Telefónicas de EU revelan tus secretos

AT&T, Sprint y Verizon, entre otras, venden a firmas los datos personales extraídos de sus clientes; aunque es una práctica ‘antigua’, el auge de los ‘smartphones’ les permitió explotar más el...
smartphone  (Foto: Cortesía CNNMoney)
David Goldman
NUEVA YORK -

Tu compañía de telefonía inalámbrica sabe dónde vives, qué sitios visitas en Internet, qué aplicaciones descargas, qué videos te gusta ver e incluso cuál es tu ubicación geográfica. Hoy, algunas de esas compañías comienzan a vender esa valiosa información al mejor postor. 

A mediados de octubre, la operadora Verizon Wireless modificó su política de privacidad para autorizar que la empresa registre los datos de localización de un cliente, su historial de navegación en la red, así como combinar eso con otra información personal como la edad y el género, agregarla a los datos de otros millones de clientes y venderla, aunque sobre una base anónima.

Ese tipo de información podría ser muy útil -y lucrativa- para terceros. Por ejemplo, si el dueño de un pequeño negocio quisiera buscar el mejor lugar para abrir una tienda de mascotas, podría comprarle a Verizon un reporte de marketing sobre una zona determinada. El reporte tal vez muestre qué calles tienen más tráfico vehicular o peatonal de personas que, según revela su historial de navegación web, poseen mascotas.

Verizon es el primer proveedor de telefonía celular en confirmar públicamente que está vendiendo directamente a empresas la información extraída de sus clientes. Pero seguramente no es la única que usa los datos de sus suscriptores para ganar un dinero extra.

Las cuatro operadoras nacionales en Estados Unidos usan información agregada de sus clientes para ayudar a terceros a dirigir publicidad personalizada a sus suscriptores. AT&T, Sprint y T-Mobile insisten que los datos del cliente nunca son entregados a terceros; no obstante, todos hacen dinero con ello. 

El programa AdWorks de AT&T, por ejemplo, promociona su base de clientes entre los anunciantes. En la página de AdWorks, la compañía ofrece su capacidad para "llegar a segmentos específicos de audiencia basándonos en demografía agregada y anónima". Luego muestra cupones cuidadosamente diseñados, anuncios in-app y publicidad web.

Sprint, al igual que Verizon, registra los sitios web que visita un usuario con su dispositivo móvil así como las aplicaciones que usa, admite Jason Gertzen, portavoz de la compañía. Sprint usa estos datos para ayudar a terceros a dirigir publicidad a los clientes. Verizon no va tan lejos; la operadora permite a los anunciantes dirigir mensajes personalizados a los teléfonos celulares de los suscriptores de Verizon, pero no proporciona el historial de navegación del cliente o sus datos geográficos. Verizon recurre a otra información personal, como detalles demográficos y direcciones postales.  

T-Mobile, por su parte, declinó especificar qué tipo de información comparte o vende, y recomendó a CNNMoney consultar su política de privacidad. Los términos de su política sugieren que la compañía no divulga información de los clientes, pero una vocera de T-Mobile admitió que la compañía "recolecta información de los sitios web visitados por los clientes y su ubicación geográfica", y que "puede usar esa información bajo una forma agregada y anónima para mejorar nuestros servicios".

Vender la información de los clientes es una práctica antigua, y no es exclusiva de la industria de los servicios inalámbricos. De acuerdo con Brian Kennis, ingeniero que desarrolló el servidor de anuncios de DoubleClick, las compañías inalámbricas llevan más de una década compartiendo los datos de localización de los usuarios con terceras partes. Sin embargo, el auge de los smartphones les ha dado a las proveedoras de telefonía móvil un tesoro de datos comercializables: esos dispositivos son aparatos ultra-personalizados que "saben" más de sus dueños que cualquier otro producto en el mercado. 

Así, los proveedores de servicios inalámbricos están aprovechando esa mina de oro. 

"Al final, hemos llegado al punto en donde los clientes son los productos que estas compañías están vendiendo. Están creando un campo de juegos para atraer gente y luego vendérsela a los anunciantes. La gente es su nuevo negocio", explica Nasir Memon, profesor de informática en el Instituto Politécnico de la Universidad de Nueva York. 

Y hay mucho dinero en el mercado de la publicidad local. Un estudio de BIA/Kelsey publicado el pasado marzo predice que los ingresos derivados de la publicidad local en Internet en Estados Unidos ascenderán a 42,500 millones de dólares anuales en el 2015. 

Google y Facebook pugnan por lograr que los negocios locales contraten sus nuevos servicios, como Facebook Places, Google Wallet y Google Places. Pero las operadoras de servicios inalámbricos, con el arsenal de datos de usuarios de smartphones, están bien posicionadas para competir también. 

"Verizon reveló la estrategia de la industria. Este es sólo el comienzo; con las tecnologías NFC (para pagos móviles) y GPS, hay una nueva ‘fiebre del oro' digital aquí, y las compañías inalámbricas quieren cosechar los tremendos beneficios financieros que vendrán al dominar un mercado publicitario local", sostiene Jeff Chester, director del Center for Digital Democracy.

Chester señala que Verizon fue la primera en admitir que vende los datos del cliente para propósitos publicitarios y de desarrollo comercial, pero cree que todos los jugadores de la industria usan la información de los suscriptores para ese fin.  "Todos lo hacen. Todos están conscientes de que el gran crecimiento en la economía digital está en los servicios móviles y de geolocalización", agrega.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Verizon, por su parte, ha sido muy aplaudida por los grupos defensores de la privacidad por ser transparente sobre su actividad y ofrecer a los usuarios una opción de exclusión si no desean que sus datos sean compartidos. No obstante, a esos grupos les preocupa la dirección que están tomando las compañías inalámbricas. 

"Las páginas web que visitamos, las búsquedas que hacemos, son lo más cercano a nuestros pensamientos, la información más privada de todas, y puede ser grabada. Si Verizon triunfa, estoy seguro que otros le seguirán. Pese a todo el debate sobre la privacidad, las cosas están empeorando", advierte Kennish, quien encabeza Disconnect, una herramienta a favor de la privacidad en línea.   

Ahora ve
Pese a Trump, las personas transgénero podrán enlistarse en el ejército de EU
No te pierdas
×