Bill Gross aconseja un ‘Gran Escape’

Como en el filme, el gurú sugiere a inversores la huida, pero de un mundo de bajos rendimientos; el jefe de PIMCO prevé un escenario con crecimiento más lento y altas tasas de interés e inflación.
bill gross  (Foto: Cortesía Fortune)
Stephen Gandel

Al parecer, Bill Gross elige las películas con la misma lógica que usa para las inversiones. Gross, gurú de la renta fija que gestiona el mayor fondo mutuo del mundo Pimco Total Return, es célebre por las peculiares cartas que dirige a los inversionistas. En el pasado repartió consejos de amor (específicamente para Europa) y explicó porqué odia los inodoros de descarga automática. La carta de este mes, publicada el martes, ofrece recomendaciones de películas. La elección de Gross en materia de largometrajes es "El Gran Escape".

La película se estrenó en 1963, está ambientada en la Segunda Guerra Mundial y tiene como protagonista a Steve McQueen como el líder de un grupo de soldados estadounidenses atrapados en un campo alemán de prisioneros de guerra. Gross opina que la película le recuerda mucho a lo que se siente ser un inversionista en estos días, con la salvedad que la deuda juega hoy el papel de los nazis. Y si no cavas un túnel muy grande, no podrás darte el lujo de jubilarte. Una afirmación nada alentadora.

Básicamente, la tesis de Gross es que el mercado, y los inversionistas, se quedarán atrapados en un mundo de bajo rendimiento en los próximos años. Ello se debe a que todas las cosas que han venido impulsando el mercado de las últimas décadas (aumento de la deuda, baja inflación, bajas tasas de interés) están a punto de invertirse. Y a medida que ese proceso avanza, en particular el apalancamiento, Gross considera que el mercado enfrentará vientos muy contrarios.

El crecimiento, por lo menos en los 15 años que he monitoreado el mercado, ha sido siempre uno de los principales factores para determinar el valor de una acción. Pero en el futuro ya no importará tanto, dice Gross. ¿Por qué? Porque el crecimiento será menos predecible, y más lento, y las tasas de interés y la inflación serán más altas, reduciendo el valor presente de esos dólares futuros. Gross cree que las empresas ya no podrán ganar valor basándose en lo que podría suceder en el futuro. En su lugar, cree que las empresas que hoy generan ingresos y hoy pagan dividendos tendrán valoraciones más altas, un giro importante.

Entonces, ¿qué sugiere Gross que hagamos? Como era de esperar, Gross prefiere los bonos sobre las acciones. Incluso a pesar de que dice que los bonos, en promedio, sólo pueden producir rendimientos del 4%. Pero si vas a comprar acciones, Gross aconseja que te mantengas alejado de las llamadas ‘growth stocks' o acciones de compañías con gran potencial crecimiento, como por ejemplo Apple, y en su lugar compres acciones que pagan dividendos de forma constante, como Exxon Mobil. Busca la seguridad. Gross dice que las acciones de las empresas ubicadas en naciones con economías emergentes como China y Brasil deberían tener un mejor rendimiento que las acciones de empresas de Estados Unidos o Europa. Por último, Gross recomienda agregar a tu portafolio de inversión commodities que puedan protegerte contra la inflación.

El problema con la predicción de Gross sobre el rumbo que tomará el mercado es que su escenario tipo "Gran Escape" no suena muy diferente de la llamada "Nueva Normalidad",  un término que Gross ayudó a acuñar hace tres años para describir el lugar a donde se dirigía el mercado en ese momento. Y, sin embargo, una vez que superamos la corrección de finales de 2008 y principios de 2009, invertir en el mercado de valores no se parece en nada a estar encarcelado en un campo de concentración. Cierto que el 2011 fue un año difícil. Pero en general al mercado le ha ido bastante bien en esta recuperación, mejor que a la economía en su conjunto. Y las acciones han subido considerablemente este año.

Con todo, es plausible pensar que todo está a punto de cambiar, y que el reciente rally alcista del mercado está por llegar a su fin. Gross tiene razón al decir que las cosas que han impulsado el mercado durante tanto tiempo están a punto de volverse en contra. Pero eso no quiere decir que nos encaminemos a un largo período de pobre rendimiento bursátil.  El aumento de las tasas de interés y el aumento de la inflación también suelen estar correlacionados con una economía que crece más rápido, lo que también podría ser bueno para las ganancias y las acciones. Las acciones tienden a superar a los bonos y a otros activos en tiempos de una mayor inflación. Recordemos las famosas "Nifty 50," los 50 títulos más populares entre los inversionistas en la década de los 70s.

 

Ahora ve
Universidad de Texas digitaliza y publica los secretos de Gabriel García Márquez
No te pierdas
×