EU prepara alegato contra Goldman Sachs

El banco estadounidense podría ser acusado por la SEC de vender hipotecas de alto riesgo en 2006; Goldman habría omitido deliberadamente información sobre los peligros que corrían los inversores.
goldman sachs  (Foto: CNN)
Stephen Gandel

La Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) probablemente presente cargos pronto contra Goldman Sachs por una oferta de inversión hipotecaria de 2006. La agencia no ha dicho cuál todavía, pero Fortune ha descubierto que existe una buena posibilidad de que e caso en que la SEC se enfocará es Fremont Home Loan Trust 2006-E, un paquete de más de 5,000 hipotecas que ha costado a los inversores, incluyendo al aval hipotecario Freddie Mac y por extensión, a los contribuyentes de Estados Unidos, un estimado de 545 millones de dólares.

Goldman reveló que había recibido recientemente un aviso Wells en una declaración financiera a finales de febrero. La notificación Wells es una carta enviada por la SEC a un individuo o firma cuando la entidad planea tomar acciones legales contra ellos, y le da al destinatario la oportunidad de argumentar porqué no deberían imputársele los cargos. El anuncio se refería a un acuerdo hipotecario de 1,300 millones de dólares realizado a finales de 2006. Goldman fue el asegurador de casi 100 ofertas de inversión hipotecaria en el segundo semestre de ese año, según una lista elaborada por Dealogic a petición de Fortune, pero únicamente la oferta de Fremont tenía un valor de 1,300 millones de dólares y cumplía otros criterios como, por ejemplo, que estuviera compuesta principalmente préstamos residenciales subprime (de alto riesgo).

Según reportes, la SEC ha estado investigando sobre lo que Goldman y otros bancos de inversión sabían acerca de estos préstamos al momento de los acuerdos y lo que dijeron a los inversionistas. No está claro cuáles son los cargos de los que la SEC acusará a Goldman, si es que lo acusa. Sin embargo, una reciente demanda de la Agencia Federal de Financiamiento de la Vivienda (FHFA por su sigla en inglés) interpuesta contra Goldman el verano pasado, que involucra el FHLT 2006-E, así como a una serie de otros acuerdos hipotecarios suscritos por la empresa, alega que un auditor externo dijo periódicamente a Goldman que muchos de los préstamos que había recibido de Fremont y otras corredurías eran problemáticos. Sin embargo, alega la demanda, Goldman incluyó muchos de esos préstamos en el acuerdo FHLT 2006-E y en otros que vendió a inversores de todas maneras.

Si la SEC demanda a Goldman, podría ser la segunda vez en menos de dos años que la firma ha sido acusada por la SEC de cometer fraude con valores relacionados con un acuerdo hipotecario. En 2010, Goldman pagó una multa de 550 millones de dólares, la más grande en la historia de la SEC, para resolver los cargos de que mintió a los inversionistas cuando vendió una hipoteca relacionada con una obligación de deuda colateralizada (CDO, por sus siglas en inglés) llamada Abacus. La SEC dijo que no podía confirmar o negar cuál acuerdo de Goldman era el foco de la investigación actual. Wells Fargo y JP Morgan Chase también habrían recibido avisos Wells de la SEC en relación con ofertas de hipotecas. Goldman declinó hacer comentarios.

Una zambullida en FHLT 2006-E es otro recordatorio de cuán podridos estaban los montones de préstamos a los que las principales firmas de Wall Street estaban dispuestas a adjuntar su nombre y defender en la cima de la burbuja inmobiliaria. Los inversores también estaban tapándose la nariz y entregando su dinero, o habían dejado de tomarse el tiempo para olfatear las ofertas por completo. Goldman, por ejemplo, no tuvo problemas para vender el FHLT 2006-E. Le fue arrebatado por los inversionistas a pesar de que pagaba un rendimiento sólo ligeramente mayor que los bonos del Tesoro, y se componía principalmente de préstamos a prestatarios de alto riesgo.

