El fondo ‘tortuga’ de Buffett

El inversor ganó terreno en el cuarto año de su apuesta con la firma Protégé; la meta de los rivales es conseguir 1 mdd para la beneficencia con los fondos de su elección.
buffett  (Foto: AP)
Carol Loomis

Los resultados del cuarto año de la llamada -a veces con poco rigor- 'Apuesta de Un Millón de Dólares de Buffett', están listos. En esta competencia de rendimiento de inversiones, Warren Buffett argumenta que un fondo indexado al S&P 500 superará el rendimiento promedio de los cinco fondos de cobertura elegidos por su rival de apuesta, la firma de gestión de activos de Nueva York Protégé Partners.

La tabla de posiciones -que revelaremos en un minuto- inevitablemente trae a la mente la reacción de Buffett después del primer año de la apuesta, 2008.

Ambas partes sufrieron una paliza en ese año infernal en el mercado. Sin embargo, los fondos seleccionados por Protégé (cuyos nombres, debido a los términos de la apuesta, nunca han sido divulgados públicamente) cayeron en promedio 'sólo' 23.9%. Las acciones de Admiral de Vanguard, que son la entrada de Buffett en la apuesta, perdieron un enorme 37%.

Desde esta posición de retaguardia, Buffett fue citado en la revista Fortune diciendo: "Sólo espero que Esopo tuviera razón cuando previó que la tortuga superaría a la liebre".

Y eso se parece a lo que ha sucedido. El fondo indexado tortuga de Buffett ganó el segundo y el tercer año, y -estás leyéndolo aquí en primer lugar- también se impuso en el cuarto. Y no es que el ganador de 2011 fuera toda una estrella: las acciones de Admiral subieron sólo 2.08%. Pero los cinco fondos de fondos cayeron 1.86% en promedio.

Todo lo cual ha dejado a la tortuga y a la liebre jadeando una al lado de la otra en una carrera que lleva cuatro años, y sin absolutamente nada que celebrar. Protégé sigue todavía un poco a la cabeza. Sin embargo, sus fondos de fondos, perdieron un promedio de 5.89% durante el período. Las acciones de Admiral se redujeron 6.27%.

Si realmente mezclas las metáforas y piensas acerca de este concurso como un juego de béisbol, lo que tenemos aquí es un empate 0 - 0 después de cuatro entradas, en el que cada equipo no hizo nada sino ser 'ponchado' y aburrir a todos los espectadores.

Sin embargo, la apuesta ha generado una invaluable inversión durante los cuatro años -y eso ha sido logrado, sin premeditación ni brillantez- por Buffett y Protégé por sí mismos. Un poco de historia: La idea era establecer condiciones que ofrecieran 1 millón de dólares para una organización benéfica elegida por el ganador. Si triunfa Buffett, el dinero irá a Girls Inc de Omaha; y si Protégé triunfa, el beneficiario será Absolute Returns for Kids.

Para asegurarse de que el millón de dólares estuviera allí al final de la apuesta, Buffett y Protégé aportaron cada uno más o menos 320,000 dólares para comprar un título de cupón cero del Tesoro estadounidense. El total de alrededor de 640,000 dólares fue usado para comprar un bono que tendrá un valor de un millón de dólares cuando la apuesta concluya. Esta garantía está siendo supervisada por la Long Now Foundation of San Francisco, que administra las 'apuestas largas' creadas por cualquier competidor que quiera tener un recordatorio de su apuesta .

En un período de tasas de interés a la baja, que ciertamente hemos tenido, lo que le sucede a un bono cupón cero es que su precio de mercado corre hacia su valor de vencimiento; un millón de dólares en este caso. Recientemente, el valor del bono de Buffett-Protégé era de alrededor de 930,000 dólares, lo cual significa que, en poco más de cuatro años, subió 45% desde su precio de compra. Eso no iguala la rentabilidad de Apple, pero es una gran alza en un momento en que el mercado de valores era duro.

Tanto Buffett como Ted Seides, el socio de Protégé que diseñó la apuesta de 10 años, están muy conscientes de que los rendimientos ganados por el bono cupón cero a partir de su precio actual serán escasos durante los cerca de seis años que restan en la apuesta. Eso es porque el techo es el valor de vencimiento del bono, de 1 millón de dólares. La perspectiva es ciertamente poco atractiva, dice Seides: "Estamos pensando en rendimientos anuales que no serán mucho mejores que el 1%".

Así que las dos partes comenzaron a hablar hace unas semanas con la Long Now Foundation acerca de vender su bono cupón cero y colocar las ganancias en una inversión que supuestamente podría ofrecer a la organización de caridad más de un millón de dólares cuando la apuesta termine. El primer plan discutido fue que la mitad de los ingresos fueran invertidos en la compañía de Buffett, Berkshire Hathaway, y la otra mitad fueran invertidos en un fondo de fondos que Protégé dirige (y que siempre se ha asumido que es uno de los cinco fondos de fondos que Protégé eligió para la apuesta). Pero el plan murió, ya que habría requerido que Long Now se convirtiera en socio del fondo y, por razones complejas que surgen de las leyes de valores, no cumplía con la definición de 'comprador calificado'.

Así que un segundo plan fue ideado y ahora está avanzando. Éste sugiere que el bono sea vendido y los ingresos totales invertidos en acciones de Berkshire Hathaway.

Naturalmente, un conjunto de circunstancias extremas podría hacer que los aproximadamente 930,000 dólares colocados en Berkshire valgan menos que un millón de dólares cuando la apuesta concluya el 31 de diciembre de 2017. Así que Buffett ha garantizado un millón de dólares al dar a Long Now el derecho de "poner" la acción de él (o de su propiedad) a cambio de esa cantidad. En otras palabras, un millón de dólares se convertirá en la cifra mínima ganada para la organización de caridad, mientras la inversión en Berkshire establece la posibilidad de ganar más.

Mientras tanto, la tortuga y la liebre están lidiando con buen mercado de 2012, que hasta ahora sugiere que uno o ambos podrían mostrar -¡qué radical!- una ganancia acumulativa, cuando se haya alcanzado la marca de la mitad de la apuesta, a finales de este año.

Carol Loomis, editora general senior de Fortune, quien escribió este artículo, es vieja amiga de Warren Buffett, accionista de Berkshire Hathaway, y editora de su carta anual a los accionistas.

Ahora ve
Millones de devotos llevan peticiones y agradecimientos a la Virgen de Guadalupe
No te pierdas
×