Spotify y su lucha por ser rentable

Éste y otros servicios de transmisión de música no han conseguido ganancias en sus inicios; cuando lo logren, obtendrán mejores acuerdos con las firmas discográficas, según los expertos.
SPOTIFY  (Foto: AP)
JP Mangalindan

Desde el lanzamiento de Spotify en Suecia hace tres años, el servicio de streaming de música (transmisión en tiempo real) se ha convertido en un favorito de la industria, al popularizar el modelo de negocios 'todo lo que puedas escuchar'. Pero no todo ha ido viento en popa para el emprendimiento. Asegurar acuerdos de licencia con las cuatro grandes discográficas de Estados Unidos para su lanzamiento en ese país tomó más tiempo de lo esperado y, el mes pasado, alrededor de 200 sellos discográficos más pequeños del Reino Unido retiraron su contenido.

Ahora que Spotify está atrayendo a millones de nuevos usuarios, la pregunta es, ¿cómo lucirá su rentabilidad?

A principios de esta semana, el fundador de MP3.com, Michael Robertson, argumentó que Spotify y otros servicios similares están destinados a permanecer en números rojos para siempre. ¿Por qué? Afirmó que las economías unilaterales, donde todo el poder para negociar es ejercido por los sellos discográficos, condena a estos negocios. Si un servicio como Spotify no trabaja en conjunto con alguno de los cada vez más poderosos sellos, su capacidad para ofrecer contenido sufre. Si lo hace, puede quedar atascado en condiciones desfavorables, tales como una estructura de negocios donde el servicio otorga dinero por cualquier rubro que genere la mayoría del efectivo: ingresos por suscriptor, por pista reproducida o, simplemente, un porcentaje de las ventas totales de la compañía.

Así que, ¿están firmas como Spotify, Rdio, Mog, y Rhapsody realmente atrapadas en una situación sin ganancias? No necesariamente. El analista de Gartner, Michael Maguire, cree que es posible nivelar un poco la relación. "Creo que los servicios pueden empezar a lograr mejores condiciones con el tiempo, pero lo que van a tener que demostrar es su capacidad para ampliar sus audiencias y mantenerlas", dice.

Mientras tanto, los propios servicios argumentan que es demasiado pronto para llamarla una batalla perdida. "La industria musical está en constante evolución y no es nuevo escuchar escepticismo acerca de nuevos modelos de distribución de contenidos", dijo a Fortune el director de operaciones de Rdio, Carter Adamson. "Sería ingenuo suponer que la adopción generalizada ocurrirá de la noche a la mañana, pero lo que hemos visto es que los sellos invierten en este modelo debido a su innovación, excelente interfaz de usuario, y las capacidades de interfaz (API) y de plataforma cruzada".

La clave del éxito estará en elevar la visibilidad de la marca. Las cuatro empresas mencionadas recientemente firmaron asociaciones con Facebook, que temporalmente provocaron un alboroto sobre lo que la red social llama "intercambio sin fricción". Los usuarios que opten por permitirlo verán sus hábitos de escucha musical siendo difundidos en la red social. Fue una medida polémica que valió la pena para Spotify, ya que le consiguió 7 millones de nuevos usuarios registrados. Spotify no respondió a solicitudes de comentarios para este artículo.

Cualquier cuestión acerca de qué tan grandes podrían ser las eventuales ganancias no ha disminuido la competencia. Spotify ha anunciado recientemente que será compatible con aplicaciones de terceros, de igual manera que App Store de Apple y Android Market de Google. MOG está apostando por iniciativas como MOG Fusion, un programa destinado a introducir su servicio en electrónicos de consumo y automóviles. Rhapsody anunció una asociación con Metro PCS, donde los usuarios móviles pueden tener acceso a música ilimitada junto con servicios de voz, texto y web ilimitados.

Entre mayor y más popular sea un servicio, más influencia tendrá. Con 10 millones de usuarios a nivel mundial, y sólo 2.5 millones de los cuales paga por el servicio, Spotify tendrá que doblegarse ante las firmas discográficas por ahora, pero ¿qué pasa si en realidad llega a esas proyecciones internas de 50 millones de usuarios en Estados Unidos durante el primer año de operación en ese país?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De la misma manera en que Apple ha tenido que superar las críticas y probarse a sí misma cuando se abrió por primera vez a vender en tiendas físicas, Maguire cree que cuando un servicio de música tenga un importante crecimiento y cifras de retención que lo respalden -y por lo tanto, peso- los sellos discográficos serán más flexibles en la mesa de negociaciones. Maguire dice que será más pronto que tarde, ya que es probable que muchos de los acuerdos de los servicios con las firmas discográficas procedan a una renegociación a partir de mediados de 2012 y durante 2013.

Si un servicio como Spotify consigue eso, la pregunta no será si puede ser rentable, sino cuándo.

Ahora ve
El rescate de un ciervo de un lago congelado se vuelve viral
No te pierdas
×