Cableros, desplazados por Televisa

Los concesionarios regionales acusan que la falta de reglas les impide competir con la televisora; la CFC inició a principios de este mes una investigación sobre prácticas monopólicas en ese mercado.
TV cableras  (Foto: Thinkstock)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las empresas regionales de televisión por cable denunciaron que la falta de una regulación de las tarifas en el mercado de contenidos permite que los grandes participantes del sector las desplacen.

Jesús Villaseñor, presidente de la Asociación de Redes de Telecomunicación de México (ARTM), ejemplificó que Televisa como operadora de sistemas de televisión restringida ofrece tarifas menores para eliminar a la competencia.

"Si tienes tarifas de 200 pesos, ellos llegan y ofrecen 180 pesos. ¿Cómo compites cuando a ellos el contenido les cuesta 40% o 60% menos? Te sacan del mercado", lamentó.

El empresario llamó a las autoridades a corregir esta situación que afecta al grupo conformado por 37 concesionarios que atienden a cerca de 350,000 usuarios en 19 estados, según datos del propio organismo.

"La Comisión Federal de Competencia tiene que aplicar y buscar políticas que nos den la oportunidad de competir a todos", añadió Villaseñor durante un evento de la ARTM.

Para nivelar el terreno de juego, este grupo de pequeños concesionarios pide que la CFC determine que los contenidos deben costar lo mismo para todos, expresó su titular.

De esta forma "abría competencia por calidad de productos, y no por precios", añadió Jesús Villaseñor.

El organismo regulador abrió hace dos semanas una investigación por prácticas monopólicas relativas en el mercado de contenidos sin identificar a alguna empresa, aunque las acusaciones apuntan a Televisa.

La CFC comentó este año que una de las razones por las cuales negó la coinversión por 1,600 millones de dólares de Televisa en Iusacell se debió a la colusión que puede existir entre Grupo Televisa y Grupo Salinas (donde convergen tanto la telefónica como TV Azteca) en el mercado de contenidos.

Esta alianza "facilitaría el encubrimiento de negocios fuera de la coinversión, particularmente porque se trata de mercados relacionados", explicó el organismo al rechazar el plan para que Televisa adquiriera el 50% de las acciones de Iusacell.

La comisión subrayó que Grupo Televisa cuenta con 224 estaciones concesionadas, que representan el 56%, mientras Grupo Salinas cuenta con 180 concesiones, es decir 39%. Además de que las compañías atraen el 99% de los ingresos por publicidad en televisión abierta, casi 33,000 millones de pesos en 2010 que representan el 57% del total del gasto publicitario total en el país, que llegó a 59,000 millones de pesos ese año.

El ente antimonopolios enumeró una serie de mercados donde las televisoras pudieran verse incentivadas a coordinar sus estrategias de negocios, como la publicidad en televisión abierta, la distribución de contenidos en TV de paga, además del espacio para anunciantes en las transmisiones de la Primera División de Futbol Mexicano, donde entre ambas empresas ofrecen el 100% de los partidos.

La ARTM cuenta con cerca de 40 denuncias desde 2011 ante la CFC por el tema de contenidos, aunque ninguna se ha resuelto, comentó Salomón Padilla, vicepresidente de la Asociación.

"Estamos pendientes y abiertos a aportar información. Hemos tenido acercamientos con la CFC para cambiar un poco el paradigma de cómo se venden los contenidos y cómo se utilizan", dijo Padilla.

Televisa ofrece un paquete de 14 canales por una tarifa de 1.96 dólares por usuario, un precio que la firma de televisión satelital Dish se ha negado a pagar.

La firma de la familia Vargas ha manifestado en varias ocasiones a través de desplegados y conferencias de prensa que la CFC debe condicionar el acuerdo Televisa-Iusacell a una política de must carry y must offer en los contenidos, para obligar a las televisoras a ofrecer en condiciones de equidad tarifaria sus programas de televisión abierta.

La asociación trabaja en un proyecto para que todas las empresas que conforman el grupo sean digitales en tres años y evitar casos como el que se presentó entre el grupo PCTV (que agrupa a Megacable, Cablemás, Cablemco, TVI y Telecable) y TV Azteca.

En febrero de este año, la televisora de Ricardo Salinas Pliego pidió una tarifa cercana a los 10 pesos por usuario por los contenidos de televisión abierta en un paquete de canales; PCTV se negó a pagar por los contenidos y desde entonces no transmite la programación de TV Azteca.

La ARTM, creada en 2010, se convirtió en una clase de escisión de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (Canitec) que agrupó a concesionarios que dejaron de verse representados por la cámara.

"En Canitec hay cinco empresas grandes. Todas asociadas a Yoo", expresó Salomón Padilla refiriéndose a las empresas de televisión de paga donde Grupo Televisa cuenta con una participación.

"Estos eventos demuestran que ellos no son toda la industria", añadió. La Canitec conglomera a empresas como Cablevisión, TVI, Cablemás (ligadas a Grupo Televisa) y Megacable.

Sin necesidad de otra cadena de TV abierta

La licitación para una tercera cadena de televisión continúa sin una fecha para volver a subir al Pleno del la Cofetel, comentó el comisionado José Luis Peralta, quien considera que tener otro participante en este mercado puede resultar contraproducente.

"Yo sigo pensando que la televisión comercial abierta es un tema que tiende a desaparecer, y aumentar competidores no beneficia al espectador, sino a quien se publicita", explicó el funcionario al finalizar su participación en el evento de la ARTM.

"Las empresas que se anuncian en las grandes cadenas nacionales y regionales lo van a seguir haciendo en las tres o cuatro cadenas que pueda haber. El resultado es que se aumenta la competencia en el mercado de publicidad, bajan los precios y se provoca que los contenidos sean de menor calidad, cuando lo que queremos en realidad son mejores contenidos", explicó Peralta.

El comisionado vaticinó además que los ingresos de publicidad comenzarán a ir hacia los medios convergentes, y la única forma en que subsistirá en el futuro la televisión abierta será de forma pública, aunque no por un modelo gubernamental.

"Es la única forma en que puedes asegurar contenidos de calidad", expresó el comisionado.

Peralta propone que los canales de televisión pasen a bandas de frecuencia por debajo de los 700 y 600 MHz para que la primera banda se enfoque en servicios de Internet de banda ancha móvil, mientras que la función de la segunda se definiría en un futuro próximo.

"Tenemos la banda de 700 MHz, que prácticamente ya está libre para licitarse, y abajo está la de 600 MHz, que hay que ir liberando aunque a nivel mundial aún no se sabe qué va a pasar con ella", comentó.

Por ahora las televisoras transmiten sus frecuencias de televisión por la banda de 700 MHz, conocida como Dividendo Digital, pero con el proyecto de "apagón analógico" se irá liberando la mayor parte de esta banda.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) se comprometió a inicios de año a lanzar una consulta pública para tener un Plan Nacional de Espectro que defina los mejores usos de las bandas en el espectro nacional.

La Cofetel también realizará foros para definir el mejor uso de la banda de 700 MHz a mediados de este año.

Ahora ve
La primera tormenta invernal de la temporada cubre de nieve el norte de México
No te pierdas
×