Morgan Stanley ganó con la caída de FB

La desafortunada OPI resultó ser un buen negocio para sus bancos colocadores; los inversores compraron acciones a precios cada vez más bajos, con ganancias de hasta 450 mdd.
Morgan Stanley  (Foto: AP)
Stephen Gandel

Este es un ejemplo más de cómo los grandes bancos de Wall Street siempre, siempre ganan.

Aún cuando las acciones de Facebook cayeron, provocándoles pérdidas a los inversionistas normales, Morgan y otros suscriptores de la Oferta Pública Inicial (OPI) de la red social acumularon grandes beneficios negociando las acciones de la compañía. De hecho, Morgan Stanley y los otros bancos que vendieron acciones de Facebook al público estaban posicionados para hacer más dinero mientras más bajo cayeran las acciones de Facebook.

"Creemos que ha Morgan le ha ido bastante bien con la operación", admite una persona de un banco que fue otro de los suscriptores de Facebook. "Dejando a un lado la reputación del banco, Facebook no fue un mal negocio para Morgan".

Los expertos en ofertas públicas iniciales señalan que lo hecho por Morgan y los otros colocadores de Facebook es una práctica común en Wall Street, si bien poco conocida fuera de los círculos especializados en estrenos bursátiles. La operación no parece haber roto ninguna regla. Incluso se dio a conocer en el folleto que para el evento entregó Facebook. Sin embargo, el hecho de que Morgan se beneficiara mientras las acciones de Facebook se hundían plantea más cuestionamientos para el banco en un momento en el que enfrenta un creciente escrutinio por la forma en que manejó la OPI. Las autoridades reguladoras están indagando si los analistas de Morgan y de otros bancos suscriptores advirtieron a algunos clientes y no a otros sobre los problemas en Facebook poco antes de su OPI. Hay inversionistas que incluso han emprendido acciones legales.

Así es como Morgan seguramente obtuvo una ganancia con la caída de Facebook:

En una OPI, los banqueros de inversión suelen vender 15% más acciones que las que en realidad tienen. Para Facebook, la diferencia fue de alrededor de unas 63 millones de acciones. ¿Cómo pueden hacer eso? En todo acuerdo de una Oferta Pública Inicial está incluido un convenio que les da a los suscriptores la capacidad de comprar más acciones de la compañía con un ligero descuento respecto el precio de la OPI. Así, si el precio sube después de la oferta, los suscriptores pueden comprar las acciones de la compañía que han prometido (sin tenerlas) a otros inversionistas, y embolsarse un pequeño beneficio. Eso es lo que sucede habitualmente.

Pero como todos sabemos, eso no es lo que sucedió en la OPI de Facebook. El precio de la acción se desplomó. Como resultado, los suscriptores pudieron adquirir las acciones que no tenían recurriendo al mercado -en lugar de comprárselas directamente a la compañía- consiguiéndolas a precios cada vez más y más bajos. De hecho, los suscriptores asumieron una posición en corto. Y al igual que todas las operaciones en corto, mientras más bajo sea el precio al que recompras la acción,  más beneficio obtienes. Morgan, como el principal suscriptor de la oferta, vendió la mayoría de las acciones de Facebook, así que se embolsó la mayor parte de la ganancia de la operación.

¿Cuánto ganó Morgan? Desde el exterior, es imposible saberlo. Las acciones de Facebook tocaron los 31 dólares por papel el martes. Si Morgan y los otros colocadores recompraron cada acción que habían vendido a ese precio, los bancos de Wall Street se habrían embolsado casi 450 millones de dólares (mdd). Eso aparte de los 170 mdd que se repartieron por las comisiones de suscripción cobradas en el acuerdo.  Gran parte de esas comisiones también fueron a parar a los bolsillos de Morgan. Con todo, es probable que no ganaran tanto con la venta en corto. Muchos han especulado que Morgan y los otros suscriptores compraron acciones el viernes al precio de salida de 38 dólares para apoyar los títulos de Facebook. Esas compras ocasionaron pérdidas y se reflejarán en sus ganancias por trading. Y es muy probable que  Morgan y los otros colocadores intentaran seguir apoyando las acciones a medida que caían, recomprando continuamente títulos conforme éstos perdían valor. Una persona cercana a la operación estima los beneficios ganados en 100 mdd, una cifra todavía importante.

Para cualquier persona ajena a Wall Street, todo este arreglo parece como un gigantesco conflicto de intereses. Apenas unos días antes de la OPI, Morgan acordó permitir que Facebook vendiera más acciones que las propuestas originalmente. Morgan también fijó el precio de salida a un nivel más alto del esperado inicialmente. Eso, en parte, contribuyó para que las acciones descendieran, generándole a Morgan las mencionadas ganancias por trading. Wall Street, por supuesto, no lo ve de esa manera. De hecho, el propio folleto de Facebook indica que los suscriptores "pueden vender más acciones de las que están obligados a comprar bajo el acuerdo de suscripción, creando una posición corta."

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las autoridades reguladoras tampoco parecen estar preocupadas por esa práctica. Walter Van Dorn, socio del bufete jurídico SNR Denton, quien pasó siete años en la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) supervisando las ofertas públicas iniciales, señala que la práctica de la sobreasignación de acciones en las OPI es muy conocida. "La SEC no lo ve como un conflicto de interés", dice Van Dorn. Y en efecto, es poco probable que Morgan estuviera apostando por que las acciones de Facebook cayeran. La operación más bien ha sido un duro golpe para la reputación de su equipo bancario especializado en el sector tecnológico, que le ha generado enormes comisiones a la firma.

Pese a todo, lo que está claro es que hay muchas cosas que no entendemos sobre la forma en que Wall Street vende acciones al público. Incluso dentro de la misma Wall Street no se conoce ampliamente el hecho de que los suscriptores o colocadores puedan beneficiarse de las caídas bursátiles en una OPI.  El debut de Facebook está arrojando cierta luz sobre el proceso, y con suerte disipará el mito de que las OPI son la última vía garantizada para hacer dinero rápido en Wall Street.

Ahora ve
Estos fueron los autos más vendidos en México durante 2017
No te pierdas
×