Regla Volcker agravó pérdida de JPMorgan

De forma indirecta la legislación que aún no entra en vigor aumentó el error del gestor de fondos; las regulaciones han provocado que varios operadores de CDS ‘huyan’ de los bancos.
JPMorgan Chase  (Foto: AP)
Stephen Gandel

¿Es la ley Dodd-Frank, la legislación que supuestamente disminuiría las operaciones riesgosas de los bancos, la culpable de la enorme pérdida por trading de JPMorgan?

Unos meses atrás, Neil Chriss, quien dirige el fondo hedge Hutchin Hill, declaró en una entrevista con Bloomberg que él trataría de obtener ganancias comprando posiciones que los grandes bancos podrían verse obligados a soltar debido a las reformas bancarias de la ley Dodd-Frank. Al parecer, encontró una oportunidad: Hutchin Hill es uno de los varios fondos de cobertura que -se rumora- están haciendo dinero gracias a la metedura de pata de 2,000 millones de dólares (mdd) de JPMorgan.

Y todo apunta a que el célebre gestor de fondos hedge y experto ajedrecista Booz Weinstein, quien apareció en el puesto 17 de la lista Fortune de los ‘40 empresarios más exitosos menores de 40' del año pasado, también ha salido beneficiado de la pérdida de JPMorgan. En febrero pasado, Weinstein le dijo a una multitud en un evento caritativo que su principal idea de inversión era comprar swaps de incumplimiento crediticio a 10 años sobre el CDX IG 9, que son exactamente el mismo tipo de contratos CDS (credit default swaps)  que vendía el ya famoso operador de JPMorgan, ‘La Ballena de Londres'. Les dijo a los asistentes que el contrato de swap era "muy atractivo" y podía comprarse a un buen precio de descuento.

Los expertos de Wall Street que se especializan en el mercado de CDS dicen que al parecer docenas de fondos hedge se han sumado a la operación anti-JPMorgan. Varios de los fondos, incluyendo BlueMountain Capital y Lucidus Capital, son administrados por operadores que antes trabajaban en JP Morgan. Tal vez eso no es del todo sorprendente: Los contratos de CDS fueron básicamente creados en JPMorgan hace más de una década. Así que tiene sentido que los operadores o traders con la mayor experiencia en el mercado provinieran del banco. El hecho, no obstante, es sólo otro síntoma que refleja cómo numerosos operadores están huyendo de los grandes bancos por las regulaciones que vuelven para atormentar a sus antiguos empleadores.

Sin duda, gran parte de la culpa de la pérdida por trading de 2,000 mdd debe achacársele a JPMorgan y su idea errónea de que puedes hacer dinero y protegerte al mismo tiempo. Sin embargo, parece que la ley Dodd-Frank puede estar ampliando las pérdidas de JPMorgan. ¿Por qué? Se suponía que la legislación eliminaría las operaciones riesgosas de los grandes bancos que tuvieran depósitos asegurados por el gobierno federal y las trasladaría a los fondos de cobertura. Se sabía que los bancos perderían dinero porque tendrían que retirarse de operaciones que ya no tenían permitidas. Pero resulta que los fondos de cobertura descubrieron que pueden hacer dinero aprovechando esa transición, y ese dinero está saliendo de las ganancias de los bancos. JPMorgan es el primer ejemplo claro de esto, pero esperamos ver más.

Sin la ley, JPMorgan probablemente habría sido capaz de dedicar más recursos a la operación. De hecho, se dice que la propia legislación Dodd-Frank fue una de las razones que convencieron a algunos fondos hedge de participar en la operación en primer lugar. Ellos pensaron que la posición de JPMorgan era tan grande que los nuevos reguladores nacidos de la nueva regla Volcker terminarían por tomar medidas enérgicas contra el banco y lo obligarían a vender todas sus posiciones con pérdidas. No sucedió así exactamente. La regla Volcker no entrará en vigor oficialmente hasta dentro de dos años. Sin embargo, a medida que más fondos de cobertura se precipitaron a participar en la operación (comprando el contrato de CDS que era vendido por JP Morgan, que apostaba a que su valor caería), la presión generada causó, en cambio, que el contrato de CDS aumentara de valor produciendo pérdidas en JPMorgan.

Si las pérdidas de JPMorgan y de otros bancos están siendo creadas en parte por la ley Dodd-Frank, es ciertamente una consecuencia no planeada, pero quizás no sea tan mala. Los reguladores, por ejemplo, no serán capaces de vigilar cada operación de un gran banco para asegurarse de que no se trata de una prohibida operación por cuenta propia o ‘proprietary trading'. Pero como los bancos suelen saltarse la cerca, el hecho de que la ley permita que los fondos de cobertura ronden y mordisqueen y de vez en vez le den un bocado a los bancos que han cruzado la línea es una buena cosa. Es auténtica regulación del mercado. Eso siempre y cuando las pérdidas sufridas por los bancos, como es el caso del golpe de 2,000 mdd sufrido por JPMorgan, no sean lo suficientemente grandes como para causar que el banco quiebre.

Pero a diferencia de la apuesta de John Paulson en contra del sector vivienda, o la de Soros en contra de la libra esterlina, esta operación difícilmente producirá un suculento botín. BlueCrest Capital, otro fondo hedge que supuestamente está ganando dinero al tomar la posición contraria a la de JPMorgan, tiene un fondo mutuo cerrado que permite a cualquiera incorporarse. El fondo, llamado Bluecrest AllBlue, que cotiza en la Bolsa de Londres, tiene aproximadamente un tercio de sus fondos en el fondo hedge Bluecrest que ha asumido la operación contraria a JPMorgan. Pero cualquiera que haya accedido al fondo para hacer dinero con la desgracia de JPMorgan ha terminado decepcionado hasta el momento. El valor neto de los activos de dicho fondo cerrado solamente ha subido 1.2% desde que JP Morgan divulgó la semana pasada sus pérdidas por trading. No ha resultado, pues, una operación tan jugosa.

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×