EU va por ejecutivos de MF Global

A cinco meses de la desaparición de 1,600 mdd, los fiscales buscan imputar cargos a directivos; las autoridades tratarán de probar un intento deliberado de la firma por apropiarse de dinero ajeno.
jon corzine  (Foto: AP)
James O'Toole

A casi cinco meses de la desaparición de 1,600 millones de dólares (mdd) de los fondos de los clientes de la quebrada casa de corretaje MF Global, la pregunta sigue siendo: ¿Se ha responsabilizado a alguien?

Un subcomité del Congreso estadounidense se ocupará de la cuestión este miércoles en la última audiencia legislativa sobre el colapso de la empresa. Y 38,000 antiguos clientes de MF Global estarán observando la reunión,  personas cuyo dinero sigue en paradero desconocido y que esperan que alguien rinda cuentas.

"Hemos estado discutiendo desde hace tiempo que, como mínimo, se trató de hurto. Esta empresa se apropió de un dinero que no era suyo", dijo John Roe, socio de BTR Trading Group, firma que ha defendido los intereses de los clientes de MF Global.

Aunque el caso se mantuvo tranquilo en los últimos meses, dio un vuelco la semana pasada cuando el subcomité dio a conocer un memorando que detalla la transferencia de 200 mdd desde una cuenta que contenía dinero de clientes.

El memo ha vuelto a atizar las preguntas acerca de quién en MF Global sabía que los recursos de los clientes habían sido apropiados y cómo esa información podría influir en un posible caso penal.

El texto cita un correo electrónico de la tesorera adjunta de MF Global Edith O'Brien diciendo que la transferencia se hizo "por instrucciones directas de JC [Jon Corzine]" para resolver un sobregiro de una cuenta en JPMorgan. El memo no dice, sin embargo, que Corzine ordenó que la transferencia utilizara los fondos de los clientes, en violación a las normas de la industria.

Al testificar bajo juramento ante el Congreso el año pasado, Corzine negó haber ordenado el uso del dinero de los clientes, y dijo que recibió garantías "tanto orales como por escrito" de que la transferencia había sido legal.

El portavoz de Corzine también señaló la semana pasada que el ex gobernador de Nueva Jersey no había especificado desde qué cuenta se haría la transferencia.

Nadie en MF Global ha sido acusado formalmente de algún delito, aunque las autoridades reguladoras federales y el FBI están investigando.

En un caso penal, los fiscales deben probar que hubo un intento deliberado de apropiarse de los recursos de los clientes, o en su defecto, que hubo "ceguera intencional" por parte de Corzine o de otros ante el hecho de que dichos fondos estaban en riesgo, explica Michael E. Clark, abogado del bufete Duane Morris y ex fiscal federal.

"El problema práctico es si podrán (los fiscales) establecer una relación directa o será algo más circunstancial dado que no se dieron instrucciones para mover el dinero de las cuentas de los clientes" advierte Clark. El testimonio de los empleados de menor rango, agrega, podría ser crucial para la construcción de un caso.

Encontrar cargos que se sostengan: Poco después de la transferencia a JP Morgan, el gigante bancario pidió que O'Brien firmara una carta certificando que la operación cumplió con las normas de la industria sobre la protección de los recursos de los clientes. O'Brien fue "reacia" a firmar esta carta, según el memo de la subcomisión, y nunca la envió.

Además, Terry Duffy, presidente del operador cambiario CME Group, acusó a MF Global de falsificar estados contables en la semana previa a su bancarrota a fin de ocultar el uso de los recursos de clientes.

O'Brien ha sido citada a comparecer en la audiencia del miércoles junto con otros antiguos empleados de MF Global, si bien se espera que se niegue a declarar, invocando su derecho contra la autoincriminación recogido en la Quinta Enmienda.

Dejando a un lado la cuestión del dinero faltante, hay otros caminos a través de los cuales los fiscales podrían imputar cargos a ejecutivos de MF Global.

MF Global colapsó después de que admitiera una exposición de miles de millones de dólares a la deuda europea, lo que provocó el pánico entre los inversionistas. Los socios comerciales exigieron mayores depósitos de garantía y los clientes empezaron a llevar su negocio a otra parte, lo que hizo que la empresa sufriera por obtener dinero en efectivo para hacer valer sus obligaciones.

A menos de dos semanas de que MF Global se declarara en quiebra, sin embargo, los ejecutivos de la firma le aseguraron al personal de la agencia calificadora Standard & Poor 's que la empresa gozaba de buena salud. Una semana antes de la declaración de bancarrota, el director financiero Henri Steenkamp le ​​dijo incluso a S&P que la correduría estaba en "su posición más fuerte como [una] entidad pública".

"Ignoremos por un segundo los 1,600 mdd faltantes y hablemos de fraude bursátil, porque tenemos al director financiero diciéndole a las agencias de calificación que la empresa nunca había estado en esa posición tan fuerte, y claramente ese no era el caso," señala John Roe de BTR Trading Group.

Pero una vez más, un cargo de fraude exige probar que las inexactitudes de los ejecutivos de MF Global sobre la salud de la empresa fueron intencionales. Los abogados de Steenkamp y Corzine no respondieron a la solicitud de comentarios.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

También está la Ley Sarbanes-Oxley de 2002, que exige que los funcionarios corporativos como los de MF Global certifiquen que los controles internos de riesgo en sus empresas son los adecuados. Irónicamente, Corzine ayudó a redactar esta ley mientras servía en el Senado.

Las violaciones a la ley Sarbanes-Oxley puede llevar a penas de prisión de hasta 20 años. Y aunque la ley rara vez se ha utilizado en este contexto, Clark indica que podría ser parte de un caso más amplio contra los ejecutivos de MF Global. "No me gustaría estar en sus zapatos", resumió.

Ahora ve
La compra de Fox y otras predicciones acertadas de ‘Los Simpson’
No te pierdas
×