VW desafía la crisis europea y global

El fabricante de automóviles alemán ha salido avante pese a las tendencias bajistas de los mercados; ahora, la firma parece encaminada hacia su objetivo de convertirse en la mayor automotriz del...
volkswagen  (Foto: AP)

Mientras Europa sufre de una economía que está de capa caída, por lo menos uno de sus hijos está prosperando. La alemana Volkswagen AG, que tiene el objetivo de convertirse en la mayor firma automotriz del mundo antes de que termine la década, se está abriendo camino.

A través de una amplia gama de negocios, los agresivos planes de expansión de la compañía están dando sus frutos y los problemas entre las familias que controlan la empresa se han resuelto. Las tribulaciones de sus rivales globales tampoco los han dañado.

VW ya es campeón mundial en términos de su balance general, con una ganancia operativa de casi 15,000 millones de dólares el año pasado y el objetivo de igualar esa cantidad este año. Martin Winterkorn, presidente ejecutivo, dijo que "el ininterrumpido auge automotriz está proporcionando un impulso adicional a nuestros planes de crecimiento", refiriéndose a las mayores ventas en los mercados emergentes, por encima de los países europeos, donde los fabricantes de automóviles están sufriendo.

Winterkorn recibió un salario de 17.5 millones de euros (22.8 millones de dólares) en 2011, más del doble que el año anterior; y más que cualquier ejecutivo de todas las empresas que cotizan en el DAX, el principal índice bursátil de Alemania. VW vendió 8.27 millones de vehículos a nivel mundial en 2011, frente a los 6.29 millones del año anterior.

En el corto plazo, VW no ha dado marcha atrás respecto a su promesa de duplicar la producción en su fábrica eslovaca de Bratislava este año. El presidente ejecutivo de Volkswagen Group, perteneciente a la automotriz, dijo el miércoles que la producción se elevará a más de 400,000 vehículos este año, en comparación con apenas más de 210,000 el año pasado.

La planta solía fabricar solamente SUVs de gran tamaño, pero la producción se está expandiendo gracias al nuevo miniauto de la compañía, Up. El Up fue mostrado en forma de varios vehículos prototipo desde 2007, antes de entrar en producción el año pasado.

Podría expandirse para ser una submarca de vehículos ecológicos pequeños, de forma muy similar a la línea de híbridos Prius de Toyota.

VW se ha convertido en una de las raras especies de gigantes automotrices que pueden generar ganancias en mercados dispares, desde vehículos esenciales hatrchback, que son populares entre los estudiantes universitarios de primer año, hasta el ultra-clásico Bentley, el vehículo preferido entre las esposas de los multimillonarios. Volkswagen Group ahora posee a Audi, Bentley, Bugatti, Lamborghini, SEAT y Skoda, así como al fabricante de camiones Scania.

Tiene una participación del 49.9% en Porsche. "VW ha demostrado que puede construir autos adecuados para el mercado correcto al precio correcto", dice Jesse Toprak, vicepresidente de Inteligencia de Mercado de TrueCar.com, un sitio web automotriz. "Tiene todo un edificio lleno de gente en Wolfsburg que no hace nada más que optimizar los precios; y son muy buenos en ello".

Audi, la principal línea subsidiaria de automóviles de lujo de VW, es otro punto destacado. Considerada durante mucho tiempo como una más del montón en Estados Unidos, ha sufrido un cambio notable y ha aumentado sus ventas. A principios de este mes, cumplió su objetivo de volumen, pronosticando que venderá 1.5 millones de vehículos antes de 2015.

Fuera de Estados Unidos, Audi se está beneficiando de la fuerte demanda de autos de lujo en China, India y Rusia. Mejor aún, Audi superó a Mercedes-Benz como la segunda marca premium en ventas de vehículos el año pasado. Y a pesar de que todavía vende menos vehículos que BMW, superó a su principal rival en términos de rentabilidad gracias a las estrategias de economías de escala que su firma matriz hace posible. (BMW, por el contrario, es una empresa independiente).

Ahora, Audi está negociando la compra de la fabricante italiana de motocicletas premium Ducati. La propiedad de Ducati añadiría otra marca poderosa a la batalla de la compañía contra BMW, que fabrica motocicletas de lujo bajo su mismo nombre. En la jerga de los aficionados, los 'bimmers' son los autos de BMW y las 'beemers' son las motocicletas de BMW.

Ducati, una marca favorita de actores como Tom Cruise y Brad Pitt, así como del titán de los bienes raíces Sam Zell, aportaría algo de ese éxito a Audi. Fundada en 1926, Ducati ganó 17 Campeonatos Mundiales de fabricantes en los últimos 60 años y el título mundial Superbike Championship en 2011. Su tecnología de motores más pequeños también podría proporcionar una ventaja estratégico a Audi.

La presencia más débil de VW se encuentra en Estados Unidos, donde se ha rezagado debido a una serie de errores estratégicos y de gestión. Pero eso podría estar cambiando con la apertura de una nueva planta en Chattanooga, Tennessee, donde la empresa está fabricando su nuevo sedán Passat de tamaño mediano. "Estados Unidos es una anomalía para VW", dijo Toprak. "La empresa tiene aspiraciones de aumentar sus ventas allí a medio millón este año. Están siendo muy agresivos".

Y luego está la familia. Controlada por la familia Porsche, con raíces en Alemania y Austria, VW ha alcanzado su nivel máximo bajo el liderazgo de su presidente Ferdinand Piëch, nieto del diseñador del Beetle y fundador de VW, Ferdinand Porsche. Piëch, de 74 años, es conocido en la industria del automóvil como un ingeniero riguroso, exigente y sin concesiones; cuyos subordinados tiemblan cuando él inspecciona su trabajo. VW cotiza sus acciones de forma pública, la familia tiene el control a través de una acción con derecho superior a voto.

El lunes, en la reunión anual de VW, el consejo de administración nombró a otro Piëch como miembro: Úrsula, de 55 años, quien es la esposa de Ferdinand. Una ex niñera de la familia Piech, es la madre de tres de sus 12 hijos. El imperio de VW está tratando de resolver una amarga y complicada disputa por el control entre Ferdinand y otro nieto, Ferry Porsche, quien trató de apoderarse de VW, usando la empresa mucho más pequeña de Porsche como arma. El contragolpe llegó después de la crisis financiera de 2008, cuando VW rescató a la endeudada Porsche y compró una participación con derecho a control.

Aunque Ursula Piëch parece una elección inusual como miembro del consejo de VW -la compañía la ha descrito como una maestra de jardín de niños-, es vista por algunos como una pacificadora entre las facciones hostiles de la familia. VW, en contra de las expectativas, podría beneficiarse en última instancia de las disputas en el interior de la familia.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El actual presidente de la automotriz llegó a VW buscando una alternativa de trabajo, cuando Ferry Porsche, el fundador, lo echó a él y a otros Porsche de la firma de autos deportivos. Ahora, con VW Group navegando viento en popa, Piëch ve cumplido lo que alguna vez calificó como sus tres grandes amores: "Volkswagen, la familia y el dinero".

 

Ahora ve
El decálogo de Peña Nieto sobre la implementación de reformas estructurales
No te pierdas
×