Sergio Pinto era uno de los prestatarios. Pinto y su esposa dieron 5% para comprar una casa de 1.28 millones de dólares, su tercera, en Carmichael, California, a finales de 2006. Nadie le pidió a Pinto que demostrara sus ingresos, que él dice sumaban un total combinado de 200,000 entre él y su esposa en aquel entonces. Hace dos semanas, Pinto y su esposa se mudaron de la casa para siempre. El suyo es sólo uno de los 2,512 préstamos en el acuerdo de Goldman -más de la mitad del total- que han terminado en ejecución hipotecaria o bien, han aterrizado en corte de bancarrota, o en pagos que ya no se realizan. "Todo se trataba de 'Podemos hacer que tengan esa casa', y yo quería tenerla", dice Pinto, de 39 años. "Sin embargo, los pagos ascendieron a 6,000 dólares por mes. Simplemente no podíamos costearlo más".

Incluso de acuerdo con el prospecto que Goldman distribuyó entre los inversores en el momento de la oferta, los préstamos de FHLT 2006-E eran apuestas arriesgadas. El acuerdo fue bautizado con el nombre de la ahora desaparecida correduría hipotecaria con sede en California que hizo todos los préstamos en el fondo. Fremont era conocida por ser una de los prestamistas más laxas en Estados Unidos. De acuerdo con los documentos de oferta originales, 652 o 13%, de los préstamos en FHLT 2006-E se otorgaron a prestatarios con calificaciones de crédito de 549 o peores, una puntuación que apenas te califica para un teléfono celular en estos días. Casi 37% de los préstamos en el fideicomiso, o 1,857, fueron otorgados a prestatarios a quienes nunca se les pidió demostrar sus ingresos. Más de una cuarta parte de los préstamos se hicieron a prestatarios en California, uno de los mercados inmobiliarios más sobrecalentados de la época. Sin embargo, los préstamos en California en la cartera de Fremont tenían un tamaño promedio de más de 330,000 dólares a prestatarios con calificaciones crediticias que en promedio no superaban los 650 puntos. Así que, quizás no es ninguna sorpresa que, sólo 12 meses después de que Goldman vendió la oferta, 32% de las hipotecas en el paquete hayan resultado mal. Más de 350 habían entrado en ejecución hipotecaria. Y los prestatarios de otras 785 hipotecas no habían efectuado un pago en más de un mes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero lo que hace a FHLT 2006-E potencialmente fraudulenta -y la razón de que la SEC probablemente demande a Goldman- es que parece que la empresa sabía que, incluso en comparación con los estándares increíblemente bajos que declaró que estaba usando para seleccionar los préstamos para el acuerdo, las hipotecas que Goldman efectivamente vendió a los inversores eran mucho peores. Por ejemplo, el prospecto de la oferta que Goldman montó y distribuyó entre los inversores, y presentó ante la SEC, indicaba que había un solo préstamo hipotecario de entre los 5,012 en el fideicomiso de Fremont, o 0.01%, en el que el prestatario había obtenido más de lo que su casa valía. Sin embargo, una auditoría realizada para la demanda de la FHFA encontró que al menos 1,179 préstamos en FHLT 2006-E, o 23.5%, ya estaban 'bajo el agua' (cuyo valor en el mercado es menor a lo que los propietarios deben por ellas) en el momento en que Goldman estaba lanzando la oferta a los inversores. La demanda alega que Goldman también ocultó el número de préstamos en el fondo de Fremont que estaban siendo otorgados a inversionistas de bienes raíces, que generalmente son considerados más riesgosos que un préstamo a alguien que tiene la intención de vivir en la casa. El prospecto de Goldman afirmaba que casi 14% de los préstamos en FHLT 2006-E fueron hechos a inversionistas. En realidad, esa cifra era de más del 24%.

"Hemos encontrado que las principales instituciones financieras tenían información de la naturaleza defectuosa de los préstamos que estaban empaquetando y vendiendo la cual nunca proporcionaron a los inversores", dice Phil Angelides, quien era el jefe de la Comisión Investigadora de la Crisis Financiera. "Eso fue fundamental para la causa de la crisis financiera".

Ahora ve
Estos ‘huevos revueltos’ son preparados sin huevos
No te pierdas
×