmente ha mejorado en general desde la recesión, dice Hellerman.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La necesidad de un proceso de compensación claro condujo al reciente cambio en General Motors. "Uno de los objetivos de GM era desarrollar una fórmula de reparto de utilidades que fuera simple y transparente, y que ayudara a los empleados a entender cómo pueden contribuir al éxito de la empresa todos los días", dice Kim Carpenter, directora de comunicación laboral y de manufactura de GM.

La compañía está ligando los pagos a los empleados por hora a las ganancias de toda la empresa antes de ingresos e impuestos, una cifra a disposición del público. En otras palabras, el mundo puede ver los ingresos de GM y los pagos resultantes. De esta manera, bajo circunstancias ideales, los trabajadores automotrices pueden compartir un objetivo común de ganar y, a mayor escala, ayudar a su empleador a permanecer en el negocio.

Ahora ve
Los bomberos rescatan a un perro atrapado en un arroyo congelado
No te pierdas
×