Grupo México retoma su apuesta por Perú

El grupo elabora un nuevo estudio ambiental del proyecto Tía María, en el que invertirá 1,200 mdd; la minera mantiene un diálogo abierto con el Gobierno de Ollanta Humala y con comunidades locales.
Cobre  (Foto: Photos to Go)
Jesús Ugarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Contrario a lo anticipado en un principio por analistas y los mercados accionarios en general, la llegada de Ollanta Humala a la presidencia de Perú estuvo lejos de afectar los proyectos de las empresas del sector minero.

En lo particular, Grupo México mantiene un diálogo permanente y con las autoridades y comunidades de esa nación sudamericana, que le permitirán concretar el desarrollo de varios proyectos de largo plazo como las minas Tía María y Los Chancas con inversiones de más de 2,500 millones de dólares (mdd).

"Muchos tenían dudas sobre el arranque del nuevo Gobierno y las medidas que iba a tomar para el sector minero y para nosotros, pero vimos con mucha satisfacción los avances por mantener niveles de desarrollo similares a los del pasado con la estrategia específica que tiene el presidente Ollanta Humala", dijo Juan Rebolledo, vicepresidente de Relaciones Internacionales de la empresa.

La firma que preside Germán Larrea ha iniciado un nuevo estudio de impacto ambiental para el proyecto Tía María con los lineamientos de las autoridades locales. Rebolledo tiene confianza en que se obtendrán las autorizaciones correspondientes para desarrollar el megaproyecto cuya inversión será de alrededor de 1,200 mdd.

Una vez que obtenga el aval del Gobierno peruano, GMéxico hará los pedidos de la infraestructura necesaria (planta y equipos) para iniciar la construcción del desarrollo, el cual se estima empiece a operar en octubre de 2015 y llegue a generar 120,000 toneladas de cobre al año.

El 8 de abril de 2011, el Gobierno de Perú decidió no autorizar al conglomerado mexicano el proyecto de la nueva mina por supuestos impactos ecológicos negativos que implicaba y ante las protestas de un reducido grupo de opositores a las operaciones mineras. 

Tras ganar Ollanta Humala las elecciones presidenciales de Perú el 5 de junio de 2011, el precio de las acciones de GMéxico acumuló una pérdida de 10% en tan sólo dos días, por lo que el valor de mercado de la empresa en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se redujo en alrededor de 2,590 mdd en ese lapso.

Entre los inversionistas había el temor de que el político de izquierda cumpliera con sus promesas de campaña y modificara las leyes para impulsar la intervención del Estado en la economía, con lo que los segmentos de la población con menos recursos se beneficiarían del auge de las exportaciones mineras.

"Lo que se está buscando con el Gobierno de Perú es ir de la mano, además de empezar a explicar y convencer a los grupos (ambientalistas), la mayoría de proyectos no tienen por qué ser sucios, pueden ser limpios, hay la tecnología para hacerlo bien, no tiene por qué acabarse el agua, sino al contrario, conseguirla, ampliarla, generar acceso al agua para la población", dijo Rebolledo.

La compañía tiene confianza de que a largo plazo en Perú habrá un desarrollo económico importante y que la empresa mexicana va a tener una presencia fuerte, agregó.

Otro de los megaproyectos planeados por la compañía es el correspondiente a Los Chancas, el que implicará una inversión cercana a 1,300 mdd y se encuentra actualmente en la etapa de estudios de factibilidad. Se calcula que el yacimiento de cobre producirá 80,000 toneladas anuales y empezaría a funcionar en 2015.

"Tenemos varios proyectos mineros de más largo plazo en Perú, y están en desarrollo o espera, pero están perfectamente ubicados, como es el caso de Los Chancas; además tenemos las ampliaciones de las minas Cuajone y Toquepala", mencionó el ejecutivo de la minera mexicana.

En 2010 Southern Copper Corporation (SCC), subsidiaria peruana de GMéxico, reportó ventas y un flujo operativo (EBITDA por sus siglas en inglés) de 5,149 mdd y 2,907 mdd, respectivamente, que representaron 64% y 72%, en el mismo orden, de los de Grupo México. En 2011 GMéxico reportó resultados consolidados con aumentos de 25% en ingresos, 32% en el EBITDA y 50% en la utilidad neta.

Enfoque seguirá en Latinoamérica

Además de los de Perú, Grupo México mantiene proyectos de exploración en otros países de Sudamérica, incluidos Argentina, Ecuador y Chile. "La empresa no puede detenerse en seguir viendo lugares de desarrollo, aunque por ahora sólo tiene contemplado seguir en el continente americano (Estados Unidos y América Latina)", comentó el vicepresidente de Relaciones Internacionales de la empresa.

Para el directivo, GMéxico tiene muchas ventajas en desarrollar planes hacia los dos extremos del continente, sobre todo, América Latina. Primero por el tipo de calidad o riqueza de recursos, y segundo por las facilidades que representa manejar el mismo idioma y costumbres muy similares. "Irse a África es un problema y lo han vivido todos los grandes grupos mineros del mundo", consideró.

"Hay una reserva extraordinaria en Mongolia, pero es complicadísimo producir en ese país, no hay infraestructura y la única forma de sacar el producto es por China y hay que negociar todo, no es fácil", añadió Rebolledo.

Analistas de Monex Casa de Bolsa y Santander tienen una recomendación de compra en la acción de la compañía y un precio objetivo en ésta para finales de 2011 de 52 y 45 pesos, respectivamente.

"Mantenemos nuestra positiva visión en la acción (de Grupo México) ya que los precios promedios del cobre en el primer trimestre de 2012 son superiores a nuestra estimación para el año completo 2012 de 3.4 dólares por libra y los resultados de 2012 deberán reflejar las expansiones de capacidad en Buenavista, que se acelerará con la reasignación del equipo de Tía María. La actividad mejor a la esperada en la industria automotriz de Estados Unidos es positiva para la división transporte", comentan en un reporte reciente Luis Miranda y Berenice Muñoz, analistas de Santander.

Grupo México (la empresa número 17 de 'Las 500' de Expansión) es una compañía controladora cuyas principales actividades son la minería, donde se ubica como uno de los más grandes productores integrados de cobre a nivel mundial; el servicio ferroviario, con la red más extensa de México; además de infraestructura (ingeniería, procuración y construcción).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Estos negocios están agrupados bajo las siguientes subsidiarias: la división minera de GMéxico representada por Americas Mining Corporation, dependiente de Southern Copper Corporation (SCC) en México y Perú, y Asarco en Estados Unidos. Ambas compañías mantienen las mayores reservas de cobre del mundo. SCC cotiza en las bolsas de Nueva York y Lima.

Los accionistas de SCC son, directamente o a través de subsidiarias: GMéxico (con 80.9%) y otros accionistas (19.1%). Cuenta con minas, plantas metalúrgicas y proyectos de exploración en Perú, México y Chile. Asarco se reincorporó a GMéxico el 9 de diciembre del 2009 y cuenta con tres minas y una planta de fundición en Arizona y una refinería en Texas.

Ahora ve
Así fue el inicio de las precampañas de Anaya, López Obrador y Meade
No te pierdas
